domingo 25 de septiembre de 2022

HUMOR POLÍTICO | 6 sep 2022

LA PAGINA AMARILLA

Para "Alexia" todo lo que brilla es oro

A diferencias de otros reyes, Alexia vive en un mundo diferente: para él las obras son propias y los lamentos son ajenos. Alexia hace rato hace la plancha en su laguna, que lo único que tiene son algunos pececitos y bastante humo y no es Caruso. El PetrEgo más inflado que nunca y te contamos "TODO LO QUE NO HICIMOS ESTA SEMANA"


Ajeno a los desboles del reino pero fiel a su estilo, Alexia pasó su semana rodeado de Duques y Condes Amarillos, algunos que vinieron al pago y otros a los que fue a visitar. No dejó pasar la ocasión de rodearse de buenas vibras y buenos mejunjes. Hasta hizo tiempo para manguear una cajita de alfajores a los que catalogó ‘los más ricos del mundo’.

En su pago todo es una maravilla: su laguna está llena de turistas, sus empresas son fantásticas y todo lo que brilla es oro. Eso es lo que dice y repite como loro y por las dudas de provocar algo más que un simple enojo real, ningún sialexista sale a opinar diferente.

Así pasan los días en el reino de Alexia. Contento por los saludos de los infantes y con críticas a las obras que recibe y que según dice, son pocas y discriminadoras. Y como son muy poquitos los que osan contradecirlo, sus dichos quedan como si fueran la verdad.

Pero la verdad de la historia es bien distinta. Alexia hace rato hace la plancha en su laguna, que lo único que tiene son algunos pececitos y bastante humo y no es Caruso. Las obras que hay son ajenas y los rezongos son incomprensibles. Pero hay algo que es cierto y no se esmera en ocultar: hace meses apuntó su naso hacia otros horizontes, personales y bien bonitos y por eso abunda en los retratos con los de su pago y los de afuera.

Es que como el tiempo vuela, y el 2023 está a la vuelta de la esquina, no quiere quedar dando vueltas en el aire. Nada mejor que dar vueltas con los amigos, jueces y entenados, que quedarse buscando compañía. Después se verá si es con el Duque Grandinetti, o el Conde Ritonditus o Larretus Pus, ya habrá tiempo, pero alguno llegará.

Y como el mundo de las capas castiga a quien saca los pies del plato, Alexia para no meter la pata ya se compró la palangana. Y ahí moja los suyos y ofrece a los ajenos, para que ninguno olvide que el fulano podría ser un buen partido.

Como una vieja suegra casamentera que entrega a su hija al mejor postor, Alexia ofrece el sacrificio de su pueblo y lo disfraza según su conveniencia. Les muestra a los de afuera, su gente, los ganadores pero oculta las miserias. No están en su agenda los excluidos, ni los que rezongan, ni menos los que le piden se acuerde con un poco de adoquín, un trabajo y que baje los tributos. En su vida hay unos pocos, los mismos de siempre, los que consideran ganadores, y que sirven a su causa.

Del resto, que se ocupe Magoya, o aquellos a quien critica, que no son su palo ni su problema. El suyo es más chiquito, más acotado: ver qué sillón y que almohadón recibirá su traste, y para eso toda su misión.

 

PetrEgo

Ay PetrEgo, ay, ay….ahí apareció una foto che. Hay tres en ella, son tres y se los conoce. No se puede tapar el sol con las manos. Pero está bueno que se corra el velo y se los exponga para que los discursos se caigan ante los hechos.

Ya se sabe que el médico del pueblo quedó libre de los cargos que le inculparon. Y está bueno que se sepa quienes impulsan algunas cosas y con qué intenciones. Porque hay algunos dirigentes que se golpean el pecho hablando de transparencia, equidad, futuro y desarrollo, mientras por lo bajo tejen telarañas para buscar consolidar espacios y poder, para dar saltos a otros cargos, en lugar de entregarse a otorgar el beneficio de la mejor calidad de vida a terceros, que tanto pregonan.

Son las miserias que tanto critican de los de afuera, las que muestran adentro, y que no debieran quedar escondidas debajo de la alfombra, sino salir a la luz para empezar a construir una sociedad mejor, un futuro mejor.

Ay, PetrEgo, ay. Ahí apareció la foto. Ahí estás, ahí están. Hay que cambiar. Hay que poner las cosas en su lugar y el trabajo en el espacio de las palabras, para construir una ciudad mejor. Para la mayoría, para el bicentenario, distinto. Y empezar a hacerlo hoy.

Sin operetas ni rezongos, con trabajo de verdad.

 

Te contamos todo lo que NO HICIMOS esta semana

*) Seguir con la cantinela de la discriminación. No podemos tapar el sol con las manos.

*) Dejar de mentir con la paralización de las obras, si hace meses que no hacemos una.

*) Pedir una brújula, y encontrar el norte.

*) Dejarnos de reunioncitas y caretaje con algunos y laburar para la ciudad.

*) Colocar los señaladores de calle que prometimos. Ah, ya los pusimos dos veces en el centro. ¿Y en los barrios ninguno? ¿Qué barrios? ¿Hay barrios acá?

*) Aclarar que fue joda eso que íbamos a construir bicisendas y ciclovías. Si nosotros tenemos auto.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias