martes 07 de diciembre de 2021

EDICIÓN IMPRESA

Descargar PDF

SEMANARIO DEPORTIVO


VIDEOS

Servicios a la Comunidad


MÁS NOTICIAS

Fotos

Messi en el PSG

París es una fiesta y Barcelona un funeral. Ambas realidades se desataron ayer de la manera más desorbitada cuando sobre las cuatro de la tarde Messi aterrizó en el aeropuerto de vuelos privados de París-Le Bourget y saludó a la muchedumbre que le esperaba sonriente y con una camiseta blanca donde se leía "Ici c'est Paris" (aquí es París) que se había enfundado nada más aterrizar. Ese fue el momento que desató la euforia en la capital francesa y la dolorosa constatación del fracaso más inexplicable de la historia reciente del Barcelona. La alegría del PSG sólo era comparable al dolor de los barcelonistas. Para unos empieza un sueño, para los culés se inicia una pesadilla.