domingo 25 de septiembre de 2022

OPINIÓN | 4 sep 2022

COLUMNA DE DOMINGO

De la intolerancia al atentado

Por lo general los nombres nos definen, marcan un rumbo, señalan una afinidad o identificación, tienden a forjar criterios y analogías.


Por: Escribe Máximo Luppino

Los Abrojos, la tristemente célebre propiedad de Mauricio Macri, se transformó en un lugar icónico donde el deporte parecía ser una excusa para un determinado fin político. A esta altura de los acontecimientos diríamos conspirativos, al menos para un número de sus asistentes pertenecientes al mundo judicial. 

Hablando de nombres, abrojos: “Planta de tallos largos y rastreros, hojas compuestas, fruto redondo y espinoso y flores amarillas. Los abrojos son perjudiciales y dañinos para los sembrados” Vemos una vez más la maravillosa exactitud de las fuerzas de la naturaleza, presente hasta en los más aparentes y minúsculos detalles. 

Es en este mismo sentido, el equipo de fútbol que tiene como miembros a integrantes del poder judicial que son, “casualmente” los que juzgan a la vicepresidenta de la Nación. Se dieron a llamar “la Liverpool”.

Científicamente se comprueba la ley de asociación y pertenencia.

Reiteradamente exhiben su “devoción” por el reino que tiene invadido parte de nuestro territorio. Falta de respeto a nuestros combatientes y carentes de todo patriotismo. Estos señores son los que concurren a Los Abrojos. Sí, La Liverpool juega en los Abrojos de Mauricio ¡Que causalidad tan conveniente para los miembros del PRO!

Antes fue Braden o Perón, hoy La Liverpool o Cristina. Más concreto aún: Macri y sus discípulos o el Peronismo, colonia o Patria.

Un diputado del PRO pidió “pena de muerte” para Cristina, Larreta cercó con vallas infames el domicilio de la vicepresidenta de la Nación, Milei quiere “prender fuego el Banco Central” a la vez que propone legalizar la venta de órganos humanos.

Roberto García Moritán legislador porteño presentó un proyecto para demoler el edificio de Desarrollo Social, el legislador en cuestión es el esposo de la actriz y conductora popularmente conocida como “Pampita”. Todo indicaría que será por siempre identificado como el esposo de… ya que su mente parecería estar en penumbras. Busca demoler el edificio que guarda la figura de Eva Perón, sospechamos que este es el verdadero sentido de tirar abajo el emblemático inmueble. 

 

Todo parece resumirse a los dichos del conocido macrista Javier González Fraga: “Le hicieron creer al empleado medio que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior. Eso era una ilusión, no era normal”, remarcó en declaraciones radiales y gráficas cuando el retorno neoliberal en 2015.

El peronismo le dio todo esto que Fraga censuró y le dará mucho más al pueblo, no como caridad sino como un hecho de justicia merecida por los humildes de la patria.

Sin dudas en la oposición se desató una tenebrosa carrera de quién se muestra más antiperonista, quién es más duro, cuál de ellos es el “gorila de pelo más largo” y de mayor capacidad de daño para con lo popular, quién es más servil y cipayo para con los intereses del imperio reinante.  

Se muestran con ideas carentes de compasión para con el semejante, como latifundistas de la barbarie. Duros de corazón y más duros aún de entendimiento.

Así es que en este clima de violencia sectaria llegamos al intento de magnicidio de Cristina Fernández. Un hecho inadmisible de intolerancia mayúsculo.  Si bien lo que sucedió es muy grave para la vida institucional del país, sepamos que es un escalón más ascendente hacia la posible violencia generalizada. Debemos sembrar tolerancia, respeto y autentica actitud democrática. 

Muchos decidieron “olvidar” que Cristina es la vicepresidenta de la Nación. Atacarla a ella es atacar a la democracia en primer término y luego al peronismo todo. La violencia trae más violencia y produce una destrucción irracional.

No pudieron vencer al peronismo en el pasado, no podrán ahora imponerse, menos lo harán en el futuro. El peronismo es amor al prójimo y a la Patria. Cariño por lo simple y sencillo. Somos claramente compañeros. 

Ya no piden “elecciones ya”. Saben que pierden la partida electoral. El justicialismo despertó del letargo de la pandemia y de las mentiras malvadas de ciertos medios “informativos”.

El peronismo se mira en el espejo de la historia y se aprecia triunfador, justo, solidario y por sobre todo: orgullosamente argentino.

Ellos pueden asemejarse a los abrojos. Nuestra gente es el trigo fecundo dorado e inmaculado de la Madre Tierra. 

Venceremos sin odio, sin sentido de revancha, triunfaremos con amor, es decir, triunfaremos con el peronismo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias