viernes 28 de enero de 2022

BONAERENSES | 14 ene 2022

sin controles

"Churros macristas" en Pinamar: un negocio millonario

El monopolio de la venta de churros en las playas de Pinamar tiene el aval público del intendente Martín Yeza.


TAGS: NEGOCIO

La venta de "churros macristas" en Pinamar es un negocio redondo, porque detrás de lo que sucedió con el churrero este jueves quedó claro cómo se maneja el intendente Martín Yeza, defendiendo el monopolio total de una churrería.

Empleados municipales quisieron sacarle los churros a un vendedor y la excusa fue que "no estaba autorizado", bromatología y demás inventos del intendente macrista Yeza.

Lo cierto, es que en Pinamar nadie controla nada, solo lo que al intendente le interesa, como el monopolio de los churros: disfrazados hasta con diferentes nombres, todos saben en esa ciudad costera cuáles son los churros que se pueden vender en la playa.

A decir verdad, Martín Yeza no es de los que más quieren a los churros, porque es un alimento barato, nacional y popular, aunque ahora los precios estén por las nubes.

Tanto es así, que si fuera por el intendente no se venderían churros en la playa para no molestar a los empresarios amigos que quieren descansar bajo el sol.

Según Martín Yeza hay una churrería, casualmente la que tendría el monopolio total de la venta de churros en la playa, con "todas las condiciones" para poder vender de manera ambulante.

QUIÉN ES YEZA

Martín Yeza es el intendente de PInamar, de Juntos por el Cambio, y está siendo parte de una investigación, a cargo del juez Martín Bava, por un caso de robo de Tarjetas Alimentar, y el mismo magistrado también impulsa una segunda parte de esa investigación por la presunta malversación de fondos del Estado.

NEGOCIO DE LOS CHURROS

Los churros pasaron a ser objeto de culto en las redes sociales. La irrupción de una cadena que comenzó con un pequeño local en Villa Gesell y se expandió a varios comercios en el Área Metropolitana de Buenos Aires, con sus rellenos que salen del tradicional dulce de leche y pastelera los convirtió en uno de los consumos favoritos.

Según el sitio CNM (Central de Noticias Madariaga), en Pinamar, los churreros de esa marca casi que tienen el monopolio de esta colación salada con relleno generalmente dulce aunque se ofrece con queso roquefort y hasta vitel toné. El precio del local es de $350 la media docena de los más ricos, pero los vendedores en la playa piden mucho más.

"El precio sugerido es el siguiente. 60 pesos cada uno, 350 la media y 600 la docena. Si te quieren cobrar 700, le agradeces y le compras al que sigue. En breve vamos a poner un plastificado obligatorio en las canastas con estos precios", dijeron desde la cadena en Twitter hace unos días ante la queja de un usuario al que le querían cobrar el churro a "precio blue".

EL CHURRO BLUE

CNM realizó un sondeo en las últimas horas para aquellos turistas que bajan a la arena desprovistos completamente de víveres. Algunos valores varían según el horario, también según la zona o si se compran en bares de balnearios o a vendedores ambulantes.

Los churros cambian de precio del local a la arena. De acuerdo a esfuerzo del vendedor eleva su precio de manera exponencial. Según el momento del día los comercializan a $600 u $800 la media docena.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias