domingo 24 de enero de 2021

HUMOR POLÍTICO | 14 ene 2021

La Página Amarilla

El Reino de Alexia

Todas las aventuras de la semana. PetrEgo y no te pierdas todo lo que no hicimos!


TAGS: COLUMNA, ALEXIA

Según un estudio realizado por la Asociación de reinos del Presupuesto y Administración Financiera Pública, que califica la Transparencia Fiscal de los reinos chicos, el reino de Alexia quedó bastante bien ubicado, entre los que cuentan con la mayor visibilidad y disponibilidad de los presupuestos y de la ejecución de los mismos, en las respectivas divulgaciones públicas oficiales de cada reino.

Extraña resolución, para un reino que vive escondiendo sus cuentas. Si hasta el mismo Alexia se hizo bien el gil cuando sus adversarios del Consejo le pidieron les mostrara los números, sus gastos; en qué largó lo que recibió, adónde fueron a parar los acres y cómo los administró con sus superpoderes.

Por eso, (entre otras cuestiones, obvio) a Alexia le cascotean el  palacio desde todos lados. Es que se pasó el tiempo diciendo  qué iba a hacer y se olvidó –bueno, es una forma de decir-, de hacer todo lo que prometió; se llenó la boca con la necesidad de ayudar y se escondió a la hora de hacerlo…en fin. Bien a tono con su historia. Porque si en algo mantuvo su coherencia, fue justamente en esto: decir una cosa y no hacerla.

En este nuevo año, Alexia cambió. Cambió el cojín del sillón del trono para no pasparse el traste, y seguir apoltronado en la comodidad de su despacho. No sea cosa que tenga salir y poner la cara,  o el hombro, o sus ganas, a los cientos de las afueras, necesitados y tapados por el desbole. Sería un bajón.

Arrancó como terminó: dejó de juntar la mugre, de cortar los yuyales como lo hizo al principio, de poner cartelitos en el reino, de inaugurar aunque sea algunas obritas de mentira, y se encerró en una nueva historia. Decidió armar una escapada al estilo Houdini y si bien por ahora su futuro es un misterio, ni loco se va a bajar del caballo, ahora que probó las mieles del poder. Que para él, se resume en una idea central: contar maravillosas mentiras, hacer dos o tres obritas al principio y desaparecer al final. Ya lo hizo en su reino y es la fórmula que tiene en mente para lo que sigue. Por eso empezó a preparar su salida, con la parentela cubriéndole las espaldas y los saltimbanquis del reino cerca, para cuidarlo por algo a cambio. Y reuniéndose en su reino, con sus amigos amarillos caídos en desgracia, pero con ilusiones renovadas.

Alexia hace rato terminó su mandato. En realidad nunca gestionó ni estuvo, jugó a ser rey. Como recuerdo dejará el peor reinado de los últimos años, y de todos los reyes que le precedieron. Apático, insensible, carente de empatía, sin ideas, fue un vendedor de ilusiones que unos cientos de las afueras compraron, creyendo les iba a cambiar la vida.

Ya más de uno se dio cuenta de ello. Que cambió su vida. La suya, y que el trono le quedó grande, que se llenó de disparates de todo tipo y nunca vistos. Echó culpas a todos, menos a sí mismo de todas las carencias. Eso sí, se llenó de retratos de cosas tan absurdas, como inútiles para mejorarle la vida a su gente.

Un rey que será recordado como el monarca de las selfies reales y el último paje de los hechos. Uno que prometió cambiarle la vida a todo el mundo y se quedó rengo, pero no desaprovechó para cambiar la suya.


PetrEgo

Envuelto en un manto de ausencia de solidaridad y empatía hacia los vecinos, el intendente Pablo PetrEgo anunció que no se aplicará la vacuna contra el Covid 19. Según explicó “Ciudad Fría recibió sólo 450 vacunas y hay miles de vecinos que tienen que vacunarse antes, con mayor urgencia, porque están en “situación de vulnerabilidad”.

Pese a que el Gobernador  pidió que se vacunen para dar confianza a la población, PetrEgo prefirió que “esa vacuna sea aplicada a un abuelo, al personal de salud, de seguridad, al personal municipal, a las personas que en esta cuarentena hacen un trabajo incansable”. A otro, a cualquiera, menos a él, por las dudas. Siguiendo su línea de insensibilidad manifiesta, se sumó al grupito de amarillos desconfiados de la vacuna rusa y no aceptó el logro del Gobierno nacional de haberla conseguido antes de fin de año.

No fue el único caso. En sintonía con sus actos, PetrEgo sumó una larga lista para cerrar el año a tono. A tono con sus dislates:

Mostró su incoherencia, su incapacidad y su ineficacia, cuando "partió " en dos a la ciudad en la primera cuarentena.

No tuvo otra idea que impulsar el "Balcón del sol" en el balneario como una de sus grandes obras para ver atardeceres y  lo presentó… como una obra necesaria.

Se quejó de la ‘insuficiencia’ y ‘discriminación’ de los fondos de la Pcia. Luego que recibió…de la Pcia. una remesa importante de fondos.

Aumentó las tasas un 38%, el estacionamiento medido un 170%, el boleto del colectivo un 30 %.  Estas medidas las tomó solito y solo, sin discutirlo con nadie, menos con el Concejo.

 Sufrió la ausencia de las selfies sin sentido, por las obras que acostumbraba a inaugurar a cada rato, pese a que le faltaran años.  

Parece no se enteró que la ciudad sigue llena de pozos, que la mugre sigue amontonada y el desbole es generalizado.

Eso sí, para fin de año, inauguró el arbolito de navidad, con todas las lucecitas en su sitio. Sigue prendiendo luces, seguro para disimular tantas sombras. Así es PetrEgo, un fulano que no precisó ninguna tormenta para quedar tapado de tierra. El problema no es él, sino todos nosotros, que quedamos en medio del barro.


Te contamos todo lo que NO HICIMOS esta semana

*) Transparentar los gastos y publicarlos en la web municipal.

*) Llamar a Mauri o Mariú para algunas selfies.

*) Hablar con Macri-primo-Jorge cómo resolver los problemas de la gente.

*) Pintar algún cartelito, alguna sendita, cortar algún yuyito. Alguito.

*) Administrar, aunque sea, los 2.800 millones de pesos de presupuesto, en lugar de llorar.

*) Vamos a cumplir, de una buena vez, con un buen servicio de provisión de agua y cloacas, vamos a construir -aunque sea- una cuadra de asfalto y vamos a terminar las escasas 25 viviendas que tenemos a las vueltas hace cuatro años. (Ah, ¿no arrancó la campaña?, bueno, te la debo).

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias