miércoles 18 de mayo de 2022

DEPORTES | 13 may 2022

Fútbol

'Chiqui' Tapia asume el control total del fútbol argentino

La justicia determinó que no habrá elecciones para elegir Presidente de la Liga y Tapia fue nombrado en lugar de Tinelli. Ahora, Chiqui manda en AFA y también en la Liga. En el viejo reino del "Todo Pasa", todo puede pasar. Hasta lo que parecía imposible poco tiempo atrás. 


Desde las primeras horas del jueves Claudio 'Chiqui' Tapia es el dueño del fútbol argentino. El Presidente de la AFA, ahora es Presidente de la Liga Profesional. El fallo del juez Camilo Almeida Pons, a cargo del Juzgado Civil N° 99, determinó que Tapia será también el encargado de regir los destinos del organismo que maneja el fútbol de Primera División. Ahora, al menos hasta marzo de 2024, cuando se deberán celebrar elecciones tal lo establecido, todo pasará por las oficinas de Viamonte 1366.

Sucedió luego de que semanas atrás el mismo Pons, a través de otro fallo, nombrara al hombre fuerte de Barracas Central como una especie de interventor después de de que Marcelo Tinelli, el ex patrón de la Liga, diera su último manotazo tras presentar su renuncia e impugnara la única lista que se había presentado, con el presidente de Argentinos Juniors, Cristian Malaspina, a la cabeza, para participar en las elecciones que debían elegir a las nuevas autoridades.

Fu el mismo Tinellli quien abrió las puertas para el ingreso de Tapia, algo que no sucedía desde 2017 cuando se creó la Superliga, la antecesora de la Liga Profesional, replicando una modalidad que funciona y muy bien en España (LaLiga), Inglaterra (Premier League) y Alemania (Bundesliga) entre otros ejemplos, para que se encargara de la organización y gestión de la máxima categoría.

Este triunfo de Tapia, a quien muchos daban como acabado hace poquito tiempo, sirvió para que el ex Presidente de Barracas demostrara tener la cintura que muchos otros no tienen para surfear en las traicioneras olas políticas del fútbol. 

Chiqui supo capitalizar el poder que le dio el buen andar de la Selección Argentina y logró que la mayoría de la tropa dirigencial se alineara detrás suyo. Consiguió apaciguar incluso los cortocircuitos de los últimos tiempos con Pablo Toviggino, hombre fuerte del fútbol del interior, y sumó a sus filas a Eduardo Spinosa, presidente de Banfield y otrora mano ejecutiva de Tinelli. Hasta Boca y River están del lado de Tapia, aunque siempre atentos y con la "guardia alta".

Del otro lado, en la sombra y relegado, quedó Malaspina, quien se preparaba para desembarcar en la Liga Profesional y asumir el poder y el manejo del fútbol. Lo mismo que Hernán Arboleya, dirigente de Lanús, quien terminó siendo -con su incorrecta inclusión en la lista que aspiraba quedarse con las oficinas de Puerto Madero- la primera ficha que cayó y causó el efecto dominó que terminó con Chiqui transformando el cuestionado doblecomando en un joystick.

El clima en Casa Rosada Tapia también logró oxígeno en la política nacional. Si bien no la relación con Alberto Fernández no es la mejor, hoy el Presidente está con otros problemas muchos más grandes y urgentes que atender, que prestarle atención a la rosca del fútbol criollo. Sin embargo, Tapia aceitó su buena relación con Sergio Massa, presidente del bloque de Diputados y una de las tres patas fuertes del Frente de Todos, y con Martín Insaurralde, jefe de Gabinete del gobierno de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, además de tener lazos fortalecidos con La Cámpora.

¿Cuáles son los objetivos a corto plazo de Tapia?

Lograr que el público visitante vuelva definitivamente a las canchas. Será vital la prueba que se llevará a cabo este fin de semana en las semifinales de la Copa de la Liga Profesional. Si sale bien servirá para que las autoridades de seguridad de la Provincia y la Ciudad terminen de convencerse de que es posible que todo vuelva a la vieja normalidad.

El problema será para los clubes, ya que hay varios (Boca, River, Newell's y Central) que no dan abasto para hacerles lugar a sus socios y sus abonados. 

También aparece la TV en la agenda de tareas pendientes del nuevo presidente de la Liga. Se sabe que ya se firmó una extensión con ESPN que va más allá de 2027 con una renegociación del contrato firmado en 2017, en tiempos de la Superliga. Pero todavía está estancado el diálogo con TNT, el dueño de la otra mitad de los derechos.

Pero tiempo al tiempo, Chiqui ya demostró que lo suyo es el éxito así que cuando se le consulta por estos temas pendientes, asegura que pronto serán historia.




 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias