jueves 25 de julio de 2024

LOCALES | 18 sep 2023

NOTA DE TAPA

En modo Papá Noel: Los ricos no pagan

Apareció la retroexcavadora que buscaba SEMANARIO en la edición pasada: estaba en un club de elite de Junín, al cual se la donó la municipalidad con la anuencia del Concejo Deliberante. El mismo club al que hace dos años le regaló un predio lacustre y al que pertenece el secretario de Obras Públicas. En sentido contrario, el oficialismo aprobó una ordenanza para los sectores vulnerables: quienes reciban ayuda de la comuna deberán “pagarla” con horas de trabajo.


Por: Redacción Semanario de Junín

NOTA DE TAPA DE LA EDICIÓN IMPRESA Y EDICIÓN DIGITAL NÚMERO 374 DE SEMANARIO DE JUNÍN. CORRESPONDE A LA SEMANA DEL SÁBADO 9 AL VIERNES 15 DE SEPTIEMBRE DE 2023

Se develó el misterio y la retroexcavadora que buscaba SEMANARIO a través de un artículo publicado en la edición pasada apareció siendo propiedad del Club Náutico Junín, lugar adonde se la había visto que era trasladada la última vez. Todo legal, por cierto,aunque la ética quede relegada, ya que la entidad de élite juninense recibió la donación por parte del Ejecutivo municipal quien elevó una nota al Concejo Deliberante que, de pies juntillas, la aprobó.

Como ocurre con esta gestión de Pablo Petrecca surgen los interrogantes y entre ellos el porqué la máquina estaba en desuso, argumentando que “no había repuestos” para arreglarla, cosa que aparentemente pudo realizar la comisión directiva del club, haciéndose de un patrimonio de decenas de miles de dólares.

Fue un empleado municipal quien informó que la enajenación fue llevada a cabo a través del expediente 4059-2156/2023 y tratado en el recinto el mes de mayo pasado.

Otra inquietud que quedó flotando es acerca de por qué el municipio termina cediendo a un club de elite una máquina que estaba destinada a Obras Sanitarias municipales, que brinda una prestación necesaria en dicha área y que deben proceder a alquilarlas a privados.Al respecto no se brindó información oficial acerca de los sobreprecios que se pagan en el alquiler de maquinarias, algo que también fue informado en el artículo de tapa de la edición del 2 de septiembre pasado por parte de este medio, recordando la nota del portal Real Politik, que había denunciado en 2021 que la gestión de Petrecca estaba pagando costos altísimos por el alquiler del servicio de motoniveladoras, apenas 24 meses después de reconocer que las había adquirido 0 km.

Tampoco quedó claro respecto a si Marcelo Balestrasse, el director de Obras Públicas de la municipalidad de Junín, es asociado a esta institución deportiva que recibió la donación o si simplemente es un allegado a miembros de su comisión directiva.

Esto viene a colación porque hace dos años (también en tiempos electorales, momento en que se activa el cuerpo petrequista), el Club Náutico de Junín recibió otra importante donación, en ese caso se trató de un amplio lote en la costa de la Laguna de Gómez.

El predio en cuestión sería destinado –según lo dijera Petrecca- a “un nuevo espacio para kayaks, canotaje y deportes acuáticos”.

La municipalidad de Junín es la primera del país que vota una ordenanza a favor de que los que reciban ayuda social deban cumplir horas de trabajo precarizado

Incluso sobre el terreno, la municipalidad había llevado a cabo una obra de arte para encauzar el agua, como para que sirviera a los fines anunciados y poder ingresar y egresar las embarcaciones al espejo de agua.Justamente esa tarea había sido realizada con una retroexcavadora municipal que, probablemente, fuera la misma que ahora quedó como propiedad del club y que la necesitaría para darle mantenimiento al flamante sector donado con inmensa generosidad.

CONTRASENTIDO

Mientras que cada dos años, coincidentemente con las elecciones, el Ejecutivo municipal sale en “modo Papá Noel” a realizar donaciones de predios, máquinas y demás elementos a instituciones que en muchos casos no brindan servicios más que a sus asociados y por los cuales éstos pagan una abultada cuota, se denota un fuerte contrasentido en relación a estas acciones, cuando abordamos justamente el tema del hábitat en Junín.

Precisamentela cantidad de vecinos que se inscriben para obtener un lote supera en 10 veceso más las ofertas de éstos, los cuales recién después de siete años de gestión comenzaron a ser ofrecidos en cuentagotas y a pesar de no haber promovido la construcción de siquiera una sola vivienda social. Suficiente motivo para ubicar a Petrecca muy lejos de los estándares logrados en las gestiones de los intendentes anteriores.

Pero puede haber algo todavía peor y que roza los límites de la aporofobia: mientras en nuestra ciudad “Papá Noel” coquetea con los ricos, los sectores más vulnerables y vulnerados de la ciudad son denostados por esta misma gestión municipal, imponiéndoles –ahora- “cargos de trabajo” por la ayuda recibida. 

La municipalidad de Junín es la primera del país que vota una ordenanza a favor de que los que reciban ayuda social deban cumplir horas de trabajo absolutamente precarizado cuyo valor queda a criterio de un funcionario de turno que, por otra parte, forma parte de una pléyade de poca monta que no sólo desconoce las necesidades sociales, sino que se regodea en hacer obsequios que ni siquiera les pertenecen, a su círculo amistoso y elitista.

Es probable que no haya algo más aporofóbico que la ordenanza que votaron los concejales oficialistas para cobrarle a los pobres las cosas que necesiten. Lleva el número 8204 y en lamisma el “Banco de Tareas Comunitarias” tiene por objeto “establecer un sistema solidario, opcional y alternativo y de carácter compensatorio, por el cual las personas que reciban asistencia social del Municipio puedan devolver a la comunidad el beneficio que reciben de la misma, mediante la realización de tareas no remuneradas en solidaridad y a favor de esta última”.

¿Es posible que un gobierno que aprovecha la mayoría en el Concejo Deliberante, para regalar a instituciones afines y con un presupuesto holgado maquinarias, parcelas de costo millonario y otras menudencias, luego tenga el coraje necesario para reclamar un trabajo no remunerado a quienes fueron a pedir una ayuda a la oficina de Desarrollo Social? Si, pasa en Junín, donde a veces, el vergonzoso proceder de sus autoridades se trastoca con la generosidad de algunos vecinos que colaboran desde el anonimato para solventar a comedores y merenderos que hacen lo posible para que niños y adultos desventajados no lo sean aún más.

Comparaciones odiosas, como la que encontramos en una ordenanza de la municipalidad de El Trébol (Santa Fe), donde el municipio propuso la creación del “Programa de Acompañamiento e Inserción Social” (P.A.I.S.) destinado a sectores poblacionales que se encuentren en situación de desventaja o necesidad social dentro de su municipio, pero con un espíritu humano y no mercantilista, tratando de “desarrollar conjuntamente con los destinatarios la construcción de hábitos y costumbres directamente relacionadas al trabajo: Responsabilidad en el cumplimiento tanto de los horarios como de la tarea a la que fueron destinados y actitud frente al trabajo en equipo”.

Fortaleciendo en los beneficiarios “la capacidad de incorporar experiencias en prácticas ocupacionales para mejorar su perfil con el objetivo de acrecentar las posibilidades de inserción en el mercado laboral formal, incluyendo capacitación y formación básica de búsqueda laboral y/o auto-empleo y promoviendo en los destinatarios la finalización de estudios primarios y/o secundarios”.

Esos son programas de desarrollo social donde la mirada profesional de quienes los llevan adelante les otorga real valía y apuestan al conjunto de la sociedad y no buscan de modo solapado que los privilegios sean para los de siempre.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias