viernes 19 de agosto de 2022

LOCALES | 24 mar 2019

ENTREVISTA EXCLUSIVA CON SEMANARIO

Meoni: “Siempre soy candidato

Si bien se lo había anticipado el año pasado a SEMANARIO, ahora elexintendente habló abiertamente de su vuelta para competir por el poder municipal. Reconoció sus errores, remarcó los temas ambientales y puso a la UNNOBA como pilar para hallar nuevas alternativas productivas. En política se mostró abarcador y opinó sobre el presente de la UCR.


Por: Semanario

Mario Meoni está otra vez en carrera por la intendencia, pero sólo se cuelga la “chapa” de precandidato y espera las PASO (u otra forma de interna) para competir con lo que supone será un “un espacio amplio” en el que no dejó afuera a nadie.

Hoy dice estar “parado en el lugar de siempre, acompañando a Sergio Massa, que creo que es un gran dirigente. Que se pone por encima de la historia de los partidos. Eso es lo valioso porque no reniega de su pertenencia al peronismo, pero no se ata a la estructura del ‘pejotismo’. Habla de peronismo desde lo social y no del sentimiento partidario y tiene la generosidad de sumar a dirigentes de todos los sectores y escucharnos. No sólo convocarnos para una idea electoral como podría haber sido 2013. En 2015 podría haberme corrido de ese espacio de opinión, sin embargo me siento escuchado y mi opinión, que es de una visión radical no la dejo de tener nunca, y aun así me siento muy comprometido con Sergio más allá de los vaivenes de las encuestas, si mide mucho o poco”.

Al referirse al nuevo espacio de “Alternativa Federal” que incluye a gobernadores peronistas y dirigentes que formaban parte de Unidad Ciudadana, Meoni explicó que “son jóvenes, de mi edad, que nos criamos con la Democracia y donde los ‘anti’ para nosotros no existen. Lo que sabemos que existe es que cada gobierno ha hecho cosas valiosas y tiene gente valiosa y que la construcción política pasa por todos los sectores y no por alguien en especial”.

Y añadió que “necesitamos ampliar esa base de sustentación. Espero que se dé con la incorporación de Margarita Stolbizer y el GEN. Que se una el socialismo de Miguel Lifchitz. Se necesita ampliar con los sectores progresistas porque tiene una buena pata del justicialismo pero hay que abrir más aún, incluso con el radicalismo más vinculado a la socialdemocracia”.

EL CANDIDATO LOCAL

-¿Otra vez candidato?

-Nunca me van a encontrar fuera de ser candidato. En primer lugar porque pertenezco a un espacio político y todo el mundo debe estar dispuesto a ser candidato, incluso para perder, como me tocó a mí. Hay que sacarse la vanidad de que se es candidato sólo cuando se gana. Soy un militante político y comprometido con mi espacio político, pero mucho más comprometido estoy con los juninenses. Siempre estaré agradecido a los juninenses, siempre. Yo vine desde abajo, empecé siendo lavacopas y Junín me ha dado absolutamente todo. Tengo un agradecimiento enorme por el acompañamiento que tuve durante 12 años, por lo cual estoy dispuesto a ser una opción para los vecinos si es que así lo deciden. Estoy para hacer lo que determine la sociedad y la elección de que sea intendente la tienen los juninenses.

-¿Hay más nombres dentro del mismo espacio?

-Si, desde luego que no soy el único, siempre lo aclaro. Algunos lo manifestaron como Santiago Aguiar que ya lo ha intentado y es un gran dirigente.

También Valeria Arata que ha realizado un trabajo descomunal como legisladora y se acerca a cada rincón de Junín y tiene grandes condiciones. Hay otros que aún no han empezado, pero que tranquilamente podrían serlo.

De hecho, acaba de ser electo director de la Escuela de Derecho de la UNNOBA, Pablo Petraglia, quien forma parte de nuestro espacio y también podría ser buen candidato por su formación y condiciones. Patricio Fay, Oscar Palma, hay un montón de candidatos. Eso lo determinará la gente a través del trabajo social que vamos a realizar.

-¿Qué suma “Alternativa Federal”?

-Que vamos a tener unas PASO dentro de nuestro espacio y además debemos contar con quienes se incorporan en medio de Alternativa Federal, como puede ser el caso de Rocío Giaccone.

También podríamos seguir sumando a más candidatos de otros espacios como Nazareno Diotti, que ya mostró sus intenciones; está Juan Manuel Sequeira (socialismo), quizás más cercano a Unidad Ciudadana, y que finalmente puede ser parte de nuestras PASO.

Yo no la voy con eso del candidato “único”, en eso discrepo con Roberto Lavagna, que no quiere competencias. Yo tengo que estar dispuesto a discutir las PASO.

-¿El mejor candidato será el que salga de las primarias?

-Sin dudas que es el mejor método para elegir al candidato a intendente. Si se eliminan las PASO veremos qué otro método aplicamos. Aclaro que hablo de nuestro lado, aunque creo que del lado del oficialismo también habrá dificultades para elegir al candidato.

Pablo (Petrecca) pretende ser sucesor único y desde el radicalismo están tratando de bajar esa idea, pero creo que la UCR tiene dirigentes importantes para competirle al intendente y que tienen aspiraciones innegables, como el caso de Verónica Borsani, también el equipo de Martín Agosti. Tampoco me llamaría la atención que Malena Baro, que es vicepresidente de IOMA, tenga vocación para ser intendente. Creo que la discusión del candidato de Cambiemos en Junín tampoco está tan cerrada. La pretenden cerrar por la debilidad que tiene el Intendente pero no porque no haya quienes tengan aspiraciones a ser candidatos.

ECONOMÍA LOCAL

-Conociendo la “cocina” de la economía del distrito, ¿qué puede palpar de estos tres años de administración?

-Creo que se manejó bastante mal. En primer lugar, porque Petrecca apostó al negocio financiero más que a lo que debe ser el crecimiento en infraestructura y de apoyo al desarrollo en general. El municipio está recibiendo constantes sumas de dinero pero eso va a un plazo fijo.

Yo desearía que esa rentabilidad fuera social y no económica. Que la inversión sea para que la gente esté mejor. Ha recibido una cantidad enorme de recursos como parte de la coparticipación nacional, también y a partir de una iniciativa del Frente Renovador, todos los municipios de la provincia recibieron fondos especiales en 2016 y 2017 que era muchísimo dinero y de manera extraordinaria.

Sumado a eso, la Nación y la Provincia se hicieron cargo de muchísimas obras que antes las hacíamos desde el ámbito municipal, con recursos propios. Y a pesar de todo, la verdad es que no se ve volcado en mejoras.

FALTA DE MANTENIMIENTO

-¿Dónde hay déficit de gestión?

-Recorriendo algunos barrios, venía repasando todos los sectores que repavimentamos. El Molino, el de la cancha de Sarmiento, Villa Talleres, toda la zona Padre de Respuela. También repavimentamos las avenidas San Martín, Primera Junta, Arias, Libertad.

Trataba de pensar en algo similar en estos tres años y medio casi y eso, que es parte del mantenimiento, es lo que menos se ve. Y la verdad es que no se repavimentó ni una cuadra.

Hay un pasivo de más de 1000 días respecto al mantenimiento y que no se hizo. Cuando uno mira eso y los números de la economía de Junín, se da cuenta que esos datos son falsos porque hay un pasivo que está puesto en plazo fijo y que cuando lo saquen no le alcanza para hacer lo que no se hizo porque la inflación se lo comió.

-En ese marco, y suponiendo que fuera el candidato, ¿no lo asusta tener que remontar tres años de cosas sin hacer?

-Yo asumí en 2003, cuando veníamos de un estallido y el pasivo en ese momento era peor que ahora, no por culpa del intendente Abel Miguel, sino porque la situación económica del país era un caos. Los empleados municipales estaban sin aumento salarial, cobraban en patacones, todo era un desastre, por lo cual sé de qué se trata, tener que remontar una cosa de estas, una situación de abandono.

-Ahí trazó un parangón con Lavagna, que tuvo que hacerse cargo de remontar una crisis fenomenal en el ámbito nacional

-Exacto, a él le tocó ser ministro y a nosotros hacernos cargo de una situación crítica. Recuerdo en aquel momento tener que buscar 70 mil pesos para hacer cosas básicas.

Necesitábamos estudiar cómo estaba la situación del arsénico en aquel momento y que hoy sigue siendo un grave problema. A partir de eso invertimos en hacer cuatro o cinco pozos de agua nuevos, cosa que no se hace más desde que está este gobierno.

Esos son los pasivos que no se ven y que la gente no los tiene en cuenta y que no tiene por qué ver, pero están presentes en las carencias del día a día juninense.

Yo veo hoy los patrulleros y me asusta el estado en que están. En cuatro años se incorporaron cuatro patrulleros en Junín cuando la vida útil es de dos años promedio. Es un abandono total, uno pasa por dónde los reparan y hay un enorme “cementerio” de patrulleros. Son cosas básicas.

Pero la verdad no me asusta tener que hacerme cargo de esa situación y recuperar el tiempo perdido.

-Viendo la estrategia del oficialismo hacia la campaña de este año, se puede advertir que cargarán las tintas nuevamente sobre la “herencia recibida” y la “década perdida” lo cual se representará en Mario Meoni. ¿Cuán vulnerable será a eso?

-Mi vulnerabilidad la conoce mejor la gente que lo que pueda decir el intendente. La gente sabe qué cosas se hicieron en su barrio y qué cosas le ha hecho este gobierno de hoy. Pondrán en la balanza lo que ha hecho cada uno y decidirán a partir de eso. Yo no tengo temores, seguramente hablarán del Grupo Junín y esas cuestiones. Pero ya está cerrada la causa judicial y yo no he tenido inconvenientes en términos personales, ya que nunca nadie me ha citado.

Por el contrario, debían haber citado al intendente más de una vez y no lo han hecho. La gente es mucho más inteligente de lo que muchos piensan y hay gente de la política que subestima a los ciudadanos y no hay que hacerlo.

En 2015, la mayoría consideró que se podía estar mejor corriéndome de lugar a mí y optaron por Pablo, y seguramente hoy muchos estarán planteándose si eso estuvo bien y si sirvió para algo, o no sirvió para nada.

-¿Será una campaña donde “vuelen palos de un lado y palos del otro”?

-No, yo no voy a hacer una campaña de palos contra Pablo. Si me toca ser candidato yo les voy a proponer a los juninenses un modelo de ciudad para el futuro porque es lo que necesitamos. No me importan otras cosas.

-¿Cómo se puede hablar de una ciudad de futuro, cuando se promete y no se cumple? ¿Cuál es el margen de credibilidad?

-Hay una ciudad que dejamos y que pensaba en un modelo de crecimiento. Involucraba al turismo, el desarrollo de centros comerciales, una ciudad de liderazgo y un trabajo codo a codo con la universidad para hacer crecer el conocimiento. Todo eso, por un montón de cosas, se paralizó.

Nosotros vamos a volver a proponer una ciudad con esas características, actualizada a los tiempos que corren porque pasaron tres años y medio y hay muchas cosas para reelaborar.

No puedo concebir que el municipio consuma 60 millones de pesos de energía y sin volcar nada en energías renovables y que le pueda hacer la vida más fácil a los juninenses cobrándoles menos. Debemos abordar los temas ambientales de verdad, no planteando que junto bolsitas de plástico o cartones. Eso es un “show” que no tiene nada de ambiental. Prohibieron las bolsitas del super y nos llevamos a casa botellas de plástico, bandejas de plásticos, envoltorios plásticos, etc. No se hizo nada para cambiar eso que es un problema nacional.

Debemos cambiar la cultura de que las empresas nos dejan el pasivo ambiental sin hacerse cargo.

Por otra parte, el crecimiento económico de la ciudad está atado a la universidad, no podemos seguir vendiendo choclos a granel y después compro en un super de Junín, una latita con choclos de Tailandia, es un disparate. Y así con todo, somos nosotros los que debemos agregar el valor de quien lo sembró, lo cosechó, los desgranó y lo envasó, el fabricante de la lata y quien hizo la etiqueta. Eso es prioritario y tenemos una universidad que trabaja en el tema alimentos y debemos articular con ellos la tarea, no creo que sea tan difícil de lograr.

No veo iniciativas para trabajar en ese sentido y como eso hay cientos de oportunidades y podríamos estar horas debatiéndolas.

-¿Qué hacer en infraestructura?

-Hay que recuperar el desarrollo de la infraestructura de la ciudad porque se abandonó un modelo de ciudad, se menosprecia el desarrollo urbanístico.

Cuando yo hablaba de las plazas y reconstruía plazas se me criticaba como que era “superficial” y no hay nada más profundo en el marco democrático que una plaza. La plaza nació en la democracia como forma de participación de los ciudadanos, era el lugar común donde el rico, el pobre, el esclavo, eran iguales. La plaza tiene ese valor. Además de lo paisajístico que tiene, es algo importante para el turista no encontrarse con una ciudad triste.

La administración actual sólo siguió con una parte de algo que habíamos proyectado nosotros como es el cuadrante noroeste, pero debemos seguir invirtiendo en zonas que están muy depreciadas y hay que recuperarlas.

Ni hablar del espacio ferroviario que hasta ahora no tuvo desarrollo. Me alegró que se hiciera una plazoleta en la esquina (Jean Jaures y Rivadavia). Esta bueno, pero faltan muchas cosas y tenían todas las herramientas para hacerlo.

Tenía donación de terrenos, tenía a las cooperativas para trabajar sobre eso, había posibilidades de desarrollo urbanístico, pero no se hizo absolutamente nada.

Hay que retomar ese trabajo, pero siempre contemplando que los ferrocarriles sean una opción de desarrollo.

-¿Cómo en Bragado?

-Sí, veo como Mechita logró reconvertirse, el intendente de Bragado ha sido inteligente, trajo a los rusos con inversiones para esa tarea, ahora la universidad pone una carrera de infraestructura ferroviaria en Bragado. Con mucho menos capacidad política y geopolítica ellos lo consiguieron y acá se nos fue. Debemos incorporar la cooperativa ferroviaria otra vez a ese desarrollo porque más tarde o más temprano el ferrocarril volverá a ser protagonista. Con una modalidad distinta seguramente a la que teníamos hace 50 años, pero se desarrollará con más tecnología, tenemos a la universidad trabajando en ello y a la cooperativa debemos sumarla porque tienen la experiencia.

-¿Se puede construir colectivo social en Junín o es imposible tal como aseguran algunos?

-No creo, lo que hay que entender es que la sociedad está cada vez más fracturada y hay más colectivos sociales y uno tiene que tratar de atender a cada uno con sus intereses. Lo difícil a nivel local es que se debe entender que uno es el director de la orquesta y hay que hacer compatibilizar las necesidades de cada quien.

Por ejemplo, las protectoras de animales hacen un trabajo fenomenal, pero a veces debemos compatibilizarlo con un sector comercial que vende fuegos artificiales, y bueno, hay que ver cómo se logra un acuerdo. Quizás sea que los fuegos artificiales no hagan ruido. Porque hay detrás una actividad comercial enorme que en una época de crisis no podés cerrarla porque no tienen adónde ir.

Sólo pongo un ejemplo supuesto que no es muy severo y se puede arreglar, pero otras veces las presiones son muy fuertes. Por ejemplo, me pregunto por qué no se presiona a las corporaciones para que reciclen el plástico de los envases de sus productos, o las pilas o lo que genere contaminación. Eso se resuelve en origen, pero hay que generar esa cultura en contra del lobby y hasta ahora no se hace.

PESADO HEREDERO

¿Qué cosas hiciste mal en la gestión anterior?

-Hay miles de cosas que no hice bien y tal vez una de ellas es que fallé en la selección de las personas, elegí a algunas para que me acompañen en el gabinete y me equivoqué enormemente. Siempre mi esposa me recrimina la designación de un funcionario porque, en ese momento, me dijo: “Te estás equivocando, me parece que no corresponde”. Yo no la escuché y al tiempo tuvo la razón. Claro que con “el diario del lunes” todo parece más fácil.

 

-Tenía razón Maquiavelo cuando decía que “el príncipe”, al referirse al gobernante, debe saber elegir a quienes lo acompañarán…

-Sí, igual convengamos una cosa y es que en Junín es difícil tener un equipo ideal, no porque no lo haya sino que el compromiso municipal es una carga y una carga pesada, porque no siempre tenés el pago económico como en un sector privado y además tenés la carga de la presión de la gente del día a día. Principalmente para el que no está acostumbrado, yo eso ya lo vivo con naturalidad. Por eso no todos están decididos a dar ese paso. Por suerte hay militantes que acompañan y si bien no siempre se consiguen cuadros técnicos, los hay de quienes aportan mucho trabajo. Igual están quienes empezaron con nosotros y hoy están en el gobierno actual y otros en el sector privado.

-¿Pero ha habido buenos?

-Seguro que sí. He tenido igualmente muchos buenos acompañándome, a los cuales volvería a convocar.  Uno muchas veces tiene que asumir la opinión crítica de un funcionario, pero debo saber que en el día a día me es útil. Siempre pongo el ejemplo de Agustín Pinedo que para mí ha sido uno de los mejores funcionarios a pesar de que mucha gente lo haya criticado, pero me parece excelente y lo volvería a convocar. Tiene, como pocos, una gran visión y capacidad urbanística tanto dentro como fuera de Junín. Tal vez era cuestionado por su forma de ser pero nunca he “comprado” todos los cuestionamientos y he apoyado a los que sabía eran útiles, así como en otros casos fue al contrario.

También me he equivocado alguna vez a la hora de tomar decisiones acerca de cómo invertir los recursos municipales, por ejemplo al momento de privilegiar tal o cual cosa y no haber hecho algo en un barrio. A veces hay cuestiones que no son muy palpables como en turismo, deportes o cultura y una cuadra de asfalto se aprecia más que todo el resto.

En cuestiones políticas me equivoco todos los días y me voy a seguir equivocando, creo que es parte del ser humano. Quien no se equivoca es muy perfecto. Yo soy muy imperfecto y me equivoco bastante. Igualmente una cosa es reconocer la autocrítica y otra el autoflegelamiento. Todo tiene su momento y espacio. Hemos hecho mucha autocrítica puertas adentro y hemos tenido cambios de funcionarios pero siempre respetando humanamente al que se va.

Eso de utilizar al funcionario como forma de descargar la responsabilidad no va conmigo y cuando tuve que correr de lugar a alguien he tratado de cuidar la relación humana.

El 90% de las personas son valiosas, pero siempre hay algunas excepciones.

¿Cristina o Macri?

“Digo que hay una tercera opción y hoy la gente la está buscando. Está Sergio Massa, está Roberto Lavagna e incluso está Juan Manuel Urtubey. Hoy la suma de los tres le gana a Cristina o a Macri.

Las encuestas van cambiando porque la gente cambia.

Es un escenario en el que hay que tener paciencia, hoy es mucho de táctica y estrategia y ver hasta dónde llega cada uno. En mayo cuando sea el cierre de alianzas, verdaderamente se empezarán a definir estas cosas. Hasta ese momento no.

-¿Es un escenario donde pesará mucho la vulnerabilidad de cada uno de los candidatos en su relación con la transparencia?

-La vulnerabilidad, creo, es de Cristina o de Macri, no creo que lo sea de un tercero en ese caso.

Los demás no tienen problemas con La justicia, pueden ser vulnerables desde el punto de vista político. La gente puede pensar que Lavagna “es muy mayor” para ser Presidente, pero no hay otras cosas.

Cristina y Macri representan para la gente el “se robaron todo” y el “nos mataron de hambre a todos”, esa es la realidad y lo que pesa.

Eso se seguirá repitiendo para Macri porque los problemas económicos seguirán existiendo, salvo algunas cositas que harán aparecer, como un aumento a jubilados, postergaciones de aumentos tarifarios, leves mejoras del consumo. Eso igualmente no se puede sostener en el tiempo.

-Pero es una estrategia que les funcionó en 2017 y la gente los volvió a votar. ¿Por qué ahora no funcionaría?

-Primero porque en 2017 no había 200 mil pérdidas de empleo como hubo ahora, no había corridas del dólar, la expectativa de inflación no era la de hoy. Pasaron muchas cosas después de esas elecciones y hoy la gente no tiene esperanzas con este gobierno.

No hay buenos indicadores en ningún aspecto, ni en la macroeconomía, no sólo en la economía familiar de cada uno. En general eso ha sido absolutamente negativo y no hay forma de que se revierta.

-¿Cómo alternativa a Cristina suma a Axel Kiciloff?

-No. Creo que Cristina será candidata debido a su personalidad política, es claramente una líder con una convicción muy firme, se pueden decir muchas cosas de ella y su gestión, pero la verdad no veo quien puede ser mejor candidato que ella. Es la que mejor mide y más chances tiene

-Salvo que haya alguna jugada por el lado de la justicia y pase lo mismo que pasó con Lula en Brasil

-Pero ella tiene fueros y los va a seguir teniendo, seguirán apareciendo causas y ya han aparecido como 500 causas de todo tipo, muchas que la rozan muy cerca, pero hay un sector de la sociedad que eso lo pasa por alto. Hay otro sector que sí lo tiene en cuenta y es el que está buscando una tercera opción, porque le duele la economía pero tampoco quiere volver a la idea de la corrupción generalizada que se dio en el gobierno de Cristina

Lo más importante es qué elección va a tomar esa gente, que terminarán volcando para uno u otro lado la polarización o buscarán un tercer candidato.

Vidal si, Vidal no

-El escenario político parece una partida de ajedrez. ¿En esa partida, abdicará el Rey en beneficio de la Reina (María Eugenia) Vidal?

-Coincido en que probablemente suceda eso, pero siempre el gobierno dice que no. Vidal desde lo personal tiene un hándicap superior a Macri, pero también es parte del gobierno de Cambiemos y no le es fácil salir de eso. Tiene más chances para defender una elección, pero no olvidemos que la provincia de Buenos Aires tiene severas dificultades, desde hace un año y medio se agudizó el conflicto docente, los maestros perdieron 18 puntos de capacidad salarial, cuesta mejorar el funcionamiento de los hospitales. Hay muchas cosas que no le han sido fácil y no lo será porque más allá de su vocación, depende de los recurso que giran de Nación a  Provincia. Particularmente en todo lo que tiene que ver con los traspasos de subsidios de transporte y electricidad. Eso le corta cualquier desarrollo a la provincia en infraestructura, salud, inversión pública. Eso se verá reflejado a la hora de votar contra la propia Vidal que tiene más posibilidades pero importantes inconvenientes.

-¿Y qué más muestra la provincia?

-La cantidad de nombres en danza se reduce bastante, no creo que haya muchas opciones. Desde el oficialismo será Vidal y caso contrario Carolina Stanley, no creo que varíe de ese perfil. Del otro lado y desde nuestro espacio puede ser Diego Bossio, Daniel Arroyo también ha mostrado su vocación. Martin Insaurralde es un actor al que no se le puede negar su constante inserción y después, Axel Kiciloff que parece ser la opción de Cristina.

A mi particularmente me parece que va a terminar habiendo una opción de unidad de muchos sectores de la oposición que podrían ubicar a Insaurralde como candidato ya que sería un “puente” para unir a muchos. También podría ser Diego Bossio que es alguien que viene de tener vínculos con distintos sectores del peronismo y también puede ser prenda de unidad para muchos.

Boinas blancas

 

-Usted que nació en el radicalismo, ¿por qué cree que no hay nombres de la UCR para liderar Nación y Provincia?

-El radicalismo de la provincia desde hace 25 años ha venido eliminando cualquier posibilidad de surgimiento de nuevos nombres. En mi caso, y habiendo tenido la posibilidad de haber gobernado una ciudad tan importante como Junín, o en el caso de (Héctor) Cachi Gutiérrez que fue intendente de Pergamino, Daniel Katz en Mar del Plata en su momento o Miguel Ángel Lunghi que aún está en Tandil. 

La verdad es que el radicalismo no ha querido que surjan nuevas figuras en la provincia de Buenos Aires porque hay una dirigencia que siempre quiso mantener la “política de la lapicera” para la hora de los cierres y la aparición de nuevos liderazgos, significaba que esa lapicera había que compartirla y ya no iban a ser legisladores los amigos sino que lo serían quienes representaban legítimamente esto.

Ahora mismo hay 30 intendentes radicales en la provincia y no hay uno sólo con chance para ser siquiera vicegobernador, ni pensar en pelear la gobernación con el PRO, simplemente están tratando de mantener a (Daniel) Salvador como vice que es parte de la lógica del radicalismo viejo.

-¿Cree que los radicales con algo de poder en la provincia seguirán con los pies en el plato?

-Si, van a seguir porque el radicalismo tiene una lógica de ir conservando lo poco que tiene, si se achica conserva lo menos que tiene, pero siempre guardando. Nunca va con la idea de arriesgar más y ganar más o perder más, que es lo que pasa cuando arriesgás.

La verdad es que no se ve que hoy vaya a arriesgar demasiado, está en las manos de Salvador y Salvador está dispuesto a hacer lo que sea necesario para mantener con Cambiemos un legislador por sección electoral, un grupito de funcionarios de la provincia muy reducido por cierto y no mucho más. No va a ir a una disputa como la que pretende Ricardo Alfonsín para arriesgar y ver si puede hacer más. No creo que vaya a suceder eso, hoy no hay más que planteos tácticos para ver si logran alguna mejor negociación con el PRO, más que discutir la alternancia del poder que sería lo bueno y lo sano.

-¿Y la atomización que ya sufrió la UCR con la Coalición Cívica puede hacer que el radicalismo se diluya en el tiempo y termine siendo sólo un sello?

-El radicalismo no es un sello porque siempre tiene nuevos nombres que van ganando provincias y eso le da sobrevida. A mí me parece que hoy es más una confederación de partidos provinciales que un partido nacional.

-Y eso luego de haber logrado un fuerte liderazgo al recuperarse la democracia

-Me encantaría ver al radicalismo fortalecido. Además tiene eso de poder  incorporar a un dirigente como Martín Lousteau que es una novedad, un dirigente valioso que podría ser una expresión importante para el partido y sin embargo la mayor parte no lo toma como tal.

-Sería materia de análisis  de la politología para deteminar por qué ha adquirido la UCR esta cultura del “segundo plano”

-Totalmente así. Me parece que tiene que ver con el hecho de que después de Raúl Alfonsín no haya aparecido un liderazgo fuerte y único que atrajera y pudiera unir a todos. No lo tuvo y quienes quedaron trataron de destruir. Le paso a (Julio) Cobos en 2008 que era un gran dirigente y la mayor parte del radicalismo se dedicó a destruirlo y no a utilizarlo en el buen sentido de la palabra para ser una opción en 2011 y haber sido un gran presidente de los argentinos.

-¿Esa destrucción de Cobos también lo perjudicó?

-Claramente. Yo había tomado una fuerte decisión de acompañarlo a Julio y de volver al radicalismo, construir un partido fuerte, pero nada de eso sucedió. Lo limaron a Cobos cuando medía 60/70 puntos (como candidato), hicieron todo lo posible para que pase a medir 20. Y usar esa fortaleza para otro y terminaron sacando 8 puntos.

Agradecimiento a los medios “chicos”

Sobre el final de la entrevista, Meoni tuvo sentidas palabras hacia los medios de comunicación de Junín de menor infraestructura pero de mayor repercusión.

“Debo agradecer –dijo- a los medios (de comunicación) más pequeños de la ciudad que son los más democráticos. Los grandes medios, entre comillas, de la ciudad, muchas veces terminan trabajando influenciados por las pautas oficiales y no por la opinión periodística y algo que hay que valorar en Junín es que afortunadamente sigue habiendo mucha democracia periodística a partir de los pequeños, entre comillas,  medios de comunicación que para mí son muy grandes y a quienes les agradezco su tarea.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias