lunes 01 de marzo de 2021

LOCALES | 19 feb 2021

EDITORIAL

Sin capacitación, no hay solución

A diferencia del virus que generó la pandemia, no hay vacuna para combatir la violencia.


TAGS: EDITORIAL

La violencia en todas sus formas causa daños, en muchos casos irreparables.

Transitamos tiempos de una violencia inusitada, generada particularmente desde las redes sociales, lugar adonde la cobardía se agiganta a partir de la posibilidad de ejercer violencia desde el anonimato.

También se padece en las actividades cotidianas cuando se esperan respuestas de funcionarios que asumen una actitud violenta a partir de su desidia y falta de capacidad para dar respuestas a las acciones para las cuales ocupan un cargo en el Estado.

Paradójicamente, vivimos en un mundo de información privilegiada y clasificada, ofertas de capacitación numerosa, investigaciones destacadas, pero todo eso no alcanza para lograr buenas calificaciones en las relaciones con el otro.

A diferencia del virus que generó la pandemia, no hay vacuna para combatir la violencia, sino que para ello habrá que establecer una compleja cadena de compromisos ciudadanos y una efectiva capacitación y difusión acerca de la temática.

Nunca está demás mencionar las formas de violencia como la física y la psicológica. Tal vez las más reconocidas.

La sexual, que implica la vulneración en todas sus formas del derecho de las personas de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación. Incluso la violación dentro del matrimonio, algo de lo que poco se habla.

La violencia económica y patrimonial que busca menoscabar los recursos de una mujer o también la simbólica, tan proclive a través de patrones estereotipados que transmitan dominación, desigualdad y discriminación.

Pero por más que repitamos de memoria una y otra vez las formas, lo único valedero a la hora de pensar en resultados será la capacitación a fondo que tendrá que llegar desde la escuela y atravesar cada una de las dependencias públicas y privadas, saliendo del simple lugar común para internalizar verdaderamente la situación.

Sin compromiso real y efectivo en las acciones por parte de los gobiernos de toda índole, no habrá capacitación y sin capacitación no habrá solución a una problemática que conmociona, pero luego se desvanece hasta repetir el shock, como si se tratara de un rulo eterno.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias