viernes 07 de mayo de 2021

OPINIÓN | 1 may 2021

MIRADA EXTREMA

Tener y no tener

Escribe: Andrés "Tato" Rissolo.


Fuentes oficiales confirmaron a Télam que el vuelo de un Airbus A330 MRTT (acrónimo en inglés de Multi Role Tanker Transport: "Avión de transporte/cisterna multipropósito") había despegado desde Malvinas y voló sobre aguas internacionales hasta Montevideo, donde hizo escala para reaprovisionarse en su regreso, una práctica que contradice los acuerdos alcanzados por Argentina con sus países limítrofes para que la asistencia a la ocupación británica.

El embajador argentino en Uruguay, Alberto Iribarne, apuntó que durante el último año de gobierno de Mauricio Macri "ha habido 13 vuelos militares desde Uruguay a las Islas Malvinas, lo cual viola una suerte de acuerdo tácito" porque, reiteró, "la única posibilidad de abastecer aviones británicos en Uruguay era cuando se trataba de cuestiones de emergencia".

Conocidos como KC 2 Voyager, estos aviones son indispensables para sostener las operaciones en las Islas Malvinas del escuadrón de aviones de combate Eurofighter Typhoon, que protegen la base británica incrementado su alcance a través del reabastecimiento, y también para sostener un puente aéreo que abastece las necesidades logísticas de una guarnición que ocupa un territorio a más de 12.000 kilómetros de Londres.

En julio del año pasado, la Cancillería argentina había denunciado ejercicios militares en las Islas Malvinas de los que participaron el buque patrullero HMS Forth, la compañía de infantería británica A y la aeronave A400M, junto a los cazas Typhoons de la 1435 Flight de la RAF que forman parte del despliegue de ocupación ilegal del Reino Unido.  

No obstante, Felipe Solá agradeció al Gobierno de Luis Lacalle Pou el voto favorable de Uruguay en el respaldo del Mercosur al reclamo argentino por la soberanía de las Islas Malvinas, la estrategia inglesa operada en la independencia de la Banda Oriental para que sea a futuro un puerto libre donde el Reino Unido pueda recalar, cobra hoy más vigencia que nunca.

Las relaciones exteriores del Reino Unido-Uruguay se establecieron inmediatamente después de la independencia de Uruguay con el Tratado de Montevideo de 1828, una pieza de la diplomacia británica, que desprende a la banda oriental de Argentina y Brasil.

Enfrentada al yacimiento petrolero marítimo que se encuentra frente a las costas argentinas, los orientales se preparan para ser “el shopping”, el gran puerto abastecedor de provisiones y divertimento para las empresas ya preparadas para perforar la plataforma en el Atlántico Sur.

Asimismo, lo que sucede con la pesca depredatoria en alta mar en la milla 201, la Argentina, impotente de poder controlar tal devastación por parte de las distintas flotas internacionales, se encuentra ahora frente a otra irrupción de magnitud debido al multimillonario negocio del petróleo off shore.

“Queremos tener un acuerdo entre el Reino Unido y el Mercosur, con oportunidades en el comercio para Uruguay después del Brexit”, dijo la embajadora británica Faye O’Connor, quien además confirmo que ya se habían comenzado a organizar encuentros con Uruguay, Brasil y con el fin de “ver cuáles son los objetivos de cada país del Mercosur” en relación al acuerdo y también “cuáles son los obstáculos”.

Para la embajadora, el Brexit posibilita a su país a concretar acuerdos de manera más rápido que la Unión Europea (UE), según le informó al diario El País de Montevideo, y advirtió que “hasta ahora, su país estaba enfocado en socios estratégicos a nivel comercial como Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia”.

O`Connor afirmó que “no es necesario que se dé el acuerdo con la UE para que Gran Bretaña concrete su propio acuerdo con el Mercosur. Pensamos que ahora podemos ser más ágiles por estar fuera de la UE y que eso implica que podemos destacar un poco más nuestros intereses en algunos aspectos.”

Para los entendidos, la diplomática advirtió que tanto la UE como su país “le han cedido mucho terreno latinoamericano a China”, pero aclaró que al Reino Unido “le interesa mucho” revertir esta situación. Además, destacó que su país tiene “muchos intereses compartidos” con China en términos comerciales, pero “también muchos desacuerdos” en el tema de los derechos humanos.

Mientras el Reino Unido despliega su diplomacia en el Uruguay, el puerto de Comodoro Rivadavia se apresta a lanzar una licitación internacional para la operatoria y explotación del astillero ubicado dentro de sus instalaciones, y representantes legales de empresas chinas, incluida una que fue infraccionada por pescar ilegalmente en aguas argentinas, confirmaron que recibieron la invitación de las autoridades portuarias para hacer base logística en Chubut.

El empresario Guillermo de los Santos, referente de la flota potera nacional, “esto es una barbaridad. Se estaría facilitando de servicios y logística a quienes destruyen nuestros recursos naturales. Mientras por un lado se está hablando de regular las operatoria de las 200 millas, por otro lado, se le daría asistencia indiscriminada a la cantidad de barcos que afectan nuestros recursos”, dijo De los Santos a la revista Puerto.

“La irrupción de los chinos significaría que les van a copar el astillero, primero, y después van a copar el puerto de Comodoro Rivadavia. Primero invertirán en el astillero y después se irán quedando con otros servicios que hoy proveen otras empresas, y destruirán empresas locales que no podrán competir con ellos. No sé quién anda promoviendo estas ideas, pero es una idea trasnochada que rechazamos”, enfatizó el dirigente empresario de amplia trayectoria en la industria potera nacional.

La flota argentina dedicada a la explotación del recurso Illex argentinus está compuesta de alrededor de 80 barcos, que compiten directamente con más de 300 buques, en su mayoría de bandera china, que operan al borde de la Zona Económica Exclusiva Argentina.

La flotilla que opera en Malvinas genera capturas por 100.000 toneladas de calamar este año. Afuera de las 200 millas (donde opera la flota china) calculamos que se ha pescado en lo que va del año unas 200.0000 toneladas, y nosotros (la flota potera argentina) estamos por debajo de las 200.000 toneladas.

Por caso, ante tanta felonía interna y externa, quién sabe, acaso por ventura pudiera servir aquella voz del gaucho ladino que advertía “…si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias