lunes 27 de junio de 2022

OPINIÓN | 11 jun 2022

MIRADA EXTREMA

La ley y el orden

Escribe Andrés ‘Tato’ Rissolo.


Habrá más cámaras en las esquinas para controlar que se respeten los semáforos. Controlar el histórico caos vehicular es la premisa. Sin embargo, el trasfondo, también es recaudatorio. “Algunos van a salir a decir que esto es recaudatorio, pero si la gente respeta las normas no se va a recaudar nada”. La declaración, per se, es un oxímoron. El correctivo es recaudatorio, y la instalación de las cámaras también son para trabajos de seguridad.

La acción punitiva de la Municipalidad de Junín se mimetiza con las sanciones aplicadas por la provincia de Buenos Aires en infracciones ocurridas en otras localidades, que traba cualquier tipo de rehabilitaciones o trámites del automotor, si la multa no fue pagada. El operar punitivo se estaría combinando con una silenciosa acción de inteligencia interna. El acto punitivo de cobrar multas ha sido seleccionado para aquellos ciudadanos que transgreden las ordenanzas viales por sobre una reparación social o curso de capacitación.

La pena se condona con el pago de una tarifa prefijada en moneda de circulación corriente. De esta manera el municipio reúne dividendos para sus arcas. En tanto la circulación vial en la ciudad es un caos con orígenes remotos y que se profundiza con el correr de las horas.

Por un lado, la titular del Centro de Referencia de Desarrollo de la Nación, Paola Rizzo, se refirió a los números de la pobreza en nuestro país y dio cuenta de lo que sucede en el ámbito local. Expresó que “hay cosas que van más allá de la canasta básica de alimentos, hay aspectos que hacen también a la calidad de vida de una persona. Pero hay otras necesidades que también se tienen que atender porque hay familias que no pueden resolverlas debido a la imposibilidad económica”.

Juntos y revueltos. La pobreza y el caos vehicular se manifiestan en la sociedad como causa y efecto de viejos males que se profundizan. La falta de respeto a las normas preexitentes. La falta de cascos o documentación, (entre otras infracciones) conllevan al retiro de las unidades y únicos métodos de locomoción de esas personas que atiborran los depósitos.

Mientras que el sector menos pudiente suele transitar tres o cuatro personas en un ciclomotor de baja cilindrad, por la misma vía integrantes del sector más pudiente transitan en diferentes coches de alta gamma las avenidas y calles de la ciudad, con variación de velocidades. 

Esto ocurre desde hace mucho tiempo, y si bien la mayor cantidad de accidentes los protagonizan las motos de baja cilindrada y los autos, los conductores de autos tienen un especial cuidado con las “motitos”. Una especial desaprensión hacia los peatones, especialmente ancianos, mamás con sus bebes, o toda otra persona que cruza por la senda peatonal, por la esquina, donde tienen la prioridad absoluta de paso. La ignorancia de las normas, y la rebeldía ante ella, pauperizan el sistema vial.

Pero las cámaras también estarían trabajando en función de la seguridad con el programa de reconocimiento facial de las personas, que sería el mismo que usa, casualmente, la ciudad autónoma de Buenos Aires. Con ellas tratarían de identificar la llegada y circulación de personas ajenas a la ciudad.

El Sistema de Reconocimiento Facial Digital, es una tecnología que permite localizar y detener a personas prófugas mediante la detección de rostros a través de las cámaras de video-vigilancia que están ubicadas en distintas calles. “Realmente es un avance enorme, es la tecnología de punta que se está usando en el mundo, es lo mejor que hay y lo estamos incorporando en la Ciudad de Buenos Aires”, dijo Rodríguez Larreta en el momento de poner el sistema en marcha en CABA.

“En lo poco que va de esta mañana, ya se identificaron 11 casos, de los cuales 7 pudieron ser detenidos e identificados y puestos a disposición de la Justicia.  Realmente es un avance enorme, es la tecnología de punta que se está usando en el mundo, es lo mejor que hay y lo estamos incorporando en la Ciudad de Buenos Aires”, añadió Larreta.

Y la pregunta que se impone: ¿entre las facultades del Estado Municipal está realmente la de hacer inteligencia interna?  No obstante, el funcionario municipal Mario Olmedo dijo que el objetivo “específico” es el de reducir la cantidad de accidentes de tránsito en sectores específicos de la ciudad.

Durante el gobierno municipal de Mario Meoni, una afamada empresa nacional llegó a la cuidad para realizar un relevamiento del modo de vida. El informe fue lapidario sobre la conducción del tránsito en la ciudad, que llevó a los directivos de la firma a optar por la negativa en sus intenciones por instalar la planta fabril. “La ‘violencia’ (sic) comprobada  da un signo no apto para intensiones de la empresa”, destacaba el memorándum.

“Estamos trabajando desde hace tiempo en esto, en la prevención y en la reducción de accidentes con distintos enfoques y herramientas. Empezamos con tareas de prevención, con el Programa Voy Seguro, yendo a las escuelas de Junín y de las localidades del Partido. También mejoramos las infraestructura vial, sumamos los colectivos, trabajamos con el Foro de Seguridad Vial”, dijo Olmedo a medios de prensa local.

En concatenación a lo expuesto Pablo Fernández, oficial responsable de la Estación policial de nuestra ciudad, dijo a la prensa que no se descarta que en el corto plazo Junín pueda tener una nueva comisaría. Las declaraciones del funcionario policial se dieron en el marco de un análisis que realizó acerca de la evolución del delito.

“Nosotros trabajamos con el mapa del delito y vamos volcando los recursos de acuerdo a las necesidades que vamos teniendo en los distintos sectores de la ciudad. Junín, territorialmente, ha crecido mucho y hay barrios que están habitados, con obras en construcción y antes estaban totalmente despoblados”, dijo el funcionario policial.

“Contamos con el trabajo que se hace desde el Centro de Monitoreo. Las cámaras nos permiten controlar áreas. Con el sistema de cuadriculas cubrimos toda la ciudad y en zonas específicas destinamos refuerzos”, indicó.

“En la periferia es donde más tenemos que volcar recursos para prevenir el delito. En cualquier esquina de un barrio nosotros nos podemos poner a hablar con la gente, que nos cuenta las problemáticas y aceptamos esas sugerencias. La seguridad ciudadana habla de que la policía tiene que estar en contacto con el vecino. La visión que tienen ellos sobre sus barrios a nosotros nos sirve para ver cómo asignamos los recursos y dónde los destinamos”, evaluó.

Si la premisa es ser duro con quien infligen la ley y ponen en peligro la vida de sus semejantes es una cosa. En cambio, otro sería el caris, si el municipio estuviera haciendo inteligencia interna. Mientras tanto… aquí, en Junín, hay algo más reconfortante para el almotacén local, Pablo Alexis Petrecca, que conocer a sus súbditos, es la recaudación que todos ellos pagan con los nuevos impuestos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias