martes 20 de febrero de 2024

LOCALES | 18 nov 2023

Balotaje 19N

Hacer o no hacer, esa es la cuestión

Este domingo, se dirimen en el balotaje de las presidenciales, dos modelos políticos. Uno con dificultades preexistentes pero en el que prevalece un Estado presente, el otro, ya planteado en anteriores fracasos como en los ’90, con libertades que por lo general son aprovechadas por agentes privilegiados, ricos y externos. Infinidad de obras a terminar y otro tanto por llevar adelante en la región a partir del año que viene, serán decididas por los votantes.


Por: Semanario de Junín

NOTA DE TAPA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA Y EDICIÓN DIGITAL Nº 384 DE SEMANARIO DE JUNÍN. SEMANA DEL 18 AL 24 DE NOVIEMBRE DE 2023.

Entre los dos candidatos a presidente para el próximo balotaje, Javier Milei y Sergio Massa, respectivamente, quedan en el distrito de Junín poco más de 25.000 votos “sueltos” (incluidos los blancos) que debieran cambiar de manos, nada menos que un 40% del electorado, teniendo en cuenta que no crezca la asistencia.

En ese marco, cada votante deberá elegir entre esas dos boletas y el consabido voto en blanco, teniendo en cuenta su propio parecer.

Sin embargo, las opciones parecen representar conceptos políticos totalmente opuestos, a partir de que unos (Massa) pregonan un Estado presente en materia de derechos, atención de los más necesitados, obras necesarias, mercado más justos, y el otro (Milei) aplicando la “libertad” que termina favoreciendo a los mejor posicionados en la escala social, para que terminen cosechando más privilegios.

 

En Junín, al igual que al resto del país, el neoliberalismo noventoso encarnado por Carlos Menem -presidente- y Domingo Cavallo -ministro de Economía-, provocó un achicamiento que implicó el cierre de los talleres ferroviarios, el final del transporte de pasajeros viarios, desmantelamiento de estaciones y un feroz achicamiento en las dependencias del Estado con el traspaso de la educación al sistema provincial. Privatización de rutas que nunca se mejoraron, libre importación de productos que terminaron con quebrantos de la industria local y desfinanciación de la salud, la educación y la seguridad.

Sin ir más lejos el último gobierno macrista dejó una postal imborrable del centro de Junín con numerosos comercios cerrados y en alquiler por la caída en el consumo producto de tarifazos y pérdida del poder adquisitivo.

Hoy la inflación es un caos que causa una brutal incertidumbre, luego de un período de cuatro años, donde vale reconocer, alguien abrió la “caja de pandora” saliendo de ella pandemia, sequías, guerras y es de esperar, ninguna otra calamidad a futuro.

Uno de los puntos centrales a la hora de elegir candidato se centra también en la obra pública, las que faltan completar en nuestro medio y las que ya están proyectadas.

La gestión de gobierno petrequista, al apoyar al candidato libertario, entra en una contradicción cuando por un lado declama un sinnúmero de obras públicas a futuro sin contar con recursos propios por su mala administración, mientras acompaña a Javier Milei, quien se representa a sí mismo con una motosierra para recortar los gastos de esas mismas obras.

En tanto, bicisendas, espigón, terminal de ómnibus, autopista ruta 7, travesía urbana, asfalto, viviendas, lotes, programa de hábitat, mejoras en salud, educación y seguridad, todos ítems que entran en un cono de sombra para los juninenses.

Un cono que se agiganta cuando se observa el presupuesto 2024 que por estos días llegó al Congreso Nacional a la espera del comienzo del proceso de debate en un contexto marcado por el clima electoral.

En este marco, los trazos gruesos de la iniciativa prevén para la provincia de Buenos Aires millonarias inversiones en obras en diferentes áreas, motivo suficiente para que Junín y la región se vean beneficiados por una serie de obras previstas, algunas en ejecución y que esperan otros avances como el caso de la autovía 7 en su intersección con la ruta provincial N° 65, la denominada ‘Travesía Urbana’ y su conectividad con la nueva terminal y otras obras viales, además de otra importante inversión en el tendido de las líneas del FFCC que precisa una renovación de sus vías en el tramo que va desde Retiro a Palmira, para dotarlo de la competitividad que hoy carece por el estado de las vías.

Algunos de los ítems comprenden una inversión de más de dos mil millones de pesos, como por ejemplo para la autopista Ruta Nacional N° 7 Luján – Junín; otro significativo monto para la construcción de la adecuación de la travesía urbana Junín, en RN N°65, además del correspondiente para aplicar en la transformación en ruta segura del tramo Junín-Vedia de la ruta 7.

Además, se prevé iluminar la intersección de la ruta 188 con la ruta 7 en la zona del puente en inmediaciones de la planta YPF, y varios tramos de repavimentación de la autovía 7, que precisa nueva intervención.

Por otro lado, se aguardan definiciones de Vialidad Nacional para todas las obras pendientes en la ruta 188 en su travesía urbana y también en el acceso que está previsto construir en el acceso al parque industrial existente, como prever el que empieza a levantarse en su cercanía.

EL FERRO ES ESENCIAL

El ferrocarril constituye particularmente para nuestra región un elemento indispensable en el desenvolvimiento turístico, comercial e industrial, sin contar las posibilidades de puestos de trabajo a través del Taller Ministro Meoni.

Pero además, de la aprobación del presupuesto depende que siga adelante la obra del bajo nivel en calle Rivadavia y las vías del San Martín y se espera la culminación de los trabajos en la estación ferroviaria, que tendrá nueva sala de espera, sanitarios nuevos, andenes mejorados y otras reformas acorde al incesante y creciente flujo de pasajeros que experimentó desde la puesta en marcha del servicio diario entre nuestra ciudad y Retiro.

Lo más destacado para los FFCC es el proyecto que iba a presentarse durante un gran acto en el Taller Ministro Mario Meoni, en Junín, y que es la multimillonaria inversión para el sector en caso que llegue a ganar el balotaje el ministro Massa.

Se trata del proyecto de “Reparación Histórica Ferroviaria” que busca crear un fondo de financiamiento de 18mil millones de dólares que permita garantizar una meta de inversión anual del 0,5% del PBI en el sistema ferroviario para dentro de una década.

Actualmente esa cifra se ubica cercana al 0,1%.Los recursos del fondo podrían utilizarse únicamente para la construcción, rehabilitación y renovación de la infraestructura ferroviaria, la compra y reparación de material rodante y tractivo y la innovación tecnológica, tanto en los servicios de pasajeros como de cargas.

El grueso de esta inversión se lo llevará la línea San Martín, sobre la que se plantea la renovación total de vías entre Buenos Aires y Mendoza –incluida en el proyecto de Presupuesto 2024–, que será financiada por la china CRCC y que impactará de lleno en el tramo Retiro-Junín-Mendoza.

Por otro lado, el Presupuesto 2024 presentado por Sergio Massa contempla la ejecución de numerosas inversiones ferroviarias, tanto en material rodante como en infraestructura. Se prevé comprar trenes para la línea Roca y cochemotores para servicios regionales. A su vez, se proyecta dar continuidad a las obras en las líneas Mitre, Roca y Belgrano Sur y comenzar con la demorada modernización del San Martín.

La escasez de material rodante para el segmento de servicios regionales ha complicado la posibilidad de restablecimiento de servicios o ampliación de frecuencias de muchos de ellos, obligando en ocasiones a recurrir a material rodante vetusto o inadecuado para ese tipo de prestaciones. Esta inversión podría imaginar que nuestra zona podría beneficiarse con el esperado servicio regional universitario entre Junín y Pergamino, que ya se encuentra en etapa de estudio para su próxima puesta en marcha.

Pero lo más importante para mejorar específicamente el servicio de larga distancia y que impacta directamente en Junín será la postergada reforma de la infraestructura y que permitirá mejorar los tiempos del servicio.

El Presupuesto para el año que viene volvió a incorporar otro importante proyecto demorado: la renovación de más de 1800 km de vías del Ferrocarril San Martín en el corredor Buenos Aires – Rufino – Rosario – Mendoza.

Si bien la iniciativa apunta al transporte de cargas, también tendría un impacto positivo sobre los servicios de pasajeros de larga distancia, que actualmente corren en la línea (Buenos Aires – Junín y Buenos Aires – Justo Daract/Palmira), cuyos tiempos de viaje no resultan competitivos.

En rigor, tras el balotaje de este domingo se dilucidará si estas obras siguen en pie o si habrá otra mirada con todo lo que hay para hacer y mejorar en la vida de la gente de nuestro distrito y la región.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias