miércoles 18 de mayo de 2022

LOCALES | 27 ene 2022

NOTA DE TAPA

Otro freno a la Terminal

La empresa que estaba encargada de hacer los accesos en Circunvalación y RN7 levantó las máquinas y la estructura que trajo y sólo quedaron los caños. Los trabajos interiores no se llevaron a cabo a pesar de un acuerdo firmado hace exactamente un año con el fallecido ministro de Transporte Mario Meoni.


El grado de ineficiencia y relato de la gestión Petrecca ya llega a límites inadmisibles. SEMANARIO se refirió en la pasada edición a las promesas que llevan seis años respecto al espigón del Parque Natural Laguna de Gómez, cerrado desde enero 2016. En esta oportunidad se trata de la “interminable” obra destinada al transporte de media y larga distancia, iniciada en 2013 por el exintendente Mario Meoni, de donde llamativamente esta semana se retiraron las máquinas y el obrador completo que había llegado para unir la obra con la avenida de Circunvalación y la RN 7.

Como si se tratara de un acto de magia, de repente desaparecieron los cinco vehículos, entre ellos palas cargadoras, niveladoras del terreno y aplanadoras, junto a un equipo para rodante destinado a la permanencia de los empleados. Sólo quedó el baño como mudo testigo de otra promesa incumplida por la gestión petrequista.

Es que precisamente hace unos pocos días, en declaraciones al diario Democracia, el titular de Obras Públicas municipal, Marcelo Balestrasse, confeccionista de los mayores relatos junto a su jefe Pablo Petrecca, se refería a las obras en la terminal indicando que había dos partes para finalizar: una de interiores que "está ejecutándose y ya tiene un avance del 4 o 5% (desde hace un año), y no se va a parar hasta que termine", y otra sobre el  ingreso que –dijo- "arrancaron los trabajos preliminares en el acceso. Las dos rotondas, una sobre la Circunvalación y otra adentro, estacionamientos para micros que vienen al complejo deportivo, accesos diferenciados, senda peatonal para que la gente que venga caminando de la ciudad pueda cruzar, iluminación, parquización, desagües pluviales, cartelería vial”, lo cual es una verdadera falacia porque sólo cabe pasar por el frente para notar el más profundo abandono. Otra vez.

HISTORIA RECIENTE

Hace un año, exactamente el 15 de enero de 2021, Mario Meoni ya como ministro de Transporte de la Nación, y Pablo Petrecca, firmaron un convenio para darle un cierre a la “obra más larga de la historia juninense”.

Para ello se adjudicaron 120 millones de pesos para cerrar el ciclo de la infraestructura y otros 150 millones que estuvieron disponibles hace aproximadamente tres meses tras la gestión del director regional de Vialidad Nacional, Patricio García, para unir la edificación con la Ruta 7 y la Circunvalación.

De lo que faltaba realizar en el interior de la infraestructura Meoni rubricó el convenio con Petrecca para dotarla de equipamiento, conectividad, mejorar la potenciación eléctrica, que tenga aire acondicionado, calefacción, que sea un lugar cálido, pero también permitiendo que el sistema comercial y de servicios de la ciudad mejore.

Se debían realizar, de acuerdo al programa arquitectónico de la cartera de Transporte, tareas de adecuación para cumplir con los lineamientos obligatorios como señalética, solados hápticos para brindar orientación a las personas con discapacidad visual, ciclovías, bicicleteros y guardería de bicicletas, box de lactancia y cambiadores de bebé, una unidad territorial para la atención y prevención de situaciones de violencia de género y una sala de primeros auxilios. Asimismo, se instalarían módulos de carga de tarjeta SUBE, paneles solares, cajeros automáticos

Desde esa fecha a la actualidad se cumplió menos de un 5%, cuando la intención de Meoni era que la obra finalizara a mitad de año y fuera inaugurada antes del fin de 2021.

Lo mismo dijo del Paso bajo nivel, una obra de más de mil millones de pesos, que también sigue detenida y no termina de arrancar desde hace al menos seis meses.

Respecto a las canales de acceso desde la circunvalación y la ruta “los trabajos los realizará el municipio de Junín, a través del financiamiento por parte de Vialidad nacional, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, organismo que está a cargo de Gabriel Katopodis”, explicaba García en septiembre del año pasado.

Después del contrato firmado en noviembre de 2013, la empresa encargada de construir la nueva terminal de ómnibus de Junín tenía 18 meses para terminar la obra.

Desde ese entonces han pasado más de ocho años y en los últimos seis gobernados por Petrecca los “palos en rueda” para su prosecución han sido permanentes.

Eso se agravó aún más tras el fallecimiento de Meoni, un suceso que aprovechó el actual intendente para borrar con el codo lo que había escrito con la mano.

Leer las crónicas de enero de 2021 causa espanto. En ellas, un Petrecca exultante decía: “finalmente, y felizmente, luego de tantas idas y vueltas, y discusiones que han quedado en el pasado, podemos conseguir los fondos para terminar esta obra tan importante para Junín y localidades de la Región”.

“Cuando me enteré que el ex intendente Mario Meoni había sido designado al frente del ministerio de Transporte lo primero que hice fue felicitarlo y, lo segundo, fue pedirle una reunión. Y allí definimos una agenda en conjunto y trabajar por el amor en común que tenemos que es la ciudad de Junín y los vecinos”.

"En lo particular considero que este día es trascendental porque constituye una muestra de madurez política, ya que cualquier diferencia que podamos tener fue dejada de lado para el beneficio de la sociedad en su conjunto y ese es el camino que debemos recorrer”, puntualizaba el intendente que hoy no explica el por qué el obrador que tenía a cargo terminar con un anhelo de más de ocho años para la ciudad, desapareció sin dejar rastros y que ni tampoco se avanzó un ápice después de las firmas de los contratos del año pasado.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias