lunes 22 de abril de 2024

LOCALES | 21 abr 2022

SALUD - CLINICA IMEC

Entre Dios y el Diablo

La Clínica IMEC está inmersa en una puja que va más allá de lo mediático, tal como lo quieren mostrar sus directivos. Desde hace tiempo acarrea problemas para brindar servicios y las mejoras prometidas se demoran. Para algunos es el final y para otros la resurrección. Crónica no autorizada de un ex ícono de la salud en Junín.


Hace más de tres décadas, el Instituto Médico de la Comunidad (IMEC) mostraba calidad y al mismo tiempo prestigio, coronándose como uno de los pilares de la salud privada, que a nivel local sería acompañada de otros emprendimientos importantes, incluso de mayor calibre para ubicar a nuestra ciudad en el polo regional de la atención sanitaria en el que se convirtió.

Sin embargo, IMEC, debido a distintos inconvenientes, a lo largo de su gestión terminó rezagando aquellos inicios y perdió terreno hasta -incluso- desaparecer temporariamente.

El golpe de gracia se lo dio la pandemia del COVID que la dejó sin atención de terapia intensiva por enfermedad del personal y luego terminó cerrando las puertas, ahogada por las carencias humanas y económicas.

Unas 40 camas quedaron fuera de juego durante el primer trimestre de 2021 en uno de los tantos peores momentos del ataque del virus y no fue la municipalidad la que preguntó ¿qué necesitan?, sino el PAMI de Luana Volnovich que firmó un convenio por el cual se inyectarían fondos para recuperar en parte el terreno perdido.

El plan no salió como había sido pensado, se necesitaba mucho más de lo que se creyó para sortear las dificultades que venían de años atrás y los “celos profesionales” propios de la idiosincrasia juninense ya empezaban a preguntarse: “¿por qué a ellos y no a nosotros?”.

La clínica reabrió en marzo del año pasado, pero no pudieron liberarse de los vicios enquistados. Había para pagar la luz y los sueldos, pero no para recomponer la infraestructura que alguna vez brilló y hoy en algunos sectores parece una foto de una película de terror.

Al mismo tiempo que el PAMI le iba soltando la mano porque no cerraban los números, los dueños actuales de la clínica habrían entrado en contacto con posibles inversores interesados en reflotar el complejo asistencial.

Ya sólo con saber de “futuros inversores” se comenzó a preparar el desembarco, pero seguirían los tiempos de zozobra.

DIOS Y EL DIABLO

El recambio no sería fácil y de hecho no lo ha sido. El grupo inversor solicitó antes de cualquier desembolso realizar una auditoría que ya lleva tres meses.

Los que traen buenas noticias aseguran que en 60 a 90 días llegarían los desembolsos para los salvatajes económicos y que IMEC estará nuevamente en marcha bien balanceada. Afirman además que el presente “no es bueno, pero tampoco tan malo” y confían que, en breve, la clínica estará nuevamente en carrera para brindar todo tipo de atención tanto a los privados como a los organismos públicos.

Sin embargo, los que “juegan con el diablo” tienen opiniones diametralmente opuestas.

Justamente, el pasado diciembre el personal afiliado a ATSA inició medidas de fuerza, primero fue una “retención de tareas” y luego un paro por 48 horas con guardias mínimas.

En aquel entonces se reclamaba el pago de parte del mes de noviembre y el aguinaldo respectivo. Finalmente los trabajadores recibieron lo que exigían, la situación quedó lejos de normalizarse y los atrasos en salarios habrían continuado hasta el día de hoy, con renovados reclamos y amenazas gremiales.

En febrero pasado, el abogado Fabián González, cuyo padre –afiliado a IOMA- había fallecido en el nosocomio luego de una breve internación, radicó una denuncia en la fiscalía de Esteban Pedernera para que se investiguen supuestas irregularidades en la clínica IMEC. El afectado enumeraba temas relacionados con la falta de higiene, personal e infraestructura. 

En lo que hace a las condiciones edilicias, González aseguraba que “los inodoros no tenían tapa, no había agua caliente para bañarse, y en días de muchísimo calor no hay aire acondicionado ni ningún tipo de ventilación. Tampoco hay timbres para llamar a la enfermera. Dos habitaciones con residuos que no son levantados habitualmente y bidones de agua que les dan a los pacientes al pleno rayo de sol”.

Desde la fiscalía no volvieron a pronunciarse sobre la cuestión a pesar de que el abogado solicitaba que la clínica “dejara de funcionar” hasta tanto se subsanaran los problemas. Según se supo luego, se habían normalizado algunos de estos hechos, como por ejemplo la recolección de residuos patógenos y algo más de orden y limpieza.

Cuando cambió la conducción del PAMI Junín con la asunción de Andrés Merani en lugar de Mario Scorsetti, el nuevo mandamás no volvió a hacer hincapié en IMEC, y los rumores siguieron girando sobre el presunto grupo inversor y la ansiada “salvación”.

Por esas horas se mencionaba que la clínica no podía atender a los afiliados a la mayor obra social del país, por “falta de insumos”, lo cual es una clara muestra de que la situación sigue siendo irregular en el centro asistencial y que el PAMI, hasta ahora, observa.

Otra de las preocupaciones que se manifestaron en torno al deterioro en la calidad del servicio y según dejaron trascender a SEMANARIO, estaría relacionado con atrasos en los estudios patológicos.

Según explicaron las mismas fuentes, por la falta de pago al laboratorio especializado, no se estarían realizando para su debido proceso las muestras de biopsias de los pacientes, lo cual, de ser así implicaría una enorme responsabilidad ya que dichas muestras podrían sufrir deterioros y serían inutilizadas por el paso del tiempo, debiendo repetir el tratamiento para obtenerlas.

Pero por otra parte, se juega con la angustia de los pacientes que necesitan saber de modo urgente el diagnóstico respectivo, para saber si deben comenzar con algún tipo de terapia en particular.

Tironeos de un lado y de otro que ponen a IMEC entre el cielo y el infierno, más allá de los intereses que haya en el medio, pero que no pueden tener en vilo a una comunidad que requiere del buen servicio asistencial y de una ciudad que pretende ser ejemplo de calidad en atención médica de una amplia región.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias