viernes 17 de septiembre de 2021

LOCALES | 11 sep 2021

CAMPAÑA SIN CONTENIDO

Espejitos de colores

Chicanas y más chicanas. Políticas y personales. Conferencias de prensa, de los protagonistas y de los que inventan listas para ver si pueden colgarse de un carguito o sumar algún votito para un sello. Todos buscan inundar la agenda mediática con sus fotografías. Presentaciones, encuentros, discursos. Todos llenos de expresiones de deseos, y vacíos de contenidos.


TAGS: CAMPAñA

Por: Redacción Semanario

Críticas y acusaciones cruzadas. De un lado y del otro. Una vez más, llegó una elección donde el confundido vecino irá a votar con la imagen de Alfredo Casero burlándose del pene en la cara de Leandro Santoro que él mismo garabateó o del insulto a Dady Brieva mientras cenaba con su familia. Hubo una candidata que habló del “garche” y otra del “porro”. Y en nuestro pago, el intendente Pablo Petrecca -con su hija en brazos en medio de la noche- repartió panfletos, recordando ‘el valor de la palabra’.

Iremos a votar con recuerdos de un montón de imágenes, eslóganes, frasecitas repetidas hasta el hartazgo, pero vacías de contenido. Allá y acá. Sin propuestas reales, de esas que nos pueden mejorar la calidad de vida. Una vez más, una campaña mediocre dominó la agenda de los candidatos. No se escuchó ni una sola idea, de los que tienen alguna chance de ganar y menos de los que gobiernan hace años la ciudad. Los juninenses no nos enteramos –por artera decisión de sus protagonistas- por qué deberíamos depositar nuestra confianza en uno u otro.

El intendente Petrecca no pudo mostrarse tan ‘activo’ como cuando su exjefe fue jefe, y porque no contó ahora como entonces, con la maquinaria de trolls y agencias publicitarias a su servicio. Pero sí con los medios tradicionales. No obstante, antes y ahora, siguió en su eje, en la misma línea: apeló al silencio, escondió sus carencias y culpó a los demás, por aquello que a la ciudad le falta.

No hubo en todo este tiempo un norte en su gestión que permitiera pensar qué ciudad quiere y cuál imagina para nosotros. Se ‘reunió’, ‘acompañó’, ‘apoyó’ y ‘proyectó’. Con esa pobreza salió a pedir, una vez más, el voto de ‘confianza’. ¿Qué ciudad quiere? ¿Una industrial, comercial, turística? ¿O solo una que arregle plazas y pinte cordones? ¿Qué futuro imagina? ¿Qué sueña, si es que sueña?

No consensuó con sus adversarios, ni escuchó a los demás. Tuvo ‘cero diálogo’ con sus opositores; no promovió ni una política pública, ni mejoró la vida de los vecinos más necesitados, a los que ninguneó desde su primera hora.

Pablo, el vecino que pasó, en pocos años, de llegar en bicicleta al Concejo a no saludar, que cambió su humilde casa de barrio por casona en calle Italia y su sueldo de contador a contar sus plazos fijos, lo hizo de nuevo. Llegó al fin de otra campaña vacía, sin contenido y nada que mostrar. Imponiendo a su cuñado en el listado de concejales, que dejó el Senado bonaerense sin siquiera una ley que celebrar.

“Es necesario combatir la pobreza”; “Vamos a invertir en educación”; “Siempre estuvimos al lado del que produce”, y frases por el estilo salieron de la boca del intendente y su entorno en todo este tiempo. Hubo algunas que dieron pena, como la que pronunció Luis Bortolato, Director de Turismo, luego que cerraran casi todos los hoteles de la ciudad, pandemia Covid mediante: “somos un destino creciente en el mercado”

Desde el "Síganme, no los voy a defraudar",  “Quien recibió dólares recibirá dólares”; "Pobreza cero", "Volvimos mejores", “Nos pasaron cosas” y tantas más, en el plano local, la gestión del hombre que apeló al “valor de la palabra” tuvo la pobreza discursiva y la carencia de ideas de siempre, y reforzó a viejos slogans marketineros para focalizarse en las cuestiones que le importan.

Como el zorro, que pierde el pelo, pero no las mañas, bajo la consigna de ‘Trabajar por Junín’ escondió una vez más su instinto de supervivencia: conservar su capital político, porque la verdadera disputa no pasa por el modelo de ciudad o por encontrar la solución de los problemas a los vecinos, sino en ver cómo seguir disfrutando las mieles del poder. Y para ese futuro, mejor no decir nada.


 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias