martes 21 de mayo de 2024

NACIONALES | 13 may 2024

Discapacidad y conflicto vecinal

Infierno en Villa Elisa: Quieren sacrificar a 9 perros que ayudan a niños discapacitados

El consorcio de vecinos llevó el caso a la Justicia y, el padre de los niños, asegura que hay "discriminación" y que los animales son un sostén emocional.


Un vecino de la localidad de platense de Villa Elisa fue denunciado por sus vecinos por tener perros de apoyo para sus hijos, animales que los ayudan en su vida cotidiana, ya que uno de los niños, de 8 años, es autista, una de sus hermanas padece microcefalia y la otra, un trastorno de ansiedad.

El conflicto se desató en uno de los edificios de las “Torres de Villa Elisa”, ubicadas frente a la estación de trenes, y la demanda contra Roberto Anselmino y su familia es por “violar el reglamento de copropiedad”. La causa recayó en el Juzgado Civil y Comercial número 10 de La Plata, a cargo de la jueza Silvina Cairo.

Anselmino asegura que los nueve perros con los que viven “tienen una conexión especial con sus hijos Enzo, Milagros y Bárbara”, y fundamentalmente toman a Enzo, que tiene autismo, como uno más de la manada, y le brindan contención “sobre todo durante la noche”.

El niño, por su condición, muchas veces tiene momentos en los que manifiesta sus emociones gritando. Ante esa situación, Anselmino asegura que los vecinos, en vez de mostrar empatía y ofrecer ayuda, “han llamado varias veces a la Policía”, sobre todo desde que están los perros”.

“Venían a patotear o mandaban a la policía con un verso tan exagerado que llegaban en cuatro o en cinco móviles, cuando los chicos gritaban porque se enojaban o no querían tomar un medicamento”, relata el padre de los niños y los perritos.

Anselmino recalcó el "enorme progreso de los chicos, dado que ellos son considerados como parte de la manada. El cariño que los perros les brindan, el calor, la protección y el sentido social en el que se mueven, más la neutralización del estrés clásico en estas patologías, han disparado notables cambios positivos, pero que van a desaparecer si un solo perro se va del hogar multiespecie. Evidentemente hay una discriminación contra los niños discapacitados, lo que es un muy grave delito".

"Los nueve perros, considerados parte de la familia, brindan un vital apoyo emocional, transformador y de protección ante el ambiente de agresividad, que quedó evidenciado cuando un vecino molesto por los gritos de Enzo, porque no quería ir a la escuela, tocó el timbre, Wanda le abrió y él entró de prepo a agredirla físicamente, pero Catty y Dobby se interpusieron", manifestó un Roberto dolido y preocupado.

La audiencia con la representación del consorcio de vecinos y la administración del edificio será el jueves. Anselmino aseguró que asistirá, aunque sabe que “la mediación será inútil” y tendrá que escuchar nuevamente el discurso de un grupo de vecinos que “discrimina a los niños por su discapacidad”.

La insensible presidenta del ente administrador de la Torre 4 es Eugenia Gomez, quien actúa salvajemente, patrocinada por el Estudio Jurídico Chiesa y Asociados. La demanda se encuentra radicada en el Juzgado Civil y Comercial N° 10 de La Plata, que encabeza la jueza Silvina Cairo.

La intención de los cohabitantes de la torre de departamentos es que la familia no tenga más los perros, ante lo que el padre se familia, asegura que “esa decisión va en conta del bienestar emocional y la salud mental de sus hijos”.

Reclamos cruzados

Mientras el consorcio dice preocuparse por el pis y la caca de los perros, la jueza Cairo debería investigar y visitar el departamento de la familia Anselmino, para verificar cómo su propiedad privada ha quedado destruida debido a la alarmante falta de mantenimiento de las paredes externas de los edificios del complejo.

Las paredes al exterior están llenas de hongos negros, en partes el revoque que se ha caído. También hay una invasión de cucarachas que los perros se encargan de mantener a raya.

Es producto de una obra mal hecha hace unos años, cuando el consorcio hizo un agujero en el desagüe de la bacha de la cocina para arreglar un caño general, pero nunca lo vinieron a tapar. A partir de esa vez, el departamento de los Anselmino se llenó de cucarachas. La administradora Eugenia Gómez siempre se negó a ir al hogar de los nueve perros y nunca hizo caso a los reclamos.

Además, Anselmino alertó que "la jueza Cairo y el estudio Chiesa tienen la obligación de averiguar si la administradora Gómez está con los papeles en regla, dado que hace demasiado tiempo que debería haber llamado a asamblea para la designación de un nuevo administrador, y a pesar de los numerosos petitorios de vecinos, no lo ha realizado. Por lo tanto, su función en la administración mínimamente debería ser observada".

"A todo esto, se debe destacar el gran sacrificio que realiza Wanda al levantarse a las 5 de la mañana para empezar a limpiar el departamento, algo que realiza durante todo el día hasta volver a acostarse, a pesar de haber sido operada dos veces de neurinoma, sufrir de fibromialgia y tener injerto un neuroestimulador. Eso habla de que Wanda es consciente de la importancia de la manada en la recuperación de sus hijos", sentenció este hombre valiente y sufrido, que lucha contra viento y marea por salvar la unidad de toda su familia.

Es sumamente importante destacar que Wanda también sufre de síndrome de estrés postraumático, que fue diagnosticado demasiado tarde y que está en tratamiento. Ella es una persona hoy normal y esto explotó cuando fue el primer embarazo.

Mientras tanto, ese estrés se mantenía reprimido. La causa del síndrome de estrés postraumático es por un hecho aberrante que ella tuvo que sufrir como víctima cuando tenía 21 años.

Para Wanda, los perros son un bálsamo. Es increíble el cariño que recibe, fundamentalmente de tres de los canes: Cathy, Dobby y Yiyi. Los tres en equipo, siempre se acercan a ella y apoyan sus cabezitas en las cansadas piernas de la mujer. También, cuando ella se acuesta, los tres canes van y se tiran a su lado, en un gesto de amor irrenunciable, que no solo llena su corazón, sino que cura sus heridas psicológicas, producto del drama que vive diaria y continuamente.

"Es un complot entre la administradora y unos muy pocos vecinos, que se refleja en amenazas, agresiones, atentaron contra el auto de la familia pinchando con un punzón una de las gomas, diciendo mentiras y victimándose", aseguró.

"Por lo tanto, reitero que no me voy a presentar a la audiencia de mediación, bajo la premisa de que no se puede dialogar con quien hace del diálogo un monólogo insostenible y, fundamentalmente, si ese monólogo proviene de alguien que no tiene autoridad moral", sentenció Ánselmino.

La historia de la familia Anselmino es un recordatorio poderoso del vínculo especial entre los niños y los animales, y de la importancia de proteger este vínculo en nuestra sociedad.

Fuentes: LaMovidaPlatense.com.ar, VisionPolitica.info, NoticiasEnsenada.info, CriticaArgentina.com.ar, PrimeraPagina.info

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias