domingo 25 de septiembre de 2022

LOCALES | 14 sep 2022

NOTA DE TAPA

Inmovilidad urbana: caos callejero

Una nueva y desprolija modificación a la ordenanza de tránsito de Junín mostró la impotencia e incapacidad de los funcionarios a la hora de planificar la ciudad, cuidar a los vecinos y controlar a los camioneros.


Por: Redacción Semanario de Junín

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA N° 322, DEL SÁBADO 10 DE SEPTIEMBRE DE 2022

En la lista de funcionarios que no funcionan, la municipalidad de Junín sumó a la encargada del área que debe mejorar las condiciones del tránsito: Natalia Troncoso se ganó un lugar en el “no sabe-no contesta” en la materia “Movilidad Urbana”.

Esta semana, se votaron en el Concejo Deliberante una serie de modificaciones relacionadas con el tránsito de camiones por la ciudad y el cambio de mano en algunas calles, volviendo algunas de ellas a la doble mano que, si ya era comprometida en décadas pasadas con menor parque automotor, imaginemos ahora.

La falta de capacidad para gestionar algunas áreas, genera estos verdaderos dislates a la hora de elaborar proyectos que intenten mejorar la calidad de vida de los habitantes y terminan en presentaciones bochornosas en el cuerpo deliberativo, como las remarcó el concejal Pablo Petraglia (FdT) cuando el Ejecutivo envió para su tratamiento la Tasa de Acompañamiento (de camiones) y de Acarreo de Vehículos lo cual debe ser tratado con mayores contribuyentes y por lo tanto ambas presentaciones se retiraron del orden del día.

Muchas de las modificaciones fueron cuestionadas, pero algunas terminaron votadas en general por los ediles de uno y otro espacio, aunque desde el bloque del Frente de Todos se opusieron a la imposición de la doble mano en la totalidad de Primera Junta y en avenida Arias desde Narbondo y la prohibición de estacionamiento sobre una mano de Arias. Iniciativas que aprobó el oficialismo ya que tienen mayoría en el recinto y deberán ahora hacerse cargo de semejantes inconsistencias que generarán más costo que beneficio.

En esta audaz imprevisión que llevan a cabo desde el municipio, con el acompañamiento de sus ediles, aparecen modificaciones a la ordenanza de tránsito con inexplicables medidas “retro” como las citadas, volviendo atrás una situación que debiera ir en sentido contrario, ante el aumento constante del parque automotor y de motos, situación ésta que no hace otra cosa que agravar lo alocado que resulta transitar en la ciudad ya que desde hace rato Junín debiera haber dejado de tener calles y avenidas de doble mano, más allá de que deban hacerse algunos cambios temporales próximamente cuando se haga el soterramiento de la avenida Rivadavia a la altura de las vías.

Lo que no logra entenderse es que quien debe ser responsable de la situación no sale del sillón de la oficina siquiera para ver qué pasa “allá afuera”.

Troncoso no atiende los pedidos que, por ejemplo, le hacen llegar los fomentistas preocupados al ver cómo los “milagros existen”en cada barrio debido los motociclistas y automovilistas desaprensivos que pasan a toda velocidad. Troncoso mira la planilla del Excel que tiene en la computadora y al no encontrarse con la ocurrencia de algún accidente fatal, ni siquiera se toma el tiempo de atender el problema, mientras su tarea parece circunscribirse a vender tarjetas SUBE.

Semáforos con falta de sincronización como los de la ruta nacional 7, desde el destacamento hasta Javier Muñiz y sus respectivos ingresos, hacen que la “travesía urbana” se transforme en un corredor peligroso y potencial generador de accidentes. Una accidentología que Troncoso sólo ve desde su laptop, pero no recorre para cerciorarse de cuál es la realidad y entender que la prevención debe ser más importante que la contabilidad de accidentes.

Se suman a este desprecio de la funcionaria, las quejas de los pobladores aledaños a los caminos rurales, un ámbito en el que en automóvil como en camioneta o incluso con las maquinarias rurales, todos parecen ser émulos de los corredores del viejo Turismo Carretera, donde no hay cartelería de ningún tipo y tampoco se conocen las velocidades máximas en las que se debe manejar. Un verdadero “farwest” de la movilidad a tan sólo minutos de la ciudad.

Extenderán la doble mano de calle Arias hasta General Paz.

La funcionaria tampoco se ocupa de advertir en qué situación de abandono se encuentran los reductores de velocidad que ya no prestan ningún tipo de servicio en calles liberadas a las picadas. Tampoco atiende la cartelería y el cúmulo de promesas y mentiras que juntó el intendente Pablo Petrecca en una bolsa en cada campaña electoral y donde se mezclan ciclovías, más semaforización, sendas peatonales y campañas de seguridad vial por doquier.

Troncoso definitivamente no funciona de modo eficiente, ya que espera que ocurran los accidentes para actuar y no lo hace en sentido inverso para poder evitarlos.

Preocupa y mucho, cuando la administración municipal que debe ser la encargada de controlar no lo hace, tal como ocurre en el caso del tránsito de camiones motivo por el cual ahora se dispondrá de “arcos”en las calles para que los vehículos de gran porte no transiten.

Sin embargo, hay controles policiales y de tránsito municipal en cada ingreso a Junín parando a los automovilistas y ni que hablar de aquellos inspectores que se agazapan en algunas cuadras laberínticas del centro para “pescar”a motociclistas sin papeles y seguir acumulando estos vehículos en predios municipales para luego mandarlos a destruir. Un singular sinsentido que sólo puede caber en la mente de funcionarios que, en su espíritu primigenio, buscan literalmente “joderle” la vida al prójimo.

A pesar de que la descripción en la página web del municipio indique que“en la Secretaría de Planeamiento, Movilidad y Obras Públicas trabajamos para contribuir a una mayor calidad de vida de la población mediante el mejoramiento de la infraestructura pública de la ciudad y el partido”. En el área de movilidad urbana del municipio todo parece funcionar del modo descripto o, peor aún, utilizando la técnica de “ensayo y error” para de ese modo seguir perdiendo tiempo precioso para elaborar políticas públicas que permitan transitar tranquilos a todos y cada uno de los habitantes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias