lunes 12 de abril de 2021

LOCALES | 3 abr 2021

INFORME COVID/19 EN JUNIN

Lo que viene y lo que pasó

Un trabajo realizado desde el Hospital Piñeyro y al que tuvo acceso SEMANARIO, mostró que la mayor cantidad de contagios de Covid/19 en Junín se debió a la transmisión comunitaria luego que se generara una “explosión de casos” en agosto pasado. También que los jóvenes de entre 20 y 35 años fueron los más testeados luego del descontrol y las fiestas clandestinas. ¿Qué puede pasar ahora cuando se anuncia la segunda ola, llegan las enfermedades respiratorias y los chicos van a la escuela?


Por: Redacción Semanario

El municipio de Junín no se ha destacado por tener una buena gestión en pandemia.

Los inicios del aislamiento, plenos de control desmedido de las restricciones, la falta de apoyo a través de los centros de atención primaria y las operaciones de marketing del municipio, ya sea para mostrar disposición y apoyo u oponerse a medidas del gobierno central como la cuarentena y la vacunación, fueron algunas de las acciones negativas que generaron al día de hoy que se desdibuje y descrea de cada informe diario que es promovido por la agencia de propaganda comunal.

La escasez mundial de vacunas y los contratos incumplidos por los fabricantes, suman una mayor preocupación.

La vacunación a nivel local alcanza a casi el 15% de la población total con una primera dosis, mecanismo que al parecer se llevará adelante al menos para lograr una inmunidad parcial con el objetivo de que quienes la reciban, en el caso de contagio, la enfermedad actúe de forma más leve y se evite el riesgo de muerte. Hasta ahora sólo un 4% de los juninenses tiene la inmunidad completa.

De todas formas, se van sumando dosis al personal de la salud, los mayores de 80 años, los adultos internados en geriátricos, los docentes que debieron volver a las aulas y el personal de seguridad.

La vuelta de la presencialidad a clases resulta un arma de doble filo que se evalúa por parte de las autoridades sanitarias de modo constante.

Según pudo saber SEMANARIO, desde el inicio de clases hubo en Junín casi una decena de “burbujas” que debieron ser aisladas y al menos siete docentes se contagiaron de coronavirus.

Desde el área de pediatría del hospital interzonal y en las clínicas privadas ya están preparándose para enfrentar las enfermedades respiratorias que requieran internación, como neumonías y bronquiolitis, que el año pasado estuvieron pausadas debido a la educación virtual y el no contacto entre los chicos.

Por otra parte, si bien este año los casos de contagios de Covid/19 en Junín han ido a la baja, en la última semana se notó un incremento en los positivos activos. Además, habría algunos focos de contagio en sectores puntuales que podrían volver a diseminar el virus frente a esta segunda ola y en el caso de que no se toman medidas de prevención.

Desde Comercio e Industria y el Sindicato de Empleados de Comercio monitorean la situación día a día para que no se resientan las actividades productivas y al mismo tiempo se proteja a la población de un rebrote masivo.

Hoy, los especialistas ponen énfasis en controlar el aislamiento de los contagiados y si los casos aumentan, restringir las actividades en espacios cerrados como bares y restaurantes, gimnasios e iglesias.

Si bien los números que da a conocer el municipio no resultan demasiado fiables, en una semana la cantidad de contagios activos locales creció casi un 50%: de 63 a 95.

De todas maneras, las autoridades provinciales consideran que la ocurrencia de la segunda ola viene teniendo epicentro en el AMBA y luego llegaría retardada al interior, tal como ocurrió el año pasado, aunque tal vez con mayor velocidad ya que las restricciones serán menores que en 2020.

PASÓ LO QUE PASÓ

Desde el Hospital Interzonal “Abraham Piñeyro” que conduce Sebastián Meneses se realizó un informe pormenorizado de la tarea llevada a cabo frente a la pandemia en la región.

El trabajo, de 17 páginas, coordinado por la licenciada Andrea Oroná y el equipo del área de epidemiología, se titula “La pandemia que cambió la vida cotidiana de las personas” y está acompañado de una docena de gráficos que sirven para entender la situación pasada en Junín.

“Trabajar en este contexto llevó necesariamente a asumir desafíos que incluyen la puesta en marcha y aprendizaje de nuevas prácticas, la utilización de nuevos equipos de protección, la actualización permanente de conocimientos, en pos del cuidado de la salud de la población y en particular del autocuidado de los propios trabajadores y trabajadoras de la salud quienes estuvieron y aún están en la primera línea de atención”, puntualiza el informe.

Destaca, además, que “el habitual contexto en que se desarrollan las prácticas en los servicios se ha visto modificado, los escenarios son diferentes y los abordajes cambian permanentemente, así como también los protocolos y recomendaciones”.

SALA DE SITUACIÓN

La pandemia obligó a crear una “sala de situación” en el HIGA, cuyos lineamientos de trabajo estuvieron claramente diseñados y protocolizados en pos de la misma, aunque ya desde hacía tiempo se venía abordando y trabajando en su implementación institucional, solo faltaba decisión política.

Este mecanismo es considerado “como un instrumento para la vigilancia de la salud pública donde se reúne y analiza interdisciplinariamente la información generada por diversos sistemas de vigilancia del sector salud y de otros sectores. Se convierte en una herramienta fundamental para la planificación y la toma de decisiones”.

Las salas permiten pasar de un sistema de registro de datos a un sistema de interpretación de la información y, además, una estrecha coordinación entre la planificación y la gestión, lo coyuntural y lo estratégico, así como las conexiones entre los diversos sistemas de información establecidos de antemano y puesto a funcionar de manera coordinada, algo que se obtuvo y que ya está en funcionamiento para enfrentar la situación futura.

Según el informe, y para entender lo ocurrido el año pasado: “a nivel local hasta el 13 de agosto del año pasado, la pandemia se mantenía estable, a partir de esa fecha marcó un punto de inflexión, el pase a la fase 5, la posibilidad de abrir bares, restaurant y habilitar espacios de reuniones,  originó un incremento en la curva epidemiológica, y ante esta situación compleja nos encontramos a nivel local con un aumento de casos positivos, y sin un lugar intermedio donde los mismos pudieran permanecer, y ante la falta de cama en el sistemas de salud tanto público como privado,  originó que los casos positivos regresaran a su domicilio a pesar que la mayor parte de la población no contaba  con las condiciones socio- habitacionales para realizar el aislamiento pertinente originando esto un ‘efecto dominó’ donde grupos familiares completos contraigan Covid/19”.

EVENTOS CLANDESTINOS

Una advertencia surge de los gráficos del trabajo (compartimos algunos): “El grupo etario con mayor número de hisopados recayó en la franja etaria que va desde los 25-30 años de edad, seguido por la franja de 20 a 25. Esta última variable se vio modificada en los últimos meses cuando la población adolescente-joven comenzó a tener vida social más activa y surgieron los eventos clandestinos”.

PRESENTE

En el marco de la pandemia COVID-19 surgieron diferentes situaciones problemáticas a partir del primer caso positivo importado, internado en el HIGA Junín.

Según el informe, “esto generó miedo, incertidumbre, temor, pánico en todo el personal del equipo de salud y comenzaron las demandas de insumos, de equipo de protección personal, una resistencia a concurrir a trabajar y a los cambios propios que surgieron en el marco de emergencia sanitaria con personal enmarcado como agente de riesgo afectado a la licencia de Covid/19”.

“Dicha problemática surge y se contextualiza en el HIGA Junín y se profundizó más en aquellos servicios donde frente a la ausencia de personal, se tuvo que readecuar los recursos humanos con los que cuenta esta Institución, rompiendo con las estructuras anquilosantes que lo definían, se empezó a funcionar como un todo dejando de lado compartimentos estancos que habían sido fomentados durante mucho tiempo”.

Desde el Gobierno bonaerense se tomó la decisión política de incorporar nuevos profesionales como así también personal administrativo, mucamas, seguridad, se comenzaron a organizar los espacios, se creó el Servicio Febril Respiratorio de adultos y Pediátrico quienes cumplieron un rol fundamental en el marco de esta pandemia, como todos los servicios que hacen y forman parte del HIGA Junín y se descongestionó el Servicio de emergencia que por momentos se vio colapsado.

El trabajo finaliza con un mensaje optimista ante el futuro y pesar de la posibilidad de reaparición de los contagios numerosos: “Hoy nos encontramos ante otro contexto socio sanitario. Más aún ante el surgimiento de la vacuna algo que hace un año atrás se veía lejano y no pensábamos contar con la misma, pero la historia cambió y tenemos este recurso histórico e importante para todos los argentinos”.

En el gráfico 5, por ejemplo, se visualiza que el mayor número de personas hisopadas ingresaron por el servicio de febril respiratorio con un total de 2646 hisopados, seguido por la guardia que registró un total de 477 hisopados y en menor número fueron ingresados por febril respiratorios pediátrico y otros (incluye personas hisopadas en domicilio o provenientes de geriátricos).


 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias