lunes 29 de noviembre de 2021

BONAERENSES | 22 nov 2021

Acuicultura

Buscan repoblar de pejerreyes las lagunas bonaerenses

El proyecto enmarcado en la acuicultura ecológica cuenta con el trabajo de especialistas del Conicet y comunidades de pescadores y busca el repoblamiento de pejerreyes en las lagunas bonaerenses. La experiencia se aplica en la Salada de Monasterio, en Lezama.


El Conicet La Plata con la colaboración de la Estación Hidrobiológica de Chascomús pusieron en marcha  en la laguna de Monasterio en Lezama el proyecto de acuicultura ecológica, una iniciativa que promueve el cultivo de peces de manera sustentable y con el mínimo impacto sobre el ecosistema.   El proyecto consiste en la cría por medio de jaulas flotantes de pejerreyes, que permita abastecer los requerimientos gastronómicos y la demanda de los pescadores.

La iniciativa es un trabajo conjunto entre el equipo del Instituto de Limnología "Dr. Raúl A. Ringuelet" de La Plata (Ilpla), la Dirección Provincial de Pesca, dependiente de la cartera bonaerense de Desarrollo Agrario; la Municipalidad de Lezama y sectores de la comunidad vinculados con la actividad pesquera.

Si bien el sistema ya se utiliza en el mundo para otras especies, fue necesario adaptarlo a sus características particulares y a las de estas lagunas pampeanas. En ciclos anuales, el procedimiento comienza cada primavera con la siembra en dichas estructuras de 10 a 20 mil larvas.

Laguna Salada de Monasterio

"Las larvas son aportadas por la Estación Hidrobiológica de Chascomús, que también forma parte de este trabajo colaborativo. Pero antes de recibirlas, nuestra tarea es fabricar las jaulas e instalarlas en los cuerpos de agua en los que van a funcionar, en este caso la laguna Salada de Monasterio, en Lezama, y otras de la zona", relató Javier García de Souza, investigador y uno de los integrantes del equipo.

Las larvas son introducidas en un espacio delimitado por una malla muy finita que evita su escape pero permite el intercambio de agua y la entrada de zooplancton, su alimento natural y lo único que comerán, ya que el sistema no incluye el uso de suplementos artificiales.

Control del crecimiento

A partir de allí se controla el crecimiento de los peces y, dependiendo del objetivo que se persiga, cuando tienen entre 4 y 6 centímetros se los divide en lotes que se ubican en nuevas jaulas con un entramado de malla más grande.

"La liberación final se realiza al cabo de seis a nueve meses, una vez que alcanzan alrededor de 15 centímetros", explicó Darío Colautti, investigador y director del Ilpla, donde ha sido pionero de la línea de investigación, y agregó: "Al salir como juveniles adaptados al medio en el que se los crió, tienen una tasa de supervivencia muy alta que permite reforzar las poblaciones silvestres de pejerreyes, las únicas que están abasteciendo los requerimientos gastronómicos y la demanda de los pescadores".

La región con la que desarrollan esta articulación científico-productiva y social está muy vinculada con la pesca deportiva, que se erige como el principal atractivo turístico.

Estrategias compensatorias

Según el organismo, la necesidad de implementar estrategias para compensar las extracciones de pejerreyes sigue siendo una realidad en estas lagunas sometidas a explotación, y por eso el proyecto se ajustó a los requerimientos del municipio. "El repoblamiento de esta especie es el objetivo principal del trabajo y estamos en permanente evaluación de su eficiencia. Pero también tiene un costado de concientización social que es igual de importante, y que está teniendo efectos inmediatos", concluyó Colautti.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias