lunes 22 de abril de 2024

INTERNACIONALES | 16 feb 2024

TECNOLOGÍA

El chip llegó al humano

Neuralink, compañía de neurotecnología propiedad de Elon Musk, ya probó su primer implante cerebral en un ser humano, tal y como confirmó el propio magnate en una publicación en X.


Por: Redacción Semanario de Junín

Un hito crucial en el campo de la medicina y la ingeniería biomédica, y un avance que llega nueves meses después de recibir la aprobación de la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos para comenzar estudios en humanos.

Después de ello, Neuralink recibió miles de solicitudes de voluntarios que querían probar el implante cerebral. Ahora, un paciente humano ha recibido, por primera vez, este microchip, llamado Telepatía (Telepathy, en inglés).

Mientras que Neuralink confirmó anteriormente que tiene la intención de realizar un estudio para el mes de mayo de este año que refleje los datos de la evolución de los primeros pacientes humanos de su implante; aunque por el momento no ha indicado cuántas personas participarán o se someterán a esta cirugía. De la misma manera, tampoco ha revelado la identidad de la primera persona en pasar por este proceso.

Elon Musk fundó Neuralink en el año 2017 como un proyecto que se centraría en la integración de tecnología de inteligencia artificial (IA) en el cerebro humano, con el objetivo de dotarlo de la capacidad de comunicarse de forma inalámbrica con la nube y controlar dispositivos electrónicos con la mente. Unos implantes cerebrales que unos meses más tarde se comenzaron a probar en animales; realizando una prueba crucial en el 2021, en la que la compañía implantó 2.000 electrodos en la corteza motora de un macaco, al que se le pudo ver jugando a videojuegos con la mente

Tras ello, Musk apuntó que futuras versiones de Neuralink permitirían que las personas con paraplejia pudieran volver a caminar, mediante el envío de señales a neuronas motoras o sensoriales. Incluso aseguró que su tecnología "podrá devolver la vista a los ciegos". Aun así, desde su anuncio este proyecto ha estado sumergido en varias polémicas. Por ejemplo, la compañía fue investigada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos por maltrato animal en monos y cerdos, provocando la muerte de 1.500 animales desde el año 2018; y recientemente recibió una multa por no cumplir con normas de seguridad.

CÓMO FUNCIONA

El implante Telepatía pretende ser la base para ayudar a pacientes con miembros amputados a mover sus prótesis robóticas con el pensamiento. Un microchip que tiene aproximadamente el tamaño de una moneda, se puede incrustar en el cráneo de un paciente y es "totalmente implantable, estéticamente invisible y está diseñado para permitirle controlar un ordenador o dispositivo móvil donde quiera que vaya", según indicó la empresa en su web. 

Un microchip que está sellado herméticamente en un recinto biocompatible que soporta condiciones fisiológicas varias veces más duras que las del cuerpo humano y que funciona con una pequeña batería que se carga de forma inalámbrica desde el exterior mediante un cargador inductivo compacto que permite un uso fácil desde cualquier lugar.

Mientras que los chips y la electrónica integrada en el implante son los que procesan las señales neuronales y las transmiten de forma inalámbrica -mediante Bluetooth- a la aplicación Neuralink, que descodifica el flujo de datos en acciones e intenciones. Además, el implante registra la actividad neuronal a través de 1024 electrodos que están distribuidos en 64 cables, que son ultrafinos y de gran flexibilidad; y fundamentales para minimizar los daños durante la implantación y posteriormente.

PARA QUÉ SIRVE

Musk aseguró en su cuenta de X que el implante Telepatía de Neuralink "permite controlar tu teléfono u ordenador, y casi cualquier dispositivo, con solo pensar".  El magnate confirmó que "los usuarios iniciales serán aquellos que hayan perdido el uso de sus extremidades. Imagínese si Stephen Hawking pudiera comunicarse más rápido que un veloz mecanógrafo o un subastador. Ese es el objetivo".

Este microchip podría ofrecer otras diferentes aplicaciones tecnológicas y médicas, como permitir que pacientes con parálisis puedan controlar un brazo robótico con la mente. Incluso podría ayudar y mejorar la calidad de vida a personas con trastornos neurológicos graves, como con ELA o párkinson, para que controlen un ratón de un ordenador o un teclado con tan sólo sus pensamientos.

De hecho, la compañía trabaja en dos tipos de microchips: uno para restaurar la visión y otro enfocado en recuperar funciones corporales básicas en personas con parálisis debido a daños en la médula espinal. Aunque la gran aspiración de Musk con este dispositivo es conseguir restaurar la escucha, el habla o que personas tetrapléjicas puedan volver a caminar; incluso que pueda conservar, reproducir y compartir recuerdos.

CÓMO SE COLOCA

Para instalar el implante, que "es como un Fitbit en tu cráneo", Neuralink utiliza un robot similar a una máquina de coser que inserta quirúrgicamente el microchip Telepatía en una región del cerebro que controla la intención de movimiento; ya que los cables del dispositivo "son tan finos que no pueden ser insertados por una mano humana. Nuestro robot se ha diseñado para hacerlo de forma fiable y eficaz exactamente donde deben estar", indicó la compañía.

La máquina cuenta con sensores y cinco sistemas de cámaras, además de un sistema de tomografía de coherencia óptica (OCT) y una aguja "más fina que un cabello humano". Y durante el proceso, retira una pequeña porción del cráneo y conecta los electrodos en forma de hilos a regiones específicas para, después, suturar sin dejar cicatriz. Una operación que apenas dura 30 minutos y que no requiere de anestesia, como informó Elon Musk en su momento. 

Incluso el magnate aseguró que los pacientes son dados de alta el mismo día. Por el momento el implante Telepatía está en fase de desarrollo y solamente está disponible para pruebas en personas con determinas afecciones. Neuralink tiene la intención de realizar 11 operaciones este mismo año, frente a las 27 que prevé para 2025 y las 79 en 2026. A partir de esa fecha, esperan pasar de 499 cirugías en 2027 a 22.204 en 2030, según los documentos facilitados a los inversores y consultados por el medio Bloomberg. 

Parece ciencia ficción, pero el futuro parece estar al alcance de la mano.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias