domingo 07 de marzo de 2021

HUMOR POLÍTICO | 28 ene 2021

La Página Amarilla

El Reino de Alexia

Imperdible: Todas las aventuras de esta semana, PetrEgo y te contamos todo lo que no hicimos...


TAGS: ALEXIA

Alexia asomó la nariz, dio un par de vueltas por el reino, y volvió al Palacio. En verdad, no es que salió para comprobar alguna obra realizada, ver algún trabajo empezado o algún sendero pronto a inaugurar. Nada de eso. Apenas salió a buscar un par de medialunas para el desayuno.

De lo otro, hace rato no se ocupa, Y a juzgar por lo visto este último tiempo, tampoco lo hará. Es que se puso en modo virus de la corona y todo le chupa un… sí eso. Porque no hace, ni quiere, ni le importa. ‘Dios proveerá’, dicen que dijo. ‘Y si no, vayan a mi templo y provean a mi familia’, le escuchó decir otro que pasaba por ahí.

En el Reino de Alexia, la llegada de la pandemia ha sido una bendición. Porque todo pasó a ser culpa de ella. No se puede construir lo que nunca se hizo, no se puede proyectar lo que nunca quiso y no se puede trabajar, en aquello que nunca le importó. O sea, lo que nunca quiso hacer, no lo hizo, pero ahora la pandemia le sirvió para justificar su  propia inoperancia. Y de paso, echarles culpas a los demás, que para algo son su oposición. Tal vez, en este tiempo de berenjenales varios, algún par de distraídos de las afueras, le crea y le siga sumando a su causa. Porque la tiene, y no pasa por mejorar el reino, ni por elevar la calidad de vida de su gente. No señor, nada de eso. Es un poco bastante más modesto para los demás, pero es una piedra fundamental para él.

En verdad, su idea es simple: seguir con el culo en el trono. En este o en otro, en alguno, pero cualquiera, con tal de regresar al barro. Como sea, si es mintiendo, será mintiendo, si es con falsas promesas, así será. Lo que importa es aparecer creíble, y laborioso. Y para eso ya puso manos a la obra: dejó su capa brillante y la reemplazó por una más deshilachada, al estilo de estos tiempos; dejó de aparecer por los lugares que solía frecuentar y bastante seguido en tiempos de Amarillo I y Mariú I y se llamó a silencio, dejó de hartar con los retratos y sus retratadores, que lo seguían como si fuera uno de los Dioses del Olimpo; y hasta se dejó crecer una barba desprolija, que le da un aspecto cansado y ocupado, casi intelectual. Alexia está en campaña. No lo dijo, pero está.

En esas cuestiones pasa sus días.  Alexia es un rey de poca monta, pero todo eso a él lo tiene sin cuidado: la pasa bárbaro, le sobran los acres, se hace el gil con los reclamos, le abre la puerta a cuatro amigos y los miles que rezongan, no le mueven el amperímetro. Al menos por ahora. Sí, porque el tiempo pasa y este año,  habrá elecciones en el reino. Y los de las afueras, ninguneados tanto tiempo, volverán a ser protagonistas. Yo que usted, Alexia, empezaría a preocuparme. Es tiempo de empezar a darse cuenta de la cantidad de leche derramada. Mire que  hay un dicho que en el reino, hace años nadie olvida. Dice así: ‘El que se quema con leche, ve una vaca y llora’. Es conocido, seguro habrá oído hablar de él.

Y usted, Alexia, es una vaca enorme, del tamaño de todo el reino. Y cada día de pasa, su gestión es un mar de lágrimas derramadas.


PetrEgo

Ciudad Fría se calentó. Pero bien. Por una vez, no fue por las inacciones de PetrEgo, sino por el fútbol. Y, obvio, no la iba a dejar pasar. Más de uno sonrió porque al menos no iluminó de verde la Muni, antes de la final. No sea cosa que todo hubiera ido para atrás, como pasó tantas veces. Algún iluminado le dijo que aguantara, y por suerte, hizo caso. Menos mal, y si no, pregúntenle a Armani.

Pero lo que no desaprovechó, fue subirse al tren de los ganadores. Fotitos, discursos y buenas vibras, pese a que hace algún tiempo, se hizo el gil con acompañar al club, al menos cuando precisaba una mano con su tribuna.  Pero como no hay que vivir de rencores, pero son buenos los recuerdos, conviene no olvidar. Porque así se construye la memoria. Recordando lo que fue y lo que es. Porque este año, que buscará ganar las simpatías de propios y extraños, PetrEgo tendrá que remontar los malhumores provocados. ¿Qué les dirá a los que esperan por sus casitas que nunca terminó? ¿Qué dirá de la terminal que no quería pero ahora desea? ¿Del pavimento prometido y desaparecido? ¿Anunciará al menos que va a poner la incontable cantidad de carteles señaladores de calles que dijo estaban listos hace más de uno año? ¿O al menos pintará los que no se sabe que dicen ni hacia donde ir? ¿Se animará a cruzar por el bajo nivel del que se reía en privado y ninguneaba en público?

¿Mostrará  los gastos? ¿Los transparentará como prometió, o eso también fue camelo? ¿Era cierto que tenía un proyecto de ciudad, con inversiones, futuro y desarrollo? ¿O será como hizo con Sarmiento, que sonrió ahora, que todo es alegría, a cuando se puso la camiseta al revés, intentando mostrarse un hincha más?

Para evitar dar respuestas  a tantas preguntas, intentó ganar unos centímetros en la prensa amiguera: hizo entrega de unos pesos al aeródromo local…después que el Ministro de Transporte anunciara que… construirían en Ciudad Fría, un aeropuerto moderno, acorde a estos tiempos.

Hay cosas que no pueden disimularse, aunque se tenga la mejor sonrisa. Porque salen del alma, y no pueden esconderse.


Te contamos todo lo que NO HICIMOS esta semana

*) Asumir la ineficiencia y el daño por las cosas no hechas en todos estos años.

*) Transparentar la página de…transparencia comunal.

*) Hacer alguna obrita, pavimentar una callecita, cositas así.

*) Pintar los cartelitos señaladores de las calles, para saber cuál es cuál. O alguna sendita peatonal.

*) ¿Qué onda las bicisendas? ¿Ya fueron como idea?

*) Prometer (¡aunque sea prometer!) una rotonda en Respuela y Circunvalación. Es imposible cruzar por ahí.

*) Tapar el canaletón de Respuela. (Y de paso unir la calle colectora, en el único lugar que queda ‘cortada’ por un canal a cielo abierto, nada menos).

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias