lunes 15 de julio de 2024

LOCALES | 23 jun 2024

EDITORIAL DE DOMINGO

La industria que cerró el petrequismo

La “industria sin chimeneas” fue destruida en Junín durante el actual gobierno y no queda bien claro si fue una actitud adrede o simple impericia de funcionarios


Por: Redacción Semanario de Junín

EDITORIAL PUBLICADO EN LA EDICIÓN IMPRESA Y EDICIÓN DIGITAL Nº 415 DE SEMANARIO DE JUNÍN. CORRESPONDE A LA SEMANA DEL 22 AL 28 DE JUNIO DE 2024

Vemos, no sin envidia, como van recuperando esplendor las lagunas de los alrededores, lo cual queda de manifiesto con las fotos que se observan de las capturas de pejerrey, sin dudas el motor turístico de cada invierno, particularmente en la provincia de Buenos Aires y Santa Fe.

Desde Trenque Lauquen hacia el sudeste bonaerense, los “matungos”, como llaman a los grandes ejemplares piscícolas, son el atractivo para los turistas que llegan a cada localidad, abriendo un abanico de posibilidades para la economía del lugar.

Tras las lluvias otoñales, también la laguna de Melincué en Venado Tuerto y otras de su alrededor vuelven a enamorar. En La Picasa, por orden de las autoridades, se prohibió la actividad piscatoria, aunque ya se realizaron monitoreos para conocer en el futuro próximo cuanto se destinará a pesca deportiva y cuanto a comercial.

En nuestra ciudad, el petrequismo sigue encerrado en el laberinto que su mismo líder construyó y que terminó fomentando un gobierno de espaldas al turismo, que de buen modo había aprovechado el gobierno anterior y por cierto, la comunidad en su conjunto.

Ocho años alcanzaron y sobraron para abandonar el Parque Natural Laguna de Gómez, sin proyectos propios ni privados, salvo las excentricidades de saltar de un dinosaurio a un barco pirata, del rincón de los enamorados a una inversión millonaria en sombrillas que nadie vio, bajadas de lancha que se quedaron sin agua y guiños favorecedores a algún club o guía de pesca amigo.

No se cuidó el caudal, vital elemento; ni al pejerrey, ya que es importante recordar que en sus inicios el petrequismo dejó sin recursos al laboratorio de hidrobiología creado por Mario Meoni.

Se blindó de policías el ingreso cada verano (mientras la inseguridad crecía en la ciudad) y el cobro de una entrada no justificaba siquiera el estado vergonzantede los baños.

Junín ya no tuvo ni fiesta de la primavera en la laguna, tampoco exposiciones nacionales y menos todavía, competencias de automovilismo o motos.

La “industria sin chimeneas” fue destruidaen Junín durante el actual gobierno y no queda bien claro si fue una actitud adrede o simple impericia de funcionarios que no saben de esto, ni de nada.

Los ingresos que se perdieron durante ocho años son cuantiosos y la historia algún día hará las cuentas para no olvidar el fiasco.

El panorama no puede ser más preocupante, con una laguna semiseca, con perspectivas de lluvias escasas por la vuelta de “La Niña”, mientras la prensa municipal intenta hacernos creer que las bondades del turismo de Junín residen en sus museos, sus calles empedradas y su gastronomía, cuando ni siquiera saben preservar un fósil, se juntan 14 para festejar la llegada de un semáforo y se asocian a una hamburguesería.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias