martes 25 de junio de 2024

LOCALES | 19 nov 2023

NO TODO ES DINERO

El salario emocional gana terreno en el universo laboral

Una de las fortalezas de cualquier trabajo pasa por la estabilidad, la seguridad y el dinero que se recibe por esa tarea. No obstante, hay variables que pueden ser determinantes y es ‘sentirse bien’ en el ámbito laboral.


Por: Redacción Semanario de Junín

El dinero que se percibe cada mes por una tarea es el salario económico, y lo que antes no se cuestionaba, empezó a tomar otra dimensión en este tiempo, aunque también implique alguna pérdida. Ante la consulta ¿Por qué trabajan? muchos dirán "por dinero". Sin embargo, además del pago, hay otros elementos que suman o restan a la satisfacción laboral y que forman parte de lo que se conoce como "salario emocional".

Todas las retribuciones no económicas que se obtienen por realizar un trabajo son una parte importante de ese concepto, que comenzó a estudiarse hace unos 10 años —en países hispanohablantes antes que en los anglosajones—aunque ahora está empezando a tenerse en cuenta.

La mexicana Marisa Elizundia, especialista en recursos humanos y desarrollo de personas, lleva años investigando esta cuestión, con la que espera crear "un nuevo paradigma laboral que redefina la forma en que pensamos sobre el trabajo”. Es la creadora del Barómetro de Salario Emocional (ESB, por sus siglas en inglés), una herramienta online basada en una investigación científica internacional que mide "aquellos beneficios puramente emocionales que los individuos obtienen del trabajo".

Para la población activa, los factores emocionales que condicionan el trabajo son cada vez más decisivos, especialmente en tiempos de pandemia, donde la sensación de "vivir para trabajar" resulta predominante. Analizar el salario emocional puede ayudar a valorar hasta qué punto satisface realmente un trabajo y qué elementos se deben observar y, si es posible, modificar para encontrar el equilibrio.

El salario emocional no es algo fijo, varía a lo largo de la vida laboral de cada trabajador

¿QUÉ ES EL SALARIO EMOCIONAL?

El salario económico es la base, pero hay que sumar a esa ecuación todo lo demás, es decir todos los elementos que ayudan a crecer personal y profesionalmente. Eso es el salario emocional. Se cree que se invierte un tercio de nuestras vidas en el trabajo y no podemos pensar en ello solo en términos económicos. Sí, trabajás por dinero, pero si le quitás la parte económica, ¿con qué te quedás? ¿Por qué trabajás?, son las preguntas y reflexiones que cada día ganan terreno en el mundo laboral.

El salario emocional reúne todos los elementos que "van a influenciar en las decisiones en el trabajo, cómo cada uno se relaciona y todos sus comportamientos. No es algo fijo, puede cambiar a lo largo del tiempo, y cada uno es un agente muy importante para gestionar activamente su salario emocional y reclamar lo que le falta.

Algunas empresas lo usan su favor para atraer talento o conseguir la lealtad de sus empleados. Y es que no hay nada más improductivo que un empleado infeliz. Pero hay un punto a tener en cuenta: Un salario emocional alto nunca puede compensar un salario económico bajo. A fin de cuentas, si las empresas quieren retener a su mejor talento deben darle la retribución económica adecuada.

El salario emocional es algo que suma al salario económico. Algunos ejemplos de salario emocional, son el horario flexible, los días libres, la guardería en el trabajo, los beneficios sociales, las actividades de voluntariado o los espacios de distracción en la empresa.También hacen parte del salario emocional cosas como el reconocimiento, la capacitación y los planes de formación.

El salario económico es la base, pero hay otros elementos que ayudan a crecer personal y profesionalmente

CÓMO IDENTIFICARLO

Para responder a esta pregunta primero se deben identificar cuáles son los factores del trabajo emocional que resultan más importantes, y si coinciden con los de la empresay que de cierta manera une a la gente que trabaja allí, los aspectos a celebrar de la empresa que tienen mucho que ver con la cultura corporativa.

El segundo ejercicio consiste en, una vez identificados los factores del salario emocional que son más relevantes, describir cómo los pone en práctica tu empresa, cómo se hacen realidad.

Parece una nimiedad en medio de la vorágine laboral, de la necesidad de hacerse de dinero para poder llegar a fin de mes en una economía como la argentina, pero encontrar estas respuestas al universo laboral personal servirá para encontrar mayor satisfacción laboral y a tener más claro por qué se trabaja, más allá del dinero para pagar las cuentas

. Está claro que no siempre se puede elegir, y que muchas veces la necesidad ‘tiene cara de hereje’ pero no son pocos los jóvenes que priorizan estas cuestiones y ya no solo se sienten atraídos por alguna retribución económica que tiene otras cuestiones, que hacen que ese trabajo, no sea todo lo lindo que pinta en un principio.

Como reza el dicho popular, ‘el dinero no es todo, pero como ayuda’ aunque parece que ahora, también tiene otros ítems, que salieron a competirle.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias