viernes 28 de enero de 2022

LOCALES | 4 dic 2021

MEDIO AMBIENTE

¿Humedales sin tratamiento?

La iniciativa fue parte de la campaña electoral, pero no hay certezas que sea tratada. Las organizaciones ambientalistas afirmaron que no hay intención política de hacerlo y reclaman que ingrese urgente a la agenda del Congreso para que no pierda su estado parlamentario. Su repercusión en Junín, una historia sin final.


Los humedales son áreas que permanecen en condiciones de inundación o con suelo saturado con agua durante períodos considerables de tiempo. Si bien este término engloba una amplia variedad de ecosistemas, todos los humedales comparten una propiedad primordial: el agua es el elemento clave que define sus características físicas, vegetales, animales y sus relaciones. Son fundamentales para el planeta porque son fuentes de agua, mitigan inundaciones y sequías, proveen alimentos y albergan una rica biodiversidad. 

A nivel global, se calcula que los humedales cubren aproximadamente 12,1 millones de km2. Sin embargo, la Perspectiva Mundial sobre los Humedales estima que su extensión ha disminuido rápidamente, con pérdidas del 35 % desde 1970. Las principales presiones sobre los humedales se relacionan con cambios en el uso del suelo (urbanización, deforestación, rellenos, etc.), alteraciones en la dinámica del agua (por extracción, intercepción, desvíos, etc.), extracciones (pesca, maderas, pasturas, etc.).

En nuestro país, los humedales representan aproximadamente el 21% del territorio -600.000 km2-, pero actualmente no cuentan con un marco legal protectorio. En 2020 y a raíz de los incendios que afectaron la región del Delta del Paraná, se presentaron en el Congreso una docena de proyectos para la conservación y uso sostenible de estas áreas.

Hace un año, la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, dirigida por el diputado Leonardo Grosso (FdT), dio dictamen de consenso a un proyecto para proteger los humedales, a partir de la experiencia de las organizaciones y aportes de la comunidad científica.

 

EL PROYECTO

En concreto, la iniciativa establece “presupuestos mínimos de protección ambiental para la preservación, restauración y uso racional y sostenible de los humedales en todo el territorio de la Nación, reconociendo su valor intrínseco y resguardando su integridad ecológica, asegurando los servicios ecosistémicos que éstos brindan”. El texto fue girado a las comisiones de Agricultura y Ganadería, de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios y de Presupuesto y Hacienda, sin embargo, quedó cajoneado.

Organizaciones de la sociedad civil reclamaron a los legisladores su “urgente tratamiento” y solicitaron un plenario de comisiones. A su vez, lanzaron una petición en Change.org, que ya cuenta con más de 660 mil firmas.

ÁREA DE PROTECCIÓN AMBIENTAL 

En el distrito de Junín, los humedales cobraron importancia y tuvieron su polémica cuando se cuestionó que la construcción de la nueva terminal de ómnibus a la vera de la autovía 7 se haya hecho en tierras inundables, cercanas al canal del Salado. Hubo quienes miraron más atrás, cuando se permitió la construcción de un barrio cerrado, el primero en la ciudad también al costado del canal que une las lagunas de Gómez con el carpincho, zonas consideradas sensibles justamente por estar comprendidas en áreas denominadas humedales.

Dentro de la clasificación del código municipal, se estipula el “Área de Protección Ambiental (APA)”, tema tan afecto a declamar desde esta gestión y, al respecto puntualiza que “son los ámbitos territoriales localizados sobre las riberas del Río Salado y el Sistema de Lagunas, sus planicies de inundación y las áreas anegables cuya condición de riesgo ambiental para la localización de población, admite exclusivamente el desarrollo de actividades recreativas, deportivas y de esparcimiento de carácter estacional, compatibles con los ciclos de inundación y que posibiliten la recuperación y aprovechamiento de sus potencialidades como paisaje natural”. 

El desatendido código añade que “estos ámbitos no podrán ser dedicados a usos que impliquen transformación de su destino o naturaleza o lesionen el valor específico de lo que se quiere proteger”. 

Como para demostrar aún más lo que debiera ser la inhabilitación de las obras en el área, el código urbano municipal indica que “sólo se admitirán edificaciones aisladas para usos de equipamiento e infraestructura imprescindible para el funcionamiento de las actividades propias del sector”, ya que, dice sobre estas áreas “se diferencian por su localización con relación a la planta urbana e incluyen el denominado Sector de Reconversión Ambiental”. 

Una vez más quedó demostrado que cuando se quieren “saltar” las normas se “saltan” y quedó demostrado que ‘hay excepciones’: el barrio Costa Verde, las incontables edificaciones camino a la laguna y la terminal de ómnibus entre otras, son ejemplo de ello.

Resulta interesante conocer que los humedales desempeñan un papel importante en el control de las inundaciones como las que ciclo tas ciclo afectan el distrito. Pueden actuar como esponjas, al absorber el agua de las lluvias y las crecientes de los ríos, y permitir que se filtre más lentamente a través del suelo y la vegetación, reduciendo con ello la velocidad y el volumen del agua que fluye aguas abajo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias