viernes 28 de enero de 2022

LOCALES | 12 ene 2022

Año nuevo

La lista de los deseos

Pese a todo, aproveche cada instante, disfrútelo. Arranque este año con otras pilas, y tratando de cambiar aquello que le hizo mal, para disfrutar lo que le va a hacer bien.


Arrancó un nuevo año. Eso de año nuevo, vida nueva no aplica a todo lo que venimos aplicando: los protocolos, temores, cuidados y actividades siguen acomodadas al antojo del Covid. No obstante, y pese a que nos cambió la vida en muchos aspectos, este nuevo tiempo también sirvió para pasar por el tamiz nuestra propia vida y poner en valor aquellas pequeñas cosas a las que pocas veces le prestamos atención, o al menos no le dimos su verdadero valor.

En general, en cada charla, en cada encuentro, al ‘cómo estás’, le sigue… ‘y viste… con este país, ¿cómo querés que esté?... o  ‘y… como siempre, peleando’ y varias frases por el estilo.

Y sin negar que hay situaciones que dan para el agobio y que tenemos un sinfín de inconvenientes que superar cada día, por el solo hecho de vivir en nuestra querida Argentina, también tenemos innumerables pequeñas cosas, que nos hacen la vida más liviana. O que nos la podrían hacer, si es que le damos, el valor que cada una merece en nuestra existencia.

Sin olvidar que nuestros representantes recibieron rápido en el arbolito su re-reelección, y que nosotros seguimos en espera por mejores servicios, mejor calidad de vida, mejores ingresos, un acceso a la salud de calidad, trabajo, vivienda, etc. Con  un pequeño ejercicio, y no para conformarse, sino para bañarse en realidad, se dará cuenta que se puede vivir mejor, pese a cualquier dificultad.

En una hoja, escriba en una columna todo aquello que usted posee: puede allí incluir salud, hijos, trabajo, un techo, un plato de comida, y todo aquello que le provoca felicidad y a veces ningunea o no valora: podrían entrar allí los amigos, una caminata por algún lugar, un paseo, el ejercicio o lo que usted considere importante.

Ahora, en otra columna, anote aquello que figura en su haber: tal vez alguna deuda económica, un problema de salud, algún enojo, el dinero que no alcanza, la falta de trabajo y alguna que otra cosa más. Seguramente, la columna que menos preocupación da, es la más numerosa, y aquella que nos preocupa, apenas si tiene algún par de ítems.

Entonces, ¿vale la pena la queja, o la amargura? Tal vez atendiendo esta simple lógica, de priorizar los pequeños detalles o darle importancia a lo que nos hace bien, podríamos preguntarnos… ¿En qué nos centraremos en este 2022? Sean cuales sean sus planes y ambiciones, uno de ellos debería ser intentar estar mejor, disfrutar las pequeñas cosas, ser más feliz. El motivo bien vale la pena.

Según psicólogos, sociólogos y otros especialistas (aunque no es necesario leer alguno de ellos para darse cuenta), los años pandémicos fueron duros, y ahora, cuando todo empezaba a mejorar, llegó Ómicron para truncar muchos planes, por lo que  todavía habrá que remar en dulce de leche para salir de la pandemia, por lo que intentar ser feliz se ha vuelto central. 

En otras palabras, si es feliz, probablemente tenga más éxito y sea más propenso a hacer del mundo, un lugar mejor. Y como la sonrisa y la buena onda contagian, no estaría mal cambiar nuestras rutinas diarias incluyendo pequeñas alegrías que solas pueden parecer insignificantes, pero que en conjunto pueden levantar nuestro ánimo, ayudarnos a funcionar mejor y, en definitiva, hacernos vivir mejor.

Saboree sus comidas; disfrute del aire libre, camine, corra, ande en bicicleta. En Junín todavía podemos darnos ese privilegio. Tenemos parques, la laguna y todo nos queda cerca.

Hable con alguien que le importe. Según varios estudios, la soledad y el aislamiento son tan perjudiciales que pueden restarle años de vida.  

Duérmase una siesta. Lea un libro. Está demostrado que la lectura de libros proporciona una increíble cantidad de beneficios para la salud y el cerebro, incluido el posible aumento de la longevidad.

Ríase. Reírse es realmente bueno. Así que, cada día, intente encontrar el motivo. Y también, dedique un tiempo para no hacer nada: nunca nos alcanza el día para aquello que nos proponemos. Todos vivimos una vida muy ajetreada y programada.

Si hay algo que nos enseñó la pandemia es la toma de conciencia del presente, y la importancia de los hábitos saludables. Nuestro cuerpo funciona mejor, se sabe, cuando logramos cierto equilibrio con nuestra alimentación, el buen descanso y el ejercicio físico.  Con las cosas simples alcanza para vivir mejor. Pruebe, verá que va a redoblar la energía.

Incluso tendrá más energía para reclamarle a Petrecca por todo aquello que todavía no hizo y nos debe, para vivir aún mejor.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias