miércoles 18 de mayo de 2022

HUMOR POLÍTICO | 15 abr 2022

La Página Amarilla

El Reino de Alexia

El monarca más prometedor... con sus disparatadas visitas en el reino. Pasa y enterate qué quiere hacer...


TAGS: ALEXIA

Los años pasaron desde que Alexia decidió clausurar la escollera de su laguna real. 6 años. Tal su costumbre, vociferó, se lamentó y culpó a todos los que pudo hasta que, Sir Kichi, a quien tanto critica y acusa de discriminador, le puso los acres para que la vuelva a la vida. Su Concejo que boconea aprobó la licitación realizada, y finalmente se avanzará en la reconstrucción del espigón.

En este tiempo, no fue el único cable que Sir Kichi le tiró. El Reino Provincial ya mandó  no una, sino varias manos, que le sirvieron al reino para la finalización de obras que parece Alexia olvidó, y mandará otra millonada para que el fulano amarillo ejecute obras de senderos, calles olvidadas y otras más, prometidas hace añares. Este combo es una muestra más que hace caer de maduro los dichos del fulano y pone blanco sobre negro que Alexia lleva años y años sin hacer ninguna obra en su pago chico y haciendo la plancha sin ningún disimulo.

Bueno, no hay que ser tampoco tan desagradecidos con los recuerdos, porque en todo este tiempo, algo hizo. Por ejemplo, la península de los Enamorados,  un montón de palos y trapos que sirvió para que unos amigotes posaran para el retrato al atardecer en la laguna del reino.  

Alexia dejó de ser un rey de pacotilla para convertirse en “campeón de las promesas”. Cuenta cada obra que promete y nunca hace, muy suelto de cuerpo como si su reino fuera el mejor de los mundos, y él, el mejor de los gobernantes.

El pasado 9 de enero se cumplieron seis años del olvido del “ícono” del reino lagunar, y tuvo que ser el Gobierno Real Provincial el encargado de salir a financiar su reconstrucción. Cualquier monarca festejaría el aniversario  de la obra; Alexia no, solo aparece para recordar una nueva promesa, de otra vieja, y no cumplida.

En el reino de Alexia brillan por su ausencia todas las obras prometidas. No hay terminal, se olvidó del Aeródromo, del autódromo y tantas otras perlas perdidas del reino que alguna vez supo cobijar el reino.

Su última intervención, fue volver al ruedo a la vieja usanza pre-electoral. Recorrer con mucha pompa y poco brillo, algunos vecinos afines para asegurarles que sus calles de tierra pronto tendrán mejor vida y serán de relucientes adoquines. A la vuelta de sus sonrisas, a escasos metros, los de las afueras le gritan a los cuatro vientos que por ahí esperan, aunque sea y de vez en cuando, una máquina que les permita que su calle deje de ser un lodazal cada vez que caen cuatro gotas. Pero Alexia nunca llega. Bueno, a tono con un gobierno de pacotilla, avanza a pura promesa para unos pocos y a mucho retrato, pensando en los días para tomarse el palo. Y con una imagen que lo muestre ganador, ocultando y ninguneando a los que hace rato dejó de darles bola.

Como si vivieran en otro reino. Bueno, debe ser así, porque nunca los registró.


PetrEgo

A PetrEgo le empezaron a arder las orejas. Era hora que empezaran a ponerle los puntos con sus mentiras. Ya cansó la cantinela de la la ausencia de obras por culpa de otros y hacerse el gil con la propia ineptitud. PetrEgo, ex socio del Capitán Reposera y Mariú la ahora porteña espiadora, ya se diplomó como campeón de las promesas. Dijo, anunció y volvió a contar que todo este sacrificio es gracias a su gestión. ¡A su gestión! Es increíble, y por eso era hora que alguien saliera a marcarle la cancha.

Suerte que el espejo no miente y muestra que nunca fue rubio, alto ni ojos celestes. La verdad es la realidad y ya quedó atrás el tiempo de mentiras. Hay que sacarse la careta, míster. Seis años sin una mísera obra es una vida para un mundo lleno de carencias. Deje de culpar a los pocos que le tiran un cable y asuma que desde hace añares los vecinos de Ciudad Fría esperan sus promesas: terminal, aeródromo, autódromo, zona logística, viviendas, pavimento… ¡ciclovías! (¡ni siquiera eso empezó!)…por eso, deje de echar culpas al gobierno  por el no envío de fondos cuando se sabe que el dinero llega, y se desconoce cuándo tomará el coraje para contar en que lo emplea.

Dele, por una vez, póngase los largos PetrEgo, termine las obras que se las dejaron en bandeja para cortar las cintas. Le quedaron ordenaditas, listas para hacer.

¿O reconocerlo sería asumir su ineptitud? ¡Ah, era eso, hubiera empezado por ahí!


Te contamos todo lo QUE NO HICIMOS esta semana

*) Una obra. Pero anunciamos 3 cuadras de asfalto. Bueno, para dos o tres años, es bastante.

*) Versear con algo distinto. Todavía tenemos terminal, espigón, cordón cuneta.

*) Criticarlo a Axel. Está por mandarnos la torta.

*) Criticarlo a Alberto. A ver si le sopla a Axel y nos sopla la torta.

*) Dejar de rezar para que Axel nos mande la torta

*) Después sí, decir que todo fue obra nuestra.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias