viernes 22 de octubre de 2021

HUMOR POLÍTICO | 11 sep 2021

La Página Amarilla

El Reino de Alexia

Frenética actividad en la semana crucial, con el cuñado a cuestas... el monarca más divertido sigue con sus aventuras. Pasá y enterate!


TAGS: ALEXIA

Alexia inauguró una moderna fonda que pasó de albergar libros para los de las afueras, a servir para espiar. Convencido que mirando los senderos del reino, aventará los fantasmas y pondrá  a los cuatreros en fuga, infló su pecho y dijo que armó un ‘anillo de seguridad’ para que todos en su pago, descansen en paz.

Bueno, eso de descansar en paz, desde que llegó al reino, quedó en la historia. Porque entre la carencia y desidia de sus actos, hace rato que se terminó la tranquilidad.  Esta inauguración, es un fiel reflejo de Alexia, lo que siente, lo que piensa, y lo que es. A Alexia no le importa la educación, ni las obras, ni el trabajo, ni el futuro de su pueblo. En su reino, cuenta lo que pinta y lo que dice. Y ni siquiera hay uno con el coraje suficiente para contradecirle algo, por temor a terminar de patitas en el fango. Hace y deshace a su antojo y el reino es su casa. No importa que todo sea un desbole y que el fondo de la cuestión, -el piojo- requiera de acciones profundas, sensibles y consensuadas. No. A él le importa que todo siga así, porque al fin y al cabo para algo es rey.

No importa que falten obras en las afueras del reino, sino que brille su avenida central, menos que hayan pasado añares para imaginar que un techo es posible, tampoco que falte el trabajo, o que se caiga el techo de una escuela, ni que los acres no alcancen o los tributos sean impagables. Nada. Bueno, nada no. Que su trono siga siendo suyo, sí le importa. Y  para eso trabaja.

Su corona no admite críticas y fulmina a cualquier opositor que ose mirarlo de modo extraño. A tal punto llega su persecuta, que mandó a vendarle los ojos a la Macrauquenia, un simpático animal del reino, que se afincó en las inmediaciones de un museo en la laguna del reino, para que deje de mirar, que falta un baño en el lugar.

Alexia no negocia nada. Su capa es su mundo y su mundo es su capa. Su objetivo en la vida es seguir atornillado al trono y para eso recurre a sus viejas artimañas: ahora que Amarillo I desapareció, y la tormenta amarilla quedó como resabio, se las ingenia para culpar de todo lo malo a los demás, a cualquiera, que hace que él no pueda entregar felicidad.

Bueno, algo de felicidad logró: estrenó palacio nuevo, acomodó su familia en cercanías del trono, trajo a su Cuñado a oficiar de ladero a futuro y se las ingenió para seguir adelante, pese a tanta carencia y ausencia de gestión.

Porque Alexia es una suma de abandonos. Abandonó a los de las afueras a su suerte, los dejó sin acres, sin futuro, y sin sueños. Va por todo, y todo es su capa. Y al resto que lo parta un rayo.

Ya no habla del virus de la corona, ni de ningún otro mal. En su reino cuenta su verdad.  Alexia no es un monarca empático, solidario ni visionario. Todo lo contrario. El problema es que con sus carencias y su apatía y desinterés, sigue arrastrando al fondo a todo el mundo al peor de los abismos. Y es tan cínica su postura, que sigue sonriendo, como si nada pasara, como  ni nada hubiera causado.


PetrEgo

El peor intendente de la historia de Junín podrá ser cualquier cosa, menos gil. Mientras la mayoría en Ciudad Fría se las rebusca imaginando cómo hará para llegar a fin de mes, el fulano proyecta su 2023, el día después que deje de ser lo que es.

Y para eso nada mejor que capear el temporal, ponerle la nariz al aguante y sostener a Gran Cuñado, que aunque demostró total inoperancia para la cosa pública, importa se foguee en lo que viene, cuando llegue el momento de la sucesión y no precisamente de su casa. Porque así va  a ser. Y nada mejor que empiece a ver aunque sea dónde queda el despacho del jefe, para no errarle de puerta el día que asuma. Porque todo lo demás, alguno lo hará.

Quedó visto que ni el Capitán Reposera, ni Mariú sonrisa dibujada, ni todo el séquito amarillo estuvo interesado en hacer algo para los demás, justamente, los que los pusieron ahí, para hacer algo. No. Quedó visto que se sirvieron de lo lindo y se acomodaron a más no poder, confiados en que la (des)memoria los ayudaría a pasar los años disfrutando las mieles del poder. Así, se desentendieron de las obras y no hubo casas, ni calles, ni rutas, se desentendieron del trabajo, y no hubo empleo, ni fábricas nuevas y se desentendieron de la vida, y decidieron ni siquiera atender a los empujados por ellos al abismo.

Y ahora, viendo el desastre consumado, intentan nuevamente en mostrarse como la alternativa superadora, para dejar atrás, ¡los males del país y la ciudad! No hay uno que tenga un poquito de vergüenza. PetrEgo está en esa línea. Insiste en mostrarse como aperturista, dialoguista, preocupado por la educación, pese a que no se ocupó de dotar a las escuelas de la infraestructura necesaria para asistir en pandemia. Se pone en protector del medioambiente, cuando tardó añares en armar un galpón para que los recicladores no se mojen por la lluvia al bucear en la basura. Dice que es dialoguista, cuando les cierra la puerta a cualquier mirada opositora y permanentemente toma medidas inconsultas. Se muestra contemporizador y plantó en la lista a su cuñado, solo por ser familia. Y no se olvida del trabajo. Del trabajo de campaña por eso dijo esta semana “Siempre estamos del lado de aquellos que invierten, arriesgan y apuestan por el país"  sin ponerse colorado.

PetrEgo es de esa casta de presumidos que no aprendió a hilvanar dos frases con sentido, pero mientras muestra cada día todas sus miserias, juega a la mancha con las liebres.


Te contamos todo lo que NO HICIMOS esta semana

*) Pintar un cartelito, pintar una senda peatonal.

*) Contar que, pese a que no hicimos nada en el pasado, queremos seguir para armar nuestro  futuro.

*) Explicar que queremos seguir, porque nos tiramos una linda vida.

*) Contar para qué queremos seguir en el cargo…no, mejor no. Eso no.

*) Visibilizar a Gran Hermano. Lo seguimos preparando por las dudas que Gran Cuñado flaquee.

*) Dejar de hacer campaña a puro humo y marketing. Hasta contando huevos de gallinas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias