miércoles 18 de mayo de 2022

LOCALES | 14 may 2022

PANDEMIA COVID

Alerta por la baja vacunación de refuerzo y la vuelta de los contagios

En Junín ya está en marcha de aplicación libre y sin turno previo la cuarta dosis de la vacuna. "Lo ideal sería estar vacunado con tres dosis contra el Covid y también la de la gripe. Con eso y el barbijo vas a pasar un buen invierno", destacó un especialista.


TAGS: CUARTA, VACUNA, COVID

El país registró un aumento de casos de coronavirus en los últimos días, por lo que el infectólogo Hugo Pizzi, integrante del comité que asesora al Gobierno sobre la pandemia, señaló la importancia de que las personas reciban el refuerzo de la tercera dosis y la vacuna contra la gripe.

En Junín, la municipalidad, debido a la baja de casos, brinda un informe semanal y precisamente el martes pasado informó de tres nuevos fallecimientos por lo que se sobrepasó el medio millar de casos, exactamente 502 y la incidencia promedio de contagios diarios de 2,5.

La posta de vacunación local se trasladó al centro de Jubilados de calle Alemania al 150 dejando liberado el salón de la UNNOBA sobre Sarmiento y la intersección con Libertad.

El problema central al día de hoy y cuando la pandemia no ha finalizado, es la falta de compromiso de algunas personas a la hora de completar el calendario de vacunación al menos con la dosis de refuerzo o sea la tercera.

"(El incremento de contagios) Es una gran preocupación, porque cuando empiezan a bajar las temperaturas se cierran las ventanas, la gente se abigarra en las habitaciones y ahí las vías aéreas superiores enganchan cualquier microorganismo que haya", sostuvo Pizzi.

Según advirtió, actualmente "hay un subregistro (de los casos de coronavirus) del que nadie habla".

Ante este contexto, el experto indicó que "lo ideal sería estar vacunado con tres dosis contra el covid y también la de la gripe. Con eso y el barbijo vas a pasar un buen invierno".

Respecto a la campaña de vacunación contra el Sars Cov-2, Pizzi señaló que "hay partidas (de vacunas) que se están venciendo y hay mucha gente que no se ha colocado la segunda o la tercera dosis". Prueba de esa problemática es que "hay muchos lugares que se habían convertido en vacunatorios y tuvieron que cerrar porque no iba gente", aseguró.

CASOS EN AUMENTO

Según los datos aportados por el Ministerio de Salud, los casos de coronavirus a nivel país subieron nuevamente la semana pasada (24 a 30 de abril) respecto de la anterior, aunque en forma muy leve, en tanto que las personas internadas en terapia intensiva y fallecidas continúan descendiendo.

"Si ordenamos los casos por fecha de inicio de síntomas (FIS), que es la mejor manera de ver la evolución, lo que se observa es que este año después del pico de notificados que tuvimos entre el 9 y el 15 de enero, los casos reportados comenzaron a descender hasta la segunda semana de abril y en las últimas dos semanas empezaron a aumentar levemente", dijo el físico e investigador del Conicet Jorge Aliaga.

De acuerdo con los gráficos que Aliaga elabora en base a la información oficial, la semana del 10 al 16 de abril el promedio de casos semanales notificados ordenados por fecha de inicio de síntomas fueron 662, la semana del 17 al 23 pasaron a 854 y la del 24 al 30 de abril a 878.

En algunas jurisdicciones, como la Ciudad de Buenos Aires, la suba de casos es clara en estas últimas semanas, acompañada por el incremento de la positividad (confirmados sobre testeos), que en la última semana llegó al 13,4%.

"Si ordenamos los números de CABA por fecha de inicio de síntomas, la semana pasada (del 24 al 30 de abril) hubo unos 382 casos, casi el doble de lo que se notificaba un mes atrás, aún con el cambio de criterio en el testeo", alertó el especialista.

REFUERZOS Y MÁS

El Ministerio de Salud de la Nación anunció el mes pasado la aplicación del segundo refuerzo (cuarta dosis) al personal de salud, los mayores de 50 años y personas de 12 años o más con inmunocompromiso.

El intervalo entre el primer y el segundo refuerzo (tercera y cuarta dosis) deberá ser mayor a 4 meses.

La mayor parte de la evidencia procede de Israel y muestra que es seguro aplicar una cuarta dosis. Los mayores beneficios se dan en los adultos mayores.

El objetivo es aplicar esta cuarta dosis “lo más rápido posible a las personas que tienen mayor riesgo, para disminuir así la posibilidad de internaciones, complicaciones y fallecimientos”, explicó la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

El segundo refuerzo al esquema de vacunación contra la COVID-19 está destinado, en una primera etapa, a:

-Personal de salud independientemente de la edad

-Personas mayores de 50 años

-Personas de 12 años o más con inmunocompromiso

Es importante destacar que el intervalo entre el primer y el segundo refuerzo (tercera y cuarta dosis) deberá ser mayor a 4 meses.

Y se mantiene la recomendación de esperar 90 días tras el alta de la enfermedad para aplicarse la dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19, aunque ya hayan cumplido 4 meses desde la administración de la tercera dosis.

En el caso de la Provincia de Buenos Aires, el ministerio de Salud anunció que el segundo refuerzo es libre y federal; es decir, sin necesidad de pedir un turno previamente y podrán vacunarse también los que vivan afuera de del territorio bonaerense y que por algún motivo se encuentren en territorio bonaerense.

EFECTIVIDAD DE LA CUARTA

La decisión de la Conain de recomendar un segundo refuerzo se basa en la evidencia sobre la disminución de la efectividad de las vacunas a lo largo del tiempo y el impacto de una segunda dosis de refuerzo en distintos grupos poblacionales, según el memorándum de la cartera sanitaria. “El segundo refuerzo se ve asociado a un incremento de la respuesta inmune, la disminución de la internación y de la mortalidad por COVID-19”, explicaron.

La mayor parte de la evidencia sobre la cuarta dosis procede de Israel. Este país fue pionero ofreciendo ya en diciembre último una segunda dosis de refuerzo a los mayores de 60 años y profesionales sanitarios que habían recibido la tercera al menos 4 meses antes.

Durante el periodo de Ómicron, los datos del mundo real recogidos de los registros médicos electrónicos en Israel -y resumidos en estudio aún no publicado en una revista científica- mostraron que las personas de 60 a 100 años tenían una probabilidad significativamente menor de morir por COVID-19 si recibían una segunda dosis de refuerzo en comparación con los inmunizados con sólo 3 dosis.

Otro estudio realizado entre 1,2 millones de israelíes de 60 años o más estimó la eficacia de la cuarta dosis contra la infección por SARS-CoV-2 y la enfermedad grave por COVID19.

Los resultados mostraron una tasa 2 veces menor de infección y una tasa 3,5 veces menor de COVID-19 grave en adultos de este grupo etario en la cuarta semana después de recibir una cuarta dosis en comparación con los adultos que recibieron una tercera dosis más de cuatro meses antes. Pero la protección frente a infección parece desvanecerse rápidamente y la protección frente a enfermedad grave se ha seguido sólo 6 semanas.

Un segundo estudio israelí en trabajadores sanitarios (sin población anciana o vulnerable), sugiere una baja efectividad adicional frente a infección de la cuarta dosis respecto a la tercera. Los autores concluyeron que “una cuarta dosis de vacuna en trabajadores sanitarios jóvenes y sanos puede tener solo beneficios marginales”. Es importante remarcar que en ninguno de los estudios se detectaron problemas de seguridad con la cuarta dosis.

Para los especialistas “la cuarta dosis está recomendada en la Argentina básicamente para el personal de salud, personas mayores de 50 años y los mayores de 12 años con inmunocompromiso. La estrategia es correcta, obviamente a partir de los 4 meses de dada la tercera dosis. ¿Por qué es esto? Porque sabemos que a los 3 o 4 meses comienzan a bajar un poquito los anticuerpos neutralizantes, que son los que previenen la infección”.

Además de avanzar con la cuarta dosis, es necesario que más personas se apliquen la tercera dosis. Los datos del Ministerio de Salud de la Nación muestran que aún restan vacunar a 14 millones de personas con la primera dosis de refuerzo.

“La tercera dosis es necesaria por si tenemos una ola con Ómicron. De hecho, hay que ver como sigue Ciudad de Buenos Aires pero ese descanso ininterrumpido de casos se ha detenido y hemos empezado a detectar una subvariante de Ómicron que es la BA.2 que sabemos que es un 20% más contagiosa que la BA.1. Es muy importante avanzar con las terceras y cuartas dosis”, puntualizaron los expertos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias