viernes 07 de mayo de 2021

LOCALES | 1 may 2021

SEMANAGRO

Margaritas a los chanchos

Queda mucho por mejorar en el sector porcino, pero se van dando algunos pasos sostenidos. El SENASA apunta a cuidar el status sanitario recordando las medidas de bioseguridad, mientras que se abrió el mercado árabe a la exportación argentina que el año pasado generó más de 55 millones de dólares.


Acallado el debate acerca de las instalación de las megagranjas porcinas en nuestro país, debido a fuertes críticas ambientales, pero particularmente ante la llegada de la pandemia, ahora se intenta desde el gobierno llevar adelante una buena campaña que permita mantener los status sanitarios que logró la Argentina, para poder tener abiertas las puertas de exportación y darle un marco de desarrollo al sector y la tarea fue encomendada al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

Actualmente. la República Argentina se encuentra reconocida como país libre de peste porcina clásica (PPC), peste porcina africana (PPA) y síndrome respiratorio reproductivo porcino (PRRS), enfermedades de gran impacto en la producción y con una amplia distribución a nivel internacional.

Para sostener este estatus sanitario, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) lanzó una campaña para recordar a productores de ganado porcino la importancia de reforzar las medidas de bioseguridad en las granjas, para evitar el ingreso de agentes infecciosos.

La bioseguridad incluye normas o procedimientos que deben ser incorporados para preservar la sanidad de los animales dentro de una granja, independientemente de su tamaño y nivel de tecnificación.

CÓMO INFECTAR

Las enfermedades pueden ser introducidas en una granja y transmitidas de forma directa, por ejemplo, a través de animales de reposición, repoblamiento y también de madres a hijos. Otra vía de ingreso es la transmisión indirecta, a causa del viento, vehículos, personas, equipos, agua, alimentos y/o del contacto con animales ajenos al establecimiento.

La aplicación de una buena estrategia de manejo y bioseguridad permite reducir el riesgo de introducción de enfermedades, de manera de resguardar el estado sanitario de la granja, así como llevar a cabo una producción sostenida y rentable, que cumpla con los requisitos establecidos a nivel nacional e internacional para comercializar animales y sus productos derivados.

Las buenas prácticas en producción porcina también incluyen el bienestar animal y el uso responsable de antimicrobianos, para evitar la resistencia antimicrobiana (RAM).

Se recomienda a productores extremar las medidas de prevención en sus establecimientos siguiendo las recomendaciones de los organismos internacionales como la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE):

--Brindar a los animales agua y alimentos seguros.

--Si se les provee de restos de alimentos de origen animal, debe calentarlos previamente para asegurar la eliminación de eventuales patógenos exóticos como el virus de la peste porcina clásica mediante dos vías posibles:

* Hasta 90°C durante al menos 60 minutos en agitación continua,

* Hasta 121°C durante al menos 10 minutos, a una presión absoluta de 3 bares

--Controlar plagas e insectos.

--Asegurar el buen estado sanitario de los animales que ingresan a la granja.

--No intercambiar maquinarias y equipos con otros establecimientos.

--Mantener en buenas condiciones los cercos perimetrales y las puertas de acceso.

--Restringir al máximo las visitas.

--Realizar un tratamiento adecuado de efluentes y -cadáveres.

--Limpiar y desinfectar los vehículos que ingresan y egresan de la granja.

La aplicación de estrictas medidas de bioseguridad permite cuidar la sanidad de los animales, los rindes productivos esperados, el estatus sanitario alcanzado por Argentina y los mercados de exportación de animales vivos, productos y subproductos de origen porcino.

MERCADO

Hace unos días, Emiratos Árabes Unidos aceptó la propuesta de certificado sanitario para la exportación de carne de cerdo refrigerada y congelada desde nuestro país.

Si bien el consumo de cerdo y productos que contengan derivados de cerdo se encuentra prohibido por la religión musulmana, los Emiratos Árabes Unidos permiten la importación de carne de cerdo y productos que lo contengan, para ser comercializado y consumido por los extranjeros que residen en dicho país y la Argentina podría exportar unas 1000 toneladas anuales en la primera etapa.

Se estima que anualmente los Emiratos importan 15.000 ton entre carne in natura y subproductos.

Argentina exportó el año pasado 25.877 toneladas de carne de cerdo al mundo por un valor total de 55,88 USD millones, lo que representó un incremento del 96% respecto al 2019. Su principal destino fue China, con USD millones 51,35 (22.553 toneladas) representando el 92 % de los envíos al exterior. Le siguen en menor medida, Rusia y Georgia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias