jueves 21 de octubre de 2021

HUMOR POLÍTICO | 28 ago 2021

La Página Amarilla

El Reino de Alexia

Acompaña, recorre, anuncia, inaugura… todo vale en la campaña electoral. El monarca más divertido está hiperactivo... pasa y enterate!!


TAGS: ALEXIA

“Os ruego que aprendáis a distinguir los reyes que trabajan por vuestro bien, de los que se sirven para sí y meditan vuestra ruina”  susurró una viejecita al ver a Alexia, que revoleó la capa, levantó la nariz y espoleó su Rocinante amarillo, ignorando a todos a su paso. El fulano se paseó orondo, altanero, mirando a todos desde arriba, los de abajo, los de las afueras.

En el reino, hubo un tiempo que fue hermoso. Para Alexia, antes que a Amarillo I lo rajaran y para los de las afueras, antes que ellos llegaran. Cada uno transita sus pesares y sus dolores, que no duelen de igual modo. A Alexia le duele el poder, y a los de las afueras, la panza y el bolsillo. Mientras uno imagina qué sueño será posible, los otros sueñan qué poner en su mesa, o que sus posadas les den vida, o que la vida les dé aguante, al menos hasta que Alexia parta.

Bueno, lo que se dice partir, partir no es el verbo que el rey conjugue. Más bien, a puro disimulo y prometiendo que otra vida es posible, Alexia empezó a mostrarse, sólo para ver si esta próxima vez, volverán a elegirlo. Y en ese recorrido anda, contando maravillas cortando cintas y prometiendo obras, sin ponerse colorado. Y sin que le importe demasiado.

Acompaña, recorre, anuncia, inaugura… todo vale en la campaña electoral. Alexia y sus amarillos inauguraron  un Museo en el reino sin baño, sin cocina, sin calefacción y sin siquiera una mesa y una silla para el empleado al que le toque permanecer en el lugar. No importa, solo cuenta que la cinta se cortó.

Esos viejos tiempos ya llegaron y por eso recurre a sus viejas artimañas. Son simples: hacerse el laborioso, y prometer que el futuro será mejor. Que todo lo malo que pasó en el reino pasó por AlferDez y Sir Kichi, y que si hubiera sido por Amarillo I, todo hubiera sido muy distinto. Que no se preocupen, que la tormenta en el reino es historia, y que los días de sol van a volver si es que ellos siguen en sus cargos, sino, que un rayo los parta, mientras ellos parten, aunque hay  más de uno que prefiere que el rayo los parta a que Alexia siga siendo rey.

Bueno, seguir, seguirá, porque lo que busca el rey de Oxford británicos, chupines coloridos, cuenta abultada y nariz prominente, es que su Concejo Real sea más numeroso, y para ello quiere que los de las afueras, le den su voto de confianza. Y en ese punto, todo se complica. Porque el que se quemó con leche, lo ven vaca y lloran y no hay uno que en el reino que le tenga un poquito, aunque sea un poquito de confianza. Es que son muchos años de mentiras, apatía, y desinterés por los dolores ajenos, como para creerle que todo eso ya pasó y que sus promesas esta vez, sean verdad.

Los dolores del pasado siguen a la orden del día, bien presentes: no hay trabajo, los tributos son impagables, no hay un acre y tampoco una idea. Cansaron su apatía, su desinterés y su ausencia de futuro. El reino de Alexia es un brillo de carencias. Por eso, por más lindo que se muestre, por más solidario que diga será, y por más labores que prometa, todos  saben que lo suyo es la miseria.

La miseria para todos, y la abundancia para él. Egoísta, insensible, un soberano campeón de la promesa y la mentira. Que busca ser visto maravilloso, solidario y estadista. La cuestión es que ahora, los de las afueras  aprendieron la lección y ante cualquier promesa que les digan, abren sus ventanas, y ahí está la realidad, incontrastable.

No obstante, ajeno a toda crítica, Alexia se pavonea orondo, por los senderos del reino, como si lo suyo fuera una maravilla, cuando en verdad, es una pesadilla.


PetrEgo

Empezó la zarandunga-mete-kete-punga. Empezó el circo una vez más. Llegó el tiempo de los folletos, las sonrisas y los augurios de una vida mejor. Bienvenidos a Ciudad Fría, donde todo el año es carnaval, pero sólo en tiempos como estos, PetrEgo decidió apretar el pomo.

Eso sí,  a su modo, con su estilo y su impronta. No es que se la pasó laburando por los vecinos en todo este tiempo y ahora sigue como antes. No! Todo lo contrario. Hizo la plancha años, echó culpas a todos los demás por toda su inacción y decidió asomar su nariz para mostrarse como el gran hacedor de obras postergadas. Un caradura.

Porque  postergadas, lo que se dice postergadas, están todas sus obras. Porque desde que desapareció la mentira amarilla, PetrEgo se quedó sin careta y su proyecto quedó al desnudo. Bueno, mejor dicho él quedó en bolas. Porque eso es lo que era: una cáscara vacía, cargada de slogans marketineros efectistas, diseñados  para convencer distraídos.

Su historia duró lo que duró su tormenta. Aunque no se dan por vencido. Mientras el Capitán Reposera está en el túnel para arrancar el segundo tiempo que parece viene complicado, PetrEgo puso camino al andar. Y hace lo que le sale. Que da pena y bronca. Como la inauguración del Centro de Monitoreo luego de..6 años que priorizó a la biblioteca y el Museo del Salado, al que ni siquiera un baño y una silla puso  con el apuro de mostrar que algo hace.

Así anda. Oteando el panorama, no es muy difícil imaginar que viene otra vez con las mismas mentiras. PetrEgo es un aventurero personalistas que no probó con laburar en algo productivo, por las suyas. Una lástima, justo encontró laburo en un lugar que le entregó todas las herramientas para cambiar nuestras vidas y prefirió cambiar solo la suya. 


Te contamos todo lo que NO HICIMOS esta semana

*) Colocar los 26 semáforos.

*) Levantar el guardrail caído en avenida Circunvalación y Respuela.

*) Hacer una biblioteca, ahora que inauguramos en su lugar el Centro de Monitoreo.

*) Instalar un baño, luz y una sillita aunque sea, en el Museo del Salado.

*) Acomodar el calendario de obras: 21 meses para ‘terminar’ el Museo del Salado…6 años para el Centro de Monitoreo.

*) Acomodar la cara, para las fotos, que estamos en campaña. El resto no importa.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias