domingo 24 de enero de 2021

LOCALES | 28 nov 2020

Mirada extrema

Ideales perdidos

Escribe: Andrés "Tato" Rissolo.


El ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, estuvo nuevamente en el predio ferroviario junto al ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la Provincia de Buenos Aires, Augusto Costas, para firmar un convenio marco y un convenio adicional y emprender acciones y estrategias mancomunadas para la difusión, desarrollo y revalorización del patrimonio cultural e histórico.

En la oportunidad se refirió a la obra del paso bajo nivel proyectado para la avenida Rivadavia en estos términos: “se está trabajando en la readecuación del proyecto original, esa obra será una realidad para Junín. Los ingenieros están rediseñando las bases de sustentación del puente, pero entendemos que antes de fin de año va a estar el llamado a licitación”.

Todavía en veremos y recién con vistas a llamar a licitación quizás para fin de año, las palabras evocan situaciones idílicas de la obra que unirá la ciudad, hoy cortada por el paso a nivel, y que dará fluidez al transporte de carga ferroviario que fluirá desde la ciudad de Mendoza hasta los puertos Capital Federal o Rosario.

Nada se dijo del futuro de los talleres ni de los puestos de trabajos que por reparación se pudieran hacer. Si expresó Meoni que “lo que hay es un plan de inversiones en todo el sistema ferroviario muy importante, para recuperar la estructura de logística en todo el país. Lo primordial es recuperar toda la red ferroviaria en la provincia de Buenos Aires y en la Argentina. Después vendrán las nuevas señalizaciones y los trenes”.

Con más promesas en sus bolsillos, el ascensionense adelantó que se está “muy cerca” de firmar las obras de recuperación integral del San Martín Cargas, que va a ser operado por el Belgrano Cargas. Es decir, será el Belgrano cargas.

El túnel de calle Rivadavia, que uniría la ciudad hoy dividida, serviría además de ferrovía para la extracción de la producción que pasaría por el centro de Junín. La obra no contempla la posibilidad de un centro de carga, generador de trabajo genuino para la zona del noroeste bonaerense, porque está no está en la mente de los políticos.

Consultado sobre la aerostación local, el burócrata articuló nuevamente un conjunto de buenas miras, pero nada que marque una decisión concreta sobre el tema. Se volvió a escuchar: “existe un plan para desarrollar los aeródromos provinciales, aquí hay un plan muy importante para Junín, para Villa Gesell, para La Plata”.

Sin llegar a tener certeza específica en éste tema, el funcionario especuló: “esperamos que durante el corto plazo se pueda licitar y una vez licitado se ponga en obra”, para luego enfatizar su soberana impericia en la contradicción: “las obras son relativamente rápidas, si bien en Junín hay que hacer prácticamente un aeródromo nuevo: la pista hay que hacerla casi a nuevo, lo mismo que el sector de arribos y la torre de control hay que rediseñarla e incorporarle tecnología”.

Meoni reafirmó la postergación acerca del tema aeroparque Junín al “estimar que en dos años vamos a tener en Junín todo este tipo de acciones que van a volver a darle a la ciudad lo que necesita. A través de la inversión debemos generar fuentes laborales, no como pasó a lo largo de los últimos cuatro años”.

Sin reparos, el ministro no advirtió que “a los últimos cuatro años”, que él se refería se deben sumar ocho más, desde el inicio de los problemas en la pista, de los cuales, dos periodos correspondientes a su gestión municipal.

Las migajas de trabajo justificados con tres vagones o vagones para museo, las ilusiones sobre el túnel de calle Rivadavia y el espejismo de una supuesta puesta en marcha por reacondicionamiento total de la aerostación local, es la misma estrategia de la entrega de baratijas y esperanzas como las que se le entregaban a los indígenas, y según parece siguen dando buenos resultados.

Las palabras se las lleva el viento si no están escritas en una hoja de intención, memorándum, decreto, licitación, pliego, o cualquier otro documento que marque la concreción de las obras. Es dable de apreciar que el artilugio de decir y no hacer da los mismos resultados tanto en una municipalidad que en un ministerio.

Desde la siempre inestable situación económica del país hasta la hipotética pero cierta posibilidad de cambio de titular en el Ministerio de Transporte, sin una orden concreta de reparación, todo lo demás es cartón pintado.

En tanto, paradójica y sorpresivamente, durante la semana surgió una notica cargada de anuncios, pero con muy poca información, que de inmediato adventó más preguntas que aportar respuestas. La reseña daba cuenta de una propuesta surgida por parte de MRC Group y otras empresas, que proyectaría a Junín como el escenario de un nuevo Puerto Seco y un aeródromo, lo que en principio significará trabajo para alrededor de 1500 personas.

El proyecto tiene por un lado una Fundación de estudio que será de Asuntos Regulatorios, Comercio Exterior, Agroalimentos y la producción agrícola-ganadero, para lo cual firmaron un convenio con la UNNOBA, y la segunda instancia está vinculada al Puerto Seco multimodal, que sería único en su especie: el Puerto y el aeropuerto logrando conexiones interoceánicas con Colombia, Chile, Perú y Panamá, todo esto con apoyo de las Naciones Unidas.

El emprendimiento está más cerca de Petrecca que de Meoni, y de las muchas preguntas que surgen de este proyecto algunas de ellas se vinculan a ¿qué tipo de producciones serán las que permitirán el arribo de aviones de cargas? ¿Cuántas toneladas de productos se despacharán como para hacer rentable ese vuelo? ¿Qué tipo de aviones de carga internacionales podrán operar en una pista de 1500 metros o deberá ser más larga?  ¿Los vuelos internacionales demandarán una recategorización del aeroparque, de suministros, sistemas de vuelo y seguridad aeroportuaria? ¿Será rentable un puerto seco en un aeroparque cuando desde hace 20 años se intentó un puerto seco para trenes sin éxito hasta la fecha?

Son sólo algunas de las muchas preguntas que surgen y no tienen pronta respuesta, porque los medios sólo dan una noticia, pero no se informan los detalles sobre hechos tan importantes como es la generación de puestos de trabajo, que merece la mayor atención y el mejor de los éxitos, si esa es la propuesta y no es otro ardid político.

Por de pronto -si es que este proyecto llegara a ser cierto- más allá de las expresiones de los ministriles de turno en la pugna por el voto, el anhelo más importante es que la palabra conserve su cariz de realidad y que los ideales perdidos se conviertan en obras que mejoren la calidad de vida.


Hacé click en el enlace https://issuu.com/semanariodejunin9/docs/semanario_230 y disfrutá de la mejor redacción. 


 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias