lunes 12 de abril de 2021

LOCALES | 3 abr 2021

EDITORIAL

Cómo revertir la ineficiencia municipal

Resulta necesario reiterar el concepto de crear conciencia en la población sobre la importancia de participar, activamente, en las actividades de la municipalidad como medio de control político y como mecanismo para promover el desarrollo local.


Mientras el intendente Pablo Petrecca está abocado a las cuestiones partidarias con vistas a las elecciones legislativas de este año, el debate político y social en el distrito pasa por tratar de promover un desarrollo para Junín, a partir de una serie de recursos monetarios propios y otros que llegaron y llegarán desde los gobiernos centrales de Provincia y Nación.

Resulta estéril que una vez más los dos frentes partidarios que se reparten los concejales a un lado y otro de oficialismo y oposición, hagan números en el aire y terminen con chicanas pueblerinas respecto a un problema de gravedad: la permanente inequidad en el distrito.

Frente a esta situación, no resulta un hecho menor la escasa valoración de las entidades y las organizaciones sociales de Junín y sus localidades, a la hora de hacer valer los reclamos de sus representados y participar activamente.

La alianza que lidera Petrecca a nivel local logró hace dos años -y de modo categórico- el apoyo de la mayoría de los juninenses, muchos de los cuales hoy aparecen como defraudados en la elección a partir de la falta de resultados a la hora de administrar y la inacción para “desempantanar” aquellas obras que siguen estando en ejecución, antes de su llegada al gobierno en diciembre de 2015.

Resulta tedioso enumerar una y otra vez las promesas incumplidas de obras que no se terminaron, siquiera cuando los gobiernos centrales eran de su mismo color político, pero no menos cierto es que más allá del “unicato” que propuso el jefe comunal, que habla de “puertas abiertas” como en un contrasentido, se ha hecho poco para romper esa coalición de “marketing monotemático” que se impone en base a fotos filtradas con un color distinto a la realidad.

Y más allá de los lamentos y las chicanas de quienes esperan “algo mejor para Junín” siguen faltando dirigentes que lideren esas acciones y comprometan a otros actores a la participación comunal, para que no sea, como hasta ahora, el intendente quien se adueñe de la pelota y decida quién juega.

Resulta necesario reiterar el concepto de crear conciencia en la población sobre la importancia de participar, activamente, en las actividades de la municipalidad como medio de control político y como mecanismo para promover el desarrollo local y que la comunidad entienda de qué manera la gestión municipal afecta su bienestar y de ese modo fomentar un compromiso compartido de gestión, pero además de exigencia en la transparencia.

Es inaudito que todavía sigan ocultándose los números de la administración en la página del municipio y que el Tribunal de Cuentas acompañe esta actitud con un silencio cómplice en tiempos en que los recursos tecnológicos -como herramienta de control- pueden lograr eficacia en materia de ética pública, como medio de comunicación y rendición de cuentas.

Es lamentable tener que observar la variedad de insultos y reclamos que recibe Petrecca en sus redes sociales y el mismo municipio, cuando la tecnología debiera utilizarse de otro modo a la hora de recepcionar las inquietudes.

Esa situación no es más que una catarsis en respuesta a la falta de capacidad para brindar servicios eficientes, más allá de algunas manzanas del centro de la ciudad, dejando al desnudo a barrios enteros que no reciben atención desde hace décadas.

Revertir la ineficiencia de la gestión debe ser el primer escalón incluso antes de sacar cuentas de los recursos disponibles, precisamente para no malgastarlos.

Ayudará en esto también que las entidades impulsen proyectos propios para colaborar con la pobre capacitación de algunos funcionarios municipales a quienes no les vendrá mal instruirse con el fin de estar en una mejor posición para atender sus responsabilidades.

Resultará fundamental que el gobierno local se preocupe por mejorar las habilidades de sus colaboradores y de ese modo planificar y gestionar políticas específicas que encajen en la realidad y que no sean sólo propaganda electoral.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias