viernes 07 de mayo de 2021

HUMOR POLÍTICO | 26 abr 2021

La página amarilla

El Reino de Alexia

Otra semana de disparatadas aventuras en la monarca más amarilla... No te las podés perder! Con el plus de PetrEgo y todo "lo que no hicimos"...


TAGS: ALEXIA

Alexia no gana para sustos. Cascoteado por el virus de la corona, le saltan uno atrás de otro, los despelotes que no paran. Uno de los últimos pasó en su paraíso lagunero, que inundó el reino con los peores olores, que mejor ni acercarse. Parece que fue la seca, la que causó que la laguna quedara cubierta con cientos de miles de pescados muertos, que espantaron a todo el mundo.

Antes, parece que fue el agua la responsable de haber convertido varios senderos en lodazales que ni los más guachos de los gauchos del reino, se animaron a cruzar con su caballada. Y antes de eso, parece que fue el calor que una horda de mosquitos inundó el reino, a puro picotón.

En otro de los desaguisados, parece que el reino de Alexia recibe 600.000 acres por día para las escuelas del reino. Y según contaron, le sobraron unos buenos acres del año pasado aunque parece el fulano ni se enteró, porque anda llorando que le faltan unas cuantas monedas para repararlas.  

Y así, con cada ‘parece que por culpa de otros’, Alexia no tiene paz. Uno que pasaba por ahí le dijo que de vez en cuando es bueno mirarse el ombligo pero no lo entendió, o se hizo el gil, y le salió bárbaro. Porque no es ninguna novedad  que todo lo que pasa en su reino no es por culpa de los demás, sino por todo lo que había que hacer y no hizo. Así se esfumó la felicidad de los de las afueras. Aunque logró algo: ya logró la suya.

A lo largo de su reinado, Alexia tuvo sus días felices, como cuando acompañaba a Amarillo I. Pero parece que vino una tormenta y los dejó en bolas o algo parecido, y después les pasaron cosas y todo se fue al carajo. Tan al carajo se fue todo, que hasta Amarillo I y la princesa Mariú saltaron de sus tronos. Alexia zafó, y siguió con su capa al viento.

Y acá anda, sobreviviendo al virus de la corona, a los mosquitos, a los pescados muertos, a las críticas por su ninguneo, a los enojos por los barriales en días de lluvia, a las protestas por la falta de acres, por la falta de obras, por la falta de diálogo, por la falta de apertura a nuevas ideas, por la falta de ideas, por el tiempo perdido, la ausencia de futuro…en fin, por todas las cuestiones que prometió cuando soñaba con ser rey y que ahora parece dejó en algún cajón de los recuerdos.

Porque no es que los de las afueras se quejen de quejosos nada más. No, no. Se quejan porque en todo este tiempo la vida se les dio vuelta, pasó de mal a peor, mientras la de Alexia, por ejemplo, se transformó en aquello que él prometió sería la felicidad de todos.

En todo este tiempo, desde que puso su culo en el trono, Alexia no paró de crecer: cambió casita por palacete, abrió cuentita para guardar sus acres, incrementó su sueldo y se hizo el gil cuando le enrostraron que lo que se había aumentado era un escándalo. “Me envidian” dicen que dijo a sus sialexistas por lo bajo. No, Alexia, no te envidian. Más de uno no te quiere ver ni en figuritas porque les quitaste años de ilusiones, de progreso, de una vida mejor. Les quitaste lo más valioso, que no volverá.

Es así, mientras la vida pasa en el reino, Alexia se muestra preocupado por lo que viene: ¿Los mosquitos? ¿Las obras que no hizo? ¿Las críticas por su gestión? ¿El ninguneo a los opositores? ¿El barrial cuando llueve? Naaaaa….nada de eso.

Alexia está preocupado porque este año es año de elecciones –si es que el virus de la corona lo permite- y lo único que le importa es adónde va a caer. Porque quiere caer parado, donde sea, pero acomodado. Mirá si ahora que llegó a Rey, va a retroceder a posadeño. Ni en pedo. Por eso está preocupado. De los males de su reino, alguno se ocupará.  Bueno, esto no lo dijo, obvio, pero lo pensó.


PetrEgo

El intendente inmobiliaria tuvo varias alegrías esta semana, que no es poca cosa, para la época de malaria que se vive. Primero, uno de los emprendedores locales anunció que aumentará su producción de calefones por lo que construirá una nueva planta de producción en cercanías de las rutas 7 y 188.  A los pocos días, una conocida firma de electrodomésticos abrió un nuevo local de su firma, que PetrEgo aprovechó para posar para las fotos. Dos hechos ajenos, de tipos que se las ven en figurillas para surfear la ola del tsunami argentino, que cada tanto tumba a todo el mundo, pero que él, como responsable político, utilizó para llevar agua para su molino. Y finalmente, se reunió con el Ministro Meoni que le dio buenas noticias por el bajo nivel, la futura licitación de la pista del aeródromo y un avance en los predios ferroviarios. Ni lerdo ni perezoso, aprovechó el  combo ajeno, para  capitalizarlo como propio.

Para PetrEgo, Ciudad Fría es su isla de la Fantasía, la que fue distinta a gran jefe-descansador-eterno-ojitos de cielo, alias el capitán reposera, al que le borraron las ilusiones del segundo tiempo, que le quedaron en un libro.

Aunque no haga nada y llore por lo que pide y no le dan, PetrEgo es un sobreviviente de la tormenta amarilla y del ‘nos pasaron cosas’ y por eso saca pecho. Pone a su isla como ejemplo aunque esté deshilachada, mientras manotea cualquier avance ajeno mientras sigue buscando, con los codos como arietes, una brisa de aire fresco, que le llene los bolsillos de futuro. Por eso tanta felicidad por los logros ajenos y tanta ausencia por tanto encuentro con  el Grupo Dorrego SA. Todo suma para llevar agua para su molino.

PetrEgo sigue en su burbuja mientras el humo tapa a todo el mundo. Le piden diálogo y hace mutis por el foro, las obras se evaporaron hace rato, los proyectos quedaron en el cajón de los recuerdos y la ciudad navega con piloto automático. No obstante, sigue oteando el panorama y aprovechando cualquier tabla que lo mantenga a flote.

Sólo hace falta ver que los logros son ajenos, aunque cuente los porotos como propios. Todo sea por encontrar  un buen bote salvavidas  para, en cualquier momento,  pegar el salto.

Foto

 

Te contamos todo lo QUE NO HICIMOS esta semana

*) ¡Levantar el guard rail tirado en avenida Circunvalación y avenida Respuela! Más de tres meses al costado de la ruta.

*) Contar sin ponernos colorado cómo fue que pasamos de la hiperactividad de obras antes de las elecciones pasadas,  a la nada misma.

*) Transparentar la web de transparencia municipal. Mostrar los números, nuestros números que son muy transparentes.

*) Prender velones para no seguir en picada y bajar de fase.

*) Rezarle a todos los santos para que nadie se dé cuenta del desastre que estamos dejando.

*) Acomodar las calles de tierra, para que cada vez que llueve, dejen de ser sólo para los autos de rally.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias