martes 25 de junio de 2024

NACIONALES | 17 sep 2023

CIENCIA

El neurocientífico argentino Adolfo García y su equipo ganaron el premio más innovador en Harvard

El Ig Nobel 2023 distinguió a una investigación que reveló las particularidades del cerebro de quienes tienen la habilidad de hablar de forma inversa. El estudio fue realizado por expertos de Argentina y España.


Investigadores liderados por el neurocientífico argentino Adolfo García fueron galardonados por el estudio de las actividades mentales de personas que son expertas en hablar al revés. Junto a otros 9 trabajos, el grupo de científicos de Argentina y España obtuvo el Premios Ig Nobel, que tienen el auspicio de la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, y reconoce los logros que “primero hacen reír y luego pensar”.

Los argentinos García, Sol Fittipaldi, Lucas Sedeño, Agustín Ibáñez, Marcelo Berthier y María José Torres-Prioris y las españolas Diana López-Barroso y Estela Cámara obtuvieron el premio en una ceremonia en línea realizada ayer. El estudio ganador fue publicado en la revista Scientific Reports.

Adolfo García es especialista en neurociencias del lenguaje. Actualmente dirige el Centro de Neurociencias Cognitivas de la Universidad de San Andrés, en la provincia de Buenos Aires, senior Atlantic Fellow del Global Brain Health Institute (Universidad de California, San Francisco), investigador asociado de la Universidad de Santiago de Chile y Presidente de la red de investigación en traducción TREC.

García, dijo al sitio Infobae, que, “si bien sabíamos que había algo de absurdo en este estudio, y que ese tipo de elementos se alinean con el premio Ig Nobel, no imaginamos que pudiera captar este interés. Ha sido una muy grata sorpresa”.

“Estudiamos el cerebro de gente que dedica buenas horas de su vida a hablar al revés. Gracias a ellos, caracterizamos algunos mecanismos biológicos implicados en la capacidad de secuenciar fonemas . De este modo, convertimos un fenómeno lingüístico muy atípico en una vía para entender un mecanismo fundamental del lenguaje cotidiano”, resaltó.

El Premio Ig Nobel destaca investigaciones inusuales pero relevantes que, de otro modo, podrían pasar desapercibidas. Estas investigaciones abordan preguntas curiosas, como por ejemplo, por qué los excrementos de wombat son cuadrados o cuánta saliva produce una persona al día. Desde 1991, aquellos que se dedican a estos temas son honrados en una ceremonia que, aunque solemne, es decididamente no tradicional.

La ceremonia se caracteriza por momentos humorísticos, como aviones de papel lanzados al público y discursos de aceptación interrumpidos por una niña después de exactamente 60 segundos. Sin embargo, detrás de toda la diversión, el objetivo del premio es serio, ya que busca dar una perspectiva alternativa sobre la ciencia y destacar la importancia de investigaciones que a primera vista pueden parecer extrañas. El humor y la simplificación de los temas son herramientas clave para hacer que la ciencia sea accesible y memorable para el público general.

Durante la entrega del premio IgNobel, el doctor García contó cómo se inició la investigación. “Me enteré de que el fotógrafo principal de una revista de la farándula tenía el hábito de hablar al revés”, dijo. Por ejemplo, en vez de decir “viva el tango”, el fotógrafo diría “ognat le aviv”.

Durante largas sesiones fotográficas con modelos, les hablaba al revés, grababa su pronunciación y luego daba vuelta el audio para pasar el rato. El científico García lo entrevistó y confirmó que su habilidad para hablar al revés era excepcional.

Luego descubrió que existía una asociación de hablantes inversos, que se reúnen para conversar mediante frases al revés. De allí surgió un diseño experimental para explorar esta peculiar habilidad.

“Terminamos convocando a varios hablantes inversos y construimos los estímulos más raros de nuestras carreras para que tanto ellos como personas comunes produjeran diversas palabras, frases y oraciones al derecho y al revés”, relató.

El estudio puede resultar llamativo, pero tiene su justificación científica. El habla inversa es “un excelente modelo para estudiar un aspecto esencial del habla humana: la habilidad de secuenciar fonemas (las categorías de sonidos de una lengua)”.

Esa habilidad humana permite diferenciar palabras tales como “caso”, “saco” y “cosa”, una de los principios básicos de la comunicación verbal. “Básicamente, el habla inversa implica cambiar el orden de los fonemas mientras se mantiene su identidad, por lo que las personas que lo practican constantemente deberían tener patrones cerebrales específicos para manejar sus habilidades elevadas de secuenciación de fonemas”, añadió.

Otros premiados por el Ig Nobel 2023

En la categoría Química y Geología, ganó Jan Zalasiewicz, geólogo polaco en la Universidad de Leicester del Reino Unido. Fue “por explicar por qué a muchos científicos les gusta lamer rocas”. Es que las partículas minerales de las rocas se destacan mejor sobre una superficie húmeda que sobre una seca. Por lo que lamerlas facilita su identificación sobre el terreno.

Zalasiewicz siente nostalgia de los tiempos en que los científicos hacían algo más que lamer rocas: cocinaban y, en algunos casos, comían los materiales que estudiaban, señaló en un ensayo para el boletín de la Asociación Paleontológica. “Hemos perdido el arte de reconocer las rocas por su sabor”, lamentó. Describió las creativas técnicas de búsqueda de rocas en el ensayo.

La ceremonia anual de los Ig Nobel va por su 33ª edición y atrae la atención sobre trabajos científicos legítimos que tienen algún aspecto inesperado o humorístico. El jurado concedió en categorías, desde los tradicionales Nobel de Física, Química, Fisiología o Medicina, Literatura y Paz, hasta otros como Salud Pública.

Este año, el premio de salud pública recayó en el urólogo de la Universidad de Stanford Seung-min Park por su invención del “retrete de Stanford”. Es una letrina “inteligente” que puede controlar la salud de una persona analizando su orina y sus heces.

El dispositivo permite analizar la orina en busca de signos de infecciones, diabetes y otras enfermedades. Un sistema de visión por computadora calcula la velocidad y la cantidad de orina liberada; y un sensor identifica a cada usuario en función de las características únicas de su ano.

El premio de literatura se concedió a los investigadores de Francia, Reino Unido, Malasia y Finlandia, que estudian un fenómeno conocido como “jamais vu”. Consiste en que una persona percibe algo familiar como desconocido. Es lo contrario al “déjà vu”. El miembro del equipo Akira O’Connor, neurocientífico de la Universidad de St. Andrews, explicó que es posible recrear esta sensación en un laboratorio haciendo que los sujetos repitan una sola palabra muchas, muchas, muchas, muchas veces, hasta que la palabra empiece a sonar irreconocible.

El equipo de investigadores que ganó este año el Ig Nobel de Medicina examinó las narices de cadáveres humanos para determinar si hay el mismo número de pelos en cada fosa nasal. “La información que necesitábamos no estaba disponible en los textos de anatomía, así que decidimos averiguarlo por nuestra cuenta”, explicó la directora del equipo, Natasha Mesinkovska, dermatóloga de la Universidad de California en Irvine, Estados Unidos.

El estudio podría ayudar a orientar el tratamiento de los pacientes con alopecia, una enfermedad que provoca la caída del cabello. Las personas con alopecia suelen perder el vello nasal, explicó Mesinkovska, lo que las hace vulnerables a alergias e infecciones.

“Nuestra intención de describir los patrones de crecimiento del pelo de la nariz humana puede parecer inusual, pero se originó en la necesidad de comprender mejor el papel que desempeñan como guardianes de primera línea del sistema respiratorio”, dijo la científica a la revista Science.

Otro grupo de investigadores de España con colegas del Reino Unido ganaron el premio IgNobel de Física. Son Enrique Nogueira, Miguel Gilcoto, Esperanza Broullón, Antonio Comesaña, Damien Bouffard, Alberto Naveira Garabato y Beatriz Mouriño-Carballido. Lo que hicieron fue medir hasta qué punto la actividad sexual de las anchoas afecta a la mezcla del agua oceánica. “Es la investigación más sexy de toda mi vida”, afirmó Mouriño-Carballido.

Otra de las investigaciones premiadas fue un estudio que exploraba la reanimación de arañas muertas para utilizarlas como herramientas mecánicas de agarre. En la categoría Educación, reconocieron a un trabajo que sostiene que “el aburrimiento está omnipresente entre los escolares” y defiende que existe una actitud previa que predispone a que se intensifique. “Los estudiantes que esperan que una lección los aburra, posteriormente se sienten más aburridos”.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias