viernes 28 de enero de 2022

LOCALES | 6 dic 2021

institución educativa

Grave denuncia sobre fiestas en el Colegio San José y una familia con Covid

La semana pasada se organizó el festejo del UUD (último último día) de los alumnos de 6° año y concurrió una familia que dio positivo en Covid, pero no se informó y continuaron las actividades.


TAGS: FIESTA

Grave denuncia de una persona allegada al Colegio San José, enviada a SEMANARIO, sobre la falta de cuidados de prevención del Covid, tras conocerse que una familia que concurrió a una fiesta dio positivo.

La comunidad educativa celebró el martes pasado el UUD (último último día) de los alumnos de 6° año secundario, y las actividades continuaron en forma habitual pese a que una familia que compartió la actividad, diera positivo en los correspondientes tests.

La denuncia recibida por SEMANARIO también da cuenta de otro festejo ocurrido en el mes de agosto, para celebrar cumpleaños de directivos de la institución educativa, cuando aún estas reuniones no estaban habilitadas.

El texto es el siguiente:

“¡Lo Hicieron Otra Vez! ¡Y nos ponen en peligro!

Les quiero contar una situación irregular respecto al manejo de la pandemia que viene ocurriendo por parte de quienes dirigen el Colegio San José de nuestra ciudad

Quienes están a la cabeza de la institución, en el mes de agosto, cuando teníamos protocolos claros sobre reuniones sociales, familiares y cantidad de participantes; y los chichos concurrían al colegio en burbujas, algunos cursos en 2 burbujas (una cada semana) y otros en 3 burbujas por la cantidad de alumnos (o sea cada 15 días), desde la secretaria de la escuela se invita a un cumpleaños sorpresa de 60 años de la directora y de la vice directora en el gimnasio del establecimiento a todo el personal de nivel, 70 personas aproximadamente, en donde la invitación virtual que llegó decía claramente que no se podía sacar y subir fotografías a las redes.

Quienes están a cargo de la institución invitaban a su personal a una fiesta que NO SE PODÍA REALIZAR, por eso estaba prohibido sacar fotos y desparramarlas. Estando en la escuela, lugar donde se hizo la fiesta, fuera del horario escolar, las representantes legales se ocuparon cuidadamente de que los teléfonos personales no tomaran fotografías.

Este festejo a fines de agosto fue una falta de respeto. Esa fiesta secreta, que muchos sabemos que se realizó (personal y familias), es una gran desconsideración a las familias de los chicos y a los chicos, alumnos de la escuela, que no los podían concurrir normalmente a clases y a los padres que reclamaba a la dirección en ese momento que todos los alumnos pudieran regresar a las aulas normalmente (ya que en otros colegios de la ciudad concurría todo el curso); y falta de respeto al  personal docente que con gran esfuerzo tenía que dar clases simultaneas en la presencialidad y en la virtualidad. Como en la quinta de olivos, también un colegio católico que debería dar el ejemplo hizo su fiesta clandestina.

En estos días vuelve a suceder una situación peor. El día martes la escuela realiza el UUD (Último ultimo día de clases), para despedir a la promoción 2021, con un desayuno. Para tal fin los directivos invitaron a los alumnos de 6to años y sus familias, y al personal docente a una jornada recreativa de desayuno que se realizó el martes 30 de noviembre por la mañana en el gimnasio del colegio.

A esa invitación que el colegio hace a desayunar concurre una Familia (de una egresada) que el día jueves 2 de diciembre da resultado COVID positivo.

El colegio, teniendo la información de lo que sucedía, no aplicó el protocolo de contacto estrecho, por haber sido el martes la institución un posible foco en donde la pandemia pueda seguir propagándose en nuestra ciudad. Las autoridades del colegio son informadas el mismo jueves de los PCR  positivos y las mismas no aplicaron protocolos vigentes ni informaron al personal de lo sucedido.

Y esto se agrava, porque el viernes 3 por la noche nuevamente se convocó desde el equipo directivo de la escuela a una cena de fin de año en el salón de fiestas el Bulevar de nuestra ciudad, en donde muchos del personal del colegio era contacto estrecho de la familia con COVID que el martes estuvieron juntos más de 3 horas en el establecimiento sin barbijo y sin ningún tipo de cuidados.

Este no cuidado nos preocupa, esto de tener la información y no comunicarla, esto de no asumir responsabilidades y aplicar protocolos vigentes que son claros. Estamos en tiempos difíciles y un colegio católico que debería marcar el camino del respeto, la verdad, el cuidado del otro, promueve acciones que nos ponen a todos en peligro.

Entonces me vuelvo a preguntar, ¿en quién confiamos la educación de nuestros hijos? Si esto mismo lo HICIERON OTRA VEZ!!!! Y nos ponen en peligro!!!”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias