lunes 04 de marzo de 2024

NACIONALES | 21 may 2023

CLIMA

A partir de junio la Argentina afrontará riesgo de inundaciones

Un documento de la FAO, que abreva en varias fuentes de observación y análisis meteológicos, advirtió una probable e “inminente transición” del fenómeno de “La Niña” a “El Niño”, que distribuye efectos climáticos opuestos


“Si bien la lluvia será un bienvenido alivio a productores rurales en la Argentina y en el Cercano Oriente, El Niño puede también inducir inundaciones severas, que podrían ser dañinas para la agricultura y aumentar el riesgo de enfermedades”, dice un reciente documento de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), que analiza las perspectivas climáticas mundiales al cabo de tres años del fenómeno de clima seco conocido como “La Niña”.

El informe también señala que Australia, Brasil y Sudáfrica, grandes productores y exportadores de cereales enfrentan el riesgo opuesto, de sequías, al igual que otros países del centro y el oeste de África, el sudeste asiático y el Caribe.

“El riesgo opuesto, de precipitaciones excesivas, se sostiene para exportadores como la Argentina, Turquía y los Estados Unidos, así como para algunos países de Asia Central”, dice otro pasaje de la publicación, que evalúa las perspectivas climáticas en muy diversas áreas del mundo.

El informe de la FAO abreva en una amplia variedad de fuentes de información y análisis meteorológicos internacionales para evaluar lo que podría seguir tras 3 años de “La Niña”, en particular si retorna el fenómeno conocido como “El Niño”

Un mapa de la actualización grafica con manchas verdes las áreas que a partir de junio podrían afrontar exceso de lluvias y riesgo de inundación, y en amarillo las áreas que enfrentan el riesgo opuesto, de sequías. Buena parte del territorio argentino, incluidas las zonas de mayor producción agrícola, como puede observarse, estarían desde el mes próximo expuestas al riesgo de exceso de agua e inundaciones.

La principal preocupación de la FAO es que tras la “prolongada” presencia de La Niña la transición “probablemente inminente” a El Niño aumente los daños. Sucede, explica, que se trata de un evento meteorológico “que típicamente distribuye patrones climáticos opuestos”. Debido al récord de personas que en el mundo enfrenta “aguda inseguridad alimentaria”, la FAO decidió monitorear las áreas más vulnerables a El Niño.

El informe, completado a fines de abril, parte de una “actualización” del sistema de Información Global y Alerta Temprana sobre Alimentos y Agricultura (GIEWS, por su sigla en inglés), que pronosticó una mayor probabilidad de ocurrencia de “El Niño” a partir de junio, es decir de aquí a unas pocas semanas.

El informe explica que El Niño típicamente ocurre cada dos a siete años, con episodios de “La Niña” y condiciones neutrales en los años intermedios. Catalizado por un calentamiento de las aguas del Pacífico, El Niño tiene gran influencia sobre las temperaturas y los patrones de precipitación en muchas partes del mundo, incluyendo sequías, inundaciones y tormentas”, dice otro pasaje del documento. La “actualización” del sistema GIEWS señala que la “transición” a El Niño ocurrirá en la segunda mitad de este año y tenderá a revertir lo ocurrido durante La Niña.

Las fuentes de ese pronóstico son el Instituto de Investigación Internacional para la Predicción Climática, el Observatorio Lamont-Doherty para la Observación de la Tierra, la Escuela del Clima de la Universidad de Columbia, entre otros centros de seguimiento y anticipación de fenómenos meteorológicos.

Diversos informes del Banco Mundial han expuesto que las inundaciones son el fenómeno climático de mayores efectos económicos (amén de los sociales) para la economía argentina. Uno de ellos, en noviembre de 2022, estimó que en el país pueden provocar pérdidas de USD 1.400 millones anuales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias