martes 20 de febrero de 2024

NACIONALES | 8 feb 2024

GUILLERMO FERRARO

Renunció, pero sigue siendo Ministro

Tenía a su cargo el Ministerio de Infraestructura. El Presidente lo despidió el 25 de enero por la filtración a la prensa de la frase “los voy a dejar sin un peso, los voy a fundir” a los gobernadores. La versión oficial sobre por qué sigue.


Javier Milei fue el primer jefe de Estado que decidió y anunció públicamente el despido de un ministro y, dos semanas después y sin explicación alguna, el involucrado continúa en su cargo.

Es el caso de Guillermo Ferraro (68), un contador y experto en el ámbito público y privado en desarrollo y financiamiento de obras de infraestructura, que fue echado del Gobierno el 25 de enero y hasta el día de hoy ni se publicó en el Boletín Oficial su salida, ni él mismo presentó la renuncia indeclinable.

Ferraro llegó a los equipos de La Libertad Avanza de manera sorpresiva en plena campaña electoral para gestionar fondos y recursos humanos. Fue uno de los primeros ministros confirmados por Milei, y el primero en salir eyectado de su cargo, acusado de haber sido quien filtró a la prensa una frase del Presidente en medio de la negociación con los gobernadores de la -ahora fallida- Ley Ómnibus . “Los voy a dejar sin un peso, los voy a fundir a todos”, fue la definición de Milei en una reunión de Gabinete que terminó en todos los diarios y precipitó el despido.

Más allá de que él mismo negó haber sido quien transmitió esa frase -que publicó el periodista Ignacio Ortelli en Clarín- su salida 45 días después de haber jurado como Ministro de Infraestructura provocó un fuerte sacudón político y un reordenamiento interno del Gabinete que todavía no culminó. Y las respuestas que brindan desde el Gobierno y desde su entorno del limbo en el que está hace 14 días no terminan de cerrar.

“Le dijeron que se quede. No renunció ni publican su salida porque tienen que desarmar el Ministerio. Infraestructura absorbió a cuatro Ministerios del gobierno anterior. No es sencillo”, respondieron en su entorno.

Lo cierto es que Ferraro tiene vigente un pedido de licencia que termina el 29 de febrero y su firma está delegada en otro integrante del Gabinete. Las áreas que estaban bajo su control se anunció que irían al Ministerio de Economía, cuyo titular, Luis “Toto” Caputo, todavía no las recibió.

Ferraro iba a asumir un super ministerio que tendría Energía, Minería, Obras Públicas, Comunicaciones, Vivienda y Transporte, pero a los pocos días le quitaron las dos primeras secretarías, que quedaron bajo el control operacional de “Toto” Caputo, un cambio en el que él adivinó la mano de la Jefatura de Gabinete. Así, Infraestructura se quedó con las Secretarías de Transporte, donde ingresó Franco Mogetta; la de Obras Públicas, con Luis Giovine, ambos cordobeses; la de Vivienda y Hábitat, en la que asumió Héctor Lostri, y la de Comunicaciones y Conectividad, que quedó en manos de Ignacio Cingolani.

Con el gobierno libertario funcionando a pleno, a Ferraro le cuestionaron las demoras en poner en marcha el Ministerio y le intervinieron decisiones muy concretas que debió haber tomado en ejercicio de sus atribuciones. La designación de Fabián Lombardo, en Aerolíneas Argentinas; y Marcelo Papandrea en AySA, son dos ejemplos, como así también las limitaciones para intervenir en el sector ferroviario.

Lo cierto es que Ferraro demoró desde el 10 de diciembre hasta el 4 de enero para completar todo su equipo. Y encima a las secretarías bajo su área, como la estratégica Obras Públicas, la dejaron sin recursos, ni objeto. El “no hay plata” que manda como premisa la gestión de Javier Milei tuvo en Transporte, Viviendas y Comunicaciones una ejecución sin cortapisas. “El Ministerio se quedó sin recursos”, admitieron.

Desde ese momento y hasta ahora nada se sabe sobre los motivos por los cuales a Ferraro no se lo echa de manera formal y se publica su salida en el Boletín Oficial -hasta la edición de este jueves 8 de febrero no figuraba decreto alguno- como así tampoco por qué el propio ex ministro no toma en definitiva la decisión de hacer pública una renuncia indeclinable.

“A Guillermo lo echaron porque lo acusaron de buchón, pero eso no es cierto. Él no renunció porque hay mucha gente que él convocó para que dejen sus trabajos y lo acompañen y no quiere que se queden en la calle”, reveló otro colaborador, que pidió no ser identificado.

Alrededor de Ferraro domina la discreción y la reserva. Salvo cuando se menciona que la indefinición sobre su situación tenga que ver con algún desacuerdo sobre dinero de la campaña electoral. “Falso. Re falso. Le pidieron que espere a cuando eliminen el ministerio y ahí presenta la renuncia. No tiene más historia”, concluyó otra fuente cercana al ¿ex? ministro de Infraestructura.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias