Junín. sábado 28 de marzo de 2020
Semanario de Junín » Opinión » 6 dic 2019

MIRADA EXTREMA

Las cacocracias

Escribe Andrés Rissolo, especial para Semanario.


(Primera parte) Desde hace un tiempo a esta parte, en el mundo se escucha repetidamente el término cleptocracia. El neologismo, que parte del griego clepto 'robo'; y cracia  'poder', significa “dominio de los ladrones”. El vocablo es sinónimo de cacocracia, que designa el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político y/o el pecualdo.

Con este poder quedan impunes todos los corruptos que accionan desde el sistema político y económico. La manipulación cleptómana está dada en la aplicación de economías delineadas por los bancos centrales que se benefician con la emisión de moneda, la suba del precio de los activos, sus propiedades y valores.

No son desconocidos los modos de operar de estas organizaciones pero hay entre ellas algunas diferencias. Entre Oriente y occidente hay algunas variaciones que son dignas de ser advertidas, analizadas. Quizás se pueda intuir porque los ánimos en el mundo están alterados.

La recaudación anual llenan los bolsillos del 1 % de la población mundial mientras que el 75 % restante de los mortales que viven en el planeta lo hacen en austeridad extrema. Semejante desfasaje de riquezas e ingresos entre estos individuos y el resto de la gente no es un accidente. Se trata de una ingeniería financiera enraizada en la política de diferentes países donde reina un sistema monetario corrupto.

El manejo del impuesto comienza con el desgaste de la clase media. Millones de personas se empobrecen por la corrupción imperante que se ensaña por abatir a los más desprotegidos. Lo execrable del plan es que no hay forma de contrarrestarlo, ni ley alguna que les impida hacerlo. Porque los corruptos hacen las leyes.

La magnífica asociación perpetrada entre políticos y economistas permite el desarrollo de planes que conllevan al enfrentamiento fratricida. Mientras realizamos el velatorio de inocentes vidas honradas, hay quienes planean que el futuro sea lo más parecido al paraíso. Únicamente para ellos.

Por caso, gestionar una fuente digna de trabajo, no lo es, si no se quiere. El Banco Mundial aseguró que el acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea no supondrá cambios extraordinarios en el empleo de la Argentina y los países vecinos.

Lo manifestó en un informe que lleva por título: “¿La integración comercial como un camino al desarrollo?” donde el organismo internacional sostuvo asimismo que el entendimiento no supondrá «una gran transformación estructural.

La fuente crediticia internacional no  prevé  que los cambios en la producción y el empleo sean extraordinarios en tanto aseveró que: “la producción agrícola y ganadera se expandirá en los países del Mercosur y la producción intensiva de trabajo calificado se dará sólo en México”.

El organismo, conformado por 189 países miembros, espera que el acuerdo Mercosur con la Unión Europea conduzca a una mayor complejidad económica, «lo que debería tener un impacto positivo en el PBI a medio plazo.

Especula el banco universal con que: “habrá tanto una expansión como una contracción dentro de los sectores agregados. Con los efectos más o menos compensados entre sí, la estructura general en términos de agricultura, manufactura y servicios permanecerá casi sin cambios”.

Obviamente que al alentar la producción de soja y ganado el acuerdo UE‐Mercosur aumentará la renta de la tierra», agrega el documento que también señala que no se verán beneficiados los trabajadores no calificados en los países entre los que se encuentra la Argentina.

En plan de estudio de proyecciones a éste escenario se le debe sumar, específicamente para nuestro país, un análisis detallado que destaca que una de cada dos pymes argentinas afronta deudas que no puede pagar, y que el 35,5% de ellas ha sido demandada o intimidada por sus compromisos.

Asimismo, se supo que el tipo de endeudamiento que más pesa sobre las pymes corresponde con un 39,4%  a requisitos impositivos, y un 41,6% a otros orígenes sobre los cuales se el alto componente de crédito privado no bancario, es decir, a prestamistas o financieras.

Más claro: un 50,5% de las pymes tienen deudas que no pueden pagar, 39,4% corresponden a deudas impositivas, un 20,7%  a créditos privados bancarios y no bancarios, un 6,8% con proveedores y un 1,8% con servicios públicos».

En este sentido, un 35,5% de los encuestados ha sido demandado o intimado por sus compromisos y en primer lugar con un 11,2% de los casos es la AFIP la principal reclamante sobre las pymes, un 6,2% por los créditos privados bancarios y no bancarios, un 9,3% ha ingresado a una moratoria o está negociando un plan de pagos.

La ineptitud para administrar al Estado, la AFIP que controla hasta el último centavos de los pobres y las pymes, pero que sin embargo pierde el rastro cada vez que tiene que seguir los destinos de las capitales de ricos y entenados, es el costo en dólares que pagamos en cada deuda externa.

La  impresión de billetes que luego desparecen en bancos y bóvedas privadas, son lavados por las preparadas elecciones que limitan la designación a candidatos preestablecidos y los aseguran con los votos, refrendando sus desatinos.

Más que evidente, queda demostrado dónde está colocado el freno a la producción  y al trabajo. Las deudas impositivas, los bancos centrales, nacionales, provinciales, privados y usureros. Ellos ajustan las zapatas que traban el desarrollo con créditos duros, tasas para la especulación y una infernal sangría de impuestos que nunca retornan en beneficio de mejores hospitales, caminos, escuelas, etc.

Los grandes beneficios se los llevan quienes promueven sus negociados a través del Estado. Desde la época medieval la posesión de las tierras son cuestiones de Estado. Después de la década del cuarenta la mafia copó el negocio de bienes raíces, hasta que las multinacionales se acomodaron en el banquete.

Pensar que en nuestra ciudad no se hacen negocios es como afirmar que no figura en el mapa. El predio ferroviario es la “gran manzana dorada, acaramelada, de la fortuna”, reconocido por propios y extraños. Visto de éste modo es más fácil comprender porque hay quienes no les interesa un futuro con trabajo genuino. 

En idéntica perspectiva atraviesa la pista del aeroparque Junín. Un predio ideal para viejas pretensiones. Por eso no está bien visto su funcionamiento ni la llegada de nuevos empresarios. Los negocios son para pocos, las fortunas también. Para eso fue todo el esfuerzo de otrora. Lograron que en siglo XXI los cacos manejen el poder.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS