viernes 19 de agosto de 2022

LOCALES | 26 feb 2019

PRECALENTAMIENTO ELECTORAL 2019

Pablo Petrecca-Mario Meoni: segunda vuelta

Con la confirmación de que el ex intendente, actual director del BAPRO y dirigente massista volverá a competir por la intendencia local, todo hace presumir que este año se reeditará la bipolaridad de 2015. Sólo que en esta ocasión, el final es abierto…


Por: Semanario

Las trenzas y las alianzas políticas no tuvieron descanso en este verano al rojo vivo. Pareciera que los dirigentes, gobernantes y posibles candidatos no se tomaron vacaciones y estuvieron pendientes todo el tiempo de los acuerdos y los movimientos estratégicos para quedar posicionados.

Según el cronograma electoral, para el 22 de junio deben quedar definidas las listas a competir en las PASO. Faltan cuatro meses todavía, pero en esta ocasión, más allá del discurso de rigor de ‘no estamos ocupados en candidaturas’ desde todos los sectores, lo cierto es que la campaña empezó más temprano que nunca.

En la tierra chica habrá candidatos para todos los gustos. Muchos que ya se lanzaron y otros tantos que esperan el momento para hacer el anuncio. Pero con la confirmación de que el ex intendente, actual director del BAPRO y dirigente massista Mario Meoni volverá a competir por la intendencia local, todo hace presumir que este año se reeditará la bipolaridad del 2015. Sólo que en esta ocasión, el final es abierto…

CÓMO SE POSICIONAN

Cuando nadie lo preveía, Mario Meoni pateó el tablero y se colocó el traje de candidato. Se dio cuenta que en muchos sectores le pedían “la vuelta”, que el gobierno de Petrecca hace agua por varios flancos y que la memoria de la gente no resiste cuatro años.

Por eso, en medio de la escasez de figuras políticas fuertes en la ciudad, el massista ya está armándose con uñas y dientes, con el objetivo de recuperar el sillón de calle Rivadavia. Para eso, sin vacaciones, ya está preparando la tropa, lento y en silencio.

Y como ayuda central, el primer paso fue contratar a un “Durán Barba” que guíe los pasos de campaña. No fue buen visto, pero la primera decisión del asesor de lujo fue impedir que los dirigentes del meonismo participaran de la marcha convocada por los gremios a principios de mes. La explicación: no hay que mezclarse.

Mientras tanto, el jefe político se mueve ansioso buscando consensos en el seno de Alternativa Federal, ese amuchamiento de desahuciados en que lo metió Massa, y por lo cual deberá competir a nivel local con representantes tan disímiles como la diputada (ex camporista) Rocío Giaccone y el ex diputado nacional Oscar Romero. Agua, aceite y lavandina deberán dirimir en las PASO del 11 de agosto a quién propondrán como candidato a intendente.

Por un lado, Meoni sabe que tiene las de ganar en ese ámbito. Pero también que puede jugarle en contra tener como aliados a dos peronistas que no siempre acompañan al que triunfa, según muestra su propia historia. Tampoco está convencido de que este amontonamiento opositor le juegue a favor, y sea visto por los vecinos como un intento desesperado por destronar a Petrecca.

Mientras, su polla Valeria Arata -que hasta no hace mucho sonaba como candidata a intendente- forma parte del reducido grupo de potables para integrar la fórmula hacia la Provincia en el cargo de vicegobernadora. Y en Junín, como retomaría él mismo la campaña, se salva de buscar una figura convocante, porque nunca existió en los últimos 15 años.

LOS PERONISTAS

Más que separados, el peronismo está dinamitado. Con o sin Cristina, no es esa la única diferencia. Están los peronistas del massismo, mezclados con los de Urtubey y los ex camporistas, en Alternativa Federal; están los propietarios del sello del partido del General pero que ahora –quién te dice- capaz terminan haciendo campaña para Meoni, los otros muy kirchneristas, los desilusionados que van por distintos caminos… hay para todos los gustos.

Desde el lado de la rubia Rocío Giaccone, la ruptura del bloque de concejales fue toda una señal. Separó a los suyos, Lautaro Mazzutti (presidente del PJ Junín) y Maia Leiva, de los otros cuatro de Unidad Ciudadana, que ya definieron perpetuar su amor por Cristina con el impulso de la candidatura a intendente de Victoria Muffarotto, el alfil elegido por el senador Gustavo Traverso, la cara visible de las últimas tres derrotas peronistas. Este escenario no le gustó a la diputada, así que una vez más, tomó las valijas y se armó otro grupito.

Rocío antes lideraba La Cámpora Junín, el grupo de jóvenes para la liberación, pero después se fue tras los pasos de su amigo José Ottavis, y ahora los camporistas de verdad, defensores de Máximo, van de la mano de Andrés Merani y se proclaman admiradores y acompañantes de la candidatura de Vicky.

Pero no es todo. Hay otros satélites dando vueltas por ahí, como Daniel Giudiche, el exdirector de la ANSeS y exfuncionario meonista Nazareno Diotti y hasta el volátil Juan Manuel Sequeira, queriendo meter la nariz en la competencia.

Por ahora, hay muchos dirigentes históricos que no se han pronunciado. Es que entre tantos ateneos y líneas internas, el paraguas del justicialismo está más extendido que nunca. Lo verdaderamente incierto es si, por una vez en la historia, después de las internas se unirán para dar el golpe en Junín, ese que les viene siendo esquivo desde hace 36 años.

EL OFICIALISMO

Lo dan como una posibilidad, el propio Intendente coquetea en los medios sin dar una definición clara y quieren hacer creer que se pondrán de acuerdo con los partidos satélites que componen Cambiemos. Pero que Pablo Petrecca irá por la reelección es lo más claro que aparece en el horizonte político local. Nada que consensuar ni preguntarle al radicalismo o a la Coalición Cívica, que deberán conformarse con algún puesto en el gabinete o en la lista de candidatos a concejales.

No está claro si el mismo Pablo quisiera seguir cuatro años más en ese mismo cargo, pero sin dudas no habrá podido elegir. Ante la ausencia de alguna otra figura representativa en la ciudad desde el PRO, sus jefes superiores no le han dado alternativa.

Y ahora que la tortilla se dio vuelta, dicen que no está del todo feliz por su nueva postulación. Es que se reeditará el 2015, pero al revés: toda la falta de obra y cuidado en la ciudad por la que perdió Meoni entonces, ahora es su responsabilidad. Y los vecinos suelen ser implacables. Si otra vez llueve para las internas y se dificulta la salida de los vecinos de sus casas, como hace cuatro años, es probable que otra vez emerja en escena el voto castigo de habitantes olvidados e ignorados. Pero esta vez el castigo no será para Marito.

El hincha ferviente de Sarmiento, pero que se vio en la platea de la cancha de Boca en la primera derrota de Alfaro como técnico, le va a competir palmo a palmo cada voto, contando con la ventaja de que ya nadie recuerda cómo dejó la ciudad en diciembre del 2015.

Mientras, para sumar, Pablo tiene como ventaja que posterga realizaciones prometidas desde que fue candidato, con la idea de abrumar con obras a los vecinos y no dejarlos repasar viejos discursos, en los que esas mismas obras tuvieron un papel preponderante que fue demorado una y otra vez. Para el caso, quiere llegar a agosto con los colectivos en marcha (sí, el transporte público que había prometido para 2016), irá con sus caballitos de batalla como los desagües pluviales de la zona norte o el Cuadrante Noroeste, y le pasará el trapo para despejar el polvo sobre alguna que otra calle pavimentada.

No podrá mostrar el Aeródromo en funcionamiento, ni las famosas bicisendas que tanto ilusionaron cuando andaba en bicicleta, ni el hospital veterinario, ni la repavimentación del Camino a la Laguna, capaz ni llegue con la cuestionada nueva terminal de ómnibus… Por eso, pondrá fichas en endiosar lo que pueda llegar a concretar.

DESFILE VARIADO

Después aparecerán todos los otros que, de antemano, sabe que no tienen posibilidades pero fieles a sus ideales, arman listas y se presentan. Le quitan votos a unos y a otros, pero hacen su juego, en un plan estratégico pensado a largo plazo. En algún momento llegará una banca del Concejo Deliberante para un representante de la izquierda, por ejemplo.

Verano caliente. Mientras desfilan los nombres y las posibilidades, Meoni y Petrecca se preparan con los cuchillos en mano para reeditar una pelea sin piedad por el municipio. Más allá del marketing y las selfies, los juninenses deberán optar, en medio de un fuerte ahogo económico y la falta de esperanzas.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias