lunes 04 de marzo de 2024

HUMOR POLÍTICO | 18 may 2023

PÁGINA AMARILLA

Alexia con el paso del tiempo y la mentira

Nada mejor que ver el reino y su palacio para determinar qué creció y qué se hundió, donde salió el sol y donde quedó la tormenta. Dónde no se levantó una sola posada y cómo en apenas un par de años, él levantó un palacete y su familia otro. Su verdadera intención fue calzarse la capa, disfrutar de lo lindo, pasarla bomba y aunque todo estalle, encontrar la manera de hacerse el distraído, para seguir con la buena vida. PetrEGO a full y te contamos lo QUE NO HICIMOS ESTA SEMANA


Por: Redacción Semanario de Junín

Mientras el reino avanza como barrilete sin cola, Alexia lo hace a paso firme tras su objetivo. Si bien busca ser el capitán del barco, lo cierto es que lo tiene a la deriva hace bastante tiempo.

En verdad, desde que puso el traste en el sillón de Rivadavia, aunque pudo disimularlo por unos cuantos años, con la cantinela que lo suyo precisaba tiempo, porque su proyecto requería años para desarrollarse, logró su cometido. Porque pasó el tiempo y la mentira quedó al descubierto. Su verdadera intención fue calzarse la capa, disfrutar de lo lindo, pasarla bomba y  aunque todo estalle, encontrar la manera de hacerse el distraído, para seguir con la buena vida.

Nada mejor que ver el reino y su palacio para determinar qué creció y qué se hundió, donde salió el sol y donde quedó la tormenta. Dónde no se levantó una sola posada y cómo en apenas un par de años, él levantó un palacete y su flia otro. En este juego de contrastes, quedó claro que lo que se empeñó en llamar gestión, fue jugarreta y el resultado prometido, se redujo a la propia y no a la que prometió a los de las afueras.

Instaló climatizadores, y hasta carteles de salidas de emergencia en su residencia y ni siquiera puso letreros en los barrios. Se llenó la boca de promesas cada año, mucho más en tiempos pre-electorales, y olvidó rápidamente sus dichos, pasadas esas fechas. Se podría hacer un listado interminable de un modus operandi aprendido de memoria, copiado del libreto que Amarillo I puso en práctica engañando a  todo un reino y replicando sus males cual esquema Ponzi.

El engaño fue de arriba abajo y peor que eso: Alexia no solo fue su fiel discípulo, sino que superó a su maestro, porque cuando los de las afueras se hartaron de ojitos de cielo y lo pusieron patitas a la calle, él se las ingenió para dibujarla de tal modo que despegó del gran jefe, zafó del incendio, y siguió firme en su sillón.

Los cambios que dijo llegarían no pasaron, ni tampoco serán una realidad. Porque su gestión prometió posadas y no hizo, comprometerse con la educación y cerró escuelas; obras y se retrató en calles construidas con dinero ajeno;  multiplicó sus dichos de seguridad y los delincuentes se le ríen en la cara; como éstos, un sinfín de pesares que han hecho del reino, un lugar muy diferente al de años atrás.

Ya no es seguro, ni está lindo, pese a que Alexia repite como loro que sí, que por acá todo es  una maravilla y los que se quejan lo hacen de llenos y porque no lo quieren ni un poquito. Que como él no hay ninguno igual y por eso quiere seguir, con otra oportunidad. Es el mismo que cuando asumió dijo que le daban asco los dirigentes que se atornillaban a un sillón, para robarle los acres a la gente, con períodos interminables, haciendo de la política un espacio personal. Pues bien, aquellas palabras, ahora aplican a él  pero se hace bien el gil, cuando alguno le recuerda esos dichos.

Como el camaleón, ya cambió de color, según su ocasión. Vio luz, entró, y ni loco quiere salir.

PetrEgo

Apremiado por el frente interno que se sacan chispas para ver quién la tiene más larga y por el externo, que desnuda sus falencias de gestión, PetrEgo anda como gato entre la leña, ya en modo desatado, multiplicando su presencia en el territorio para que el  ‘parece que hace’ deje de ser una fantasía y se convierta en realidad. Porque no es que a algún trasnochado se le ocurrió imaginar que PetrEgo está desaparecido, porque la realidad es esa y el sol no se puede tapar con las manos.

No obstante, al doblar el codo y aun sin el caballo del comisario que le asegure cruzar el disco victorioso, PetrEgo salió a jugársela como otras veces: ya empezó a aparecer hasta en la sopa, y con muy poquito simula ser un fulano de acción, cercano a sus vecinos: algunas obras en localidades del partido, olvidadas de siempre, concursos de ideas no vinculantes desoyendo ordenanzas vigentes, y cesiones de lotes  a empresarios amigos, constituyen el combo ‘de las buenas noticias’ del alcalde que quiere seguir en el cargo y apela  a cualquier cosa que suene lindo, sin importar la planificación y todo lo pendiente.

Sin un plan programado, ni obras relevantes a la vista, Ciudad Fría tiene a un Capitán que escoró la nave y sigue asegurando que el puerto del sol está al alcance de la mano. Ahí nomás, como su Bahía de los Enamorados en la Laguna. Un chaperío para una foto: ese es su norte y va aunque chocó varias veces su Titanic, insiste que su barco es el mejor y que por eso él merece seguir al mando. ¡A los botes!

Te contamos todo lo que NO HICIMOS esta semana

*) Copiarlo a Passaglia. Viene complicada la mano.

*) Cortar con los karaokes así Mignacco se queda en casa.

*)  Dejar de usar el auto de la Muni para visitar a Horacio.

*) Dejar de cargar combustible para seguir en campaña.

*) Dejar de usar el despacho para el armado 2023.

*) Dejarnos de joder y ponernos a laburar para los vecinos. Parece que se dieron cuenta.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias